miércoles. 19.02.2020

SEGÚN DENUNCIA EL SINDICATO SEPLA

Hasta el 20% de los pilotos de Ryanair podrían seguir siendo falsos autónomos

Hasta el 20% de los pilotos de Ryanair podrían seguir siendo falsos autónomos

Según el sindicato de pilotos españoles (SEPLA), entre un 18% y un 20% de los pilotos de Ryanair siguen siendo falsos autónomos pese a la regularización iniciada en 2018. La Comisión Europea creará un grupo de trabajo permanente para investigar estas irregularidades en las aerolíneas.

Hasta el 20% de los pilotos de Ryanair podrían seguir siendo falsos autónomos

El empleo irregular de la figura del autónomo para reducir costes laborales es una práctica que traspasa fronteras y afecta a todo tipo de sectores y tamaños de empresa. En marzo de 2018, el SEPLA (Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas) ya demandó a Ryanair -la aerolínea irlandesa de bajo coste- por la formalización de contratos “presuntamente ilegales y fraudulentos". El sindicato reclamó que los trabajadores que prestaban sus servicios como autónomos fuesen contratados como asalariados.

Por aquel entonces, el porcentaje de pilotos que operaban en estas condiciones era del 80%. A día de hoy, tras dos años de demandas y negociaciones, la sección sindical calcula que "entre un 18% y un 20% de la actual plantilla seguiría trabajando en calidad de falso autónomo, lo que representaría cerca de un centenar de pilotos"

En su momento, Ryanair respondió con una oferta masiva a todos los pilotos que operaban desde las bases españolas en la que se les ofrecía cambiar el contrato en un periodo de dos meses. Es decir, incorporarles en plantilla y, por tanto, su traspaso del RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos) al Régimen General. Sorprendentemente, el sindicato asegura que, además, "en torno a 15 pilotos han aceptado sanciones de Hacienda por valor de hasta 235.000 euros por haber volado como falsos autónomos para Ryanair", aunque no explica las razones de estas multas. Otros 12 pilotos "están litigando porque no aceptan dicha sanción".

Si bien las acciones que se han emprendido en este periodo han dado sus frutos, la aerolínea seguiría empleando una serie de resquicios legales con el fin de “ahorrar costes laborales”, explicaron desde el Sepla. En concreto, Ryanair habría adquirido como filiales a Buzz Airlines, Air Malta y Lauda -tres compañías en estado de quiebra- para que operasen vuelos en las bases que han sido cerradas por la compañía, como Palma de Mallorca y Canarias. En éstas, y siempre según el SEPLA, “se estarían llevando a cabo prácticas laborales irregulares”. Entre ellas, “también el empleo de falsos autónomos” que, además, “se estaría extendiendo al resto del personal de tripulación”.

Europa investigará el fraude

Ante esta situación, la Comisión europea ha dado luz verde a la creación de la Plataforma de lucha contra el trabajo no declarado, un grupo que se integrará en la Autoridad Laboral Europea -organismo que, desde octubre de 2019, se encarga de velar por los derechos y la protección social de los trabajadores-.

Entre sus primeros cometidos estará el de organizar “un seminario-que se celebrará a finales de 2020- con el fin de explorar los diferentes instrumentos y enfoques para abordar el trabajo no declarado en el sector de la aviación. Dicho seminario se centrará especialmente en el falso trabajo autónomo del personal de tripulación”. Y, más concretamente, en las prácticas irregulares que podría estar llevando a cabo la aerolínea irlandesa Ryanair. Así se extrae de la respuesta que la Comisión ha remitido al grupo socialista europeo representado, en este caso, por Isabel García, Estrella Durá y Alicia Homs, y a la que ha tenido acceso Autónomos y Emprendedores.

En una misiva previa, las tres eurodiputadas denunciaron que Ryanair había "transferido las operaciones de su matriz en Polonia, República Checa y Bulgaria a su filial Buzz, donde pilotos y tripulantes de cabina de pasajeros estaban obligados a trabajar con contratos dudosos de autónomos". Además, según la prensa, Ryanair tiene la intención de volver a abrir las bases que está cerrando en España para pasar a operar esos vuelos, que realizaba con tripulantes con contratos laborales sujetos a la legislación española, con pilotos autónomos de su filial Buzz”.

Desde el grupo socialista se mostraron satisfechos ante lo que es un primer paso para erradicar una lacra -la de los falsos autónomos- que “va más allá de las fronteras nacionales” y, por tanto, requiere de la colaboración y coordinación de los 27 países integrantes de la Unión. Asimismo, en un comunicado emitido por la Delegación socialista en Europa, las eurodiputadas insistieron en la necesidad de que la Autoridad Laboral Europea, “se dote de verdaderos poderes de inspección y sanción en los casos de fraude e incumplimiento de la normativa laboral, en un contexto transfronterizo y dentro del mercado común”.

Ya en 2015, la Asociación Europea de Pilotos advirtió en un informe del “dramático” aumento de contratos de cero horas y con pilotos falsos autónomos. En aquel entonces, más de uno de cada seis pilotos europeos tenían una forma “atípica” de contrato. Siete de ellos prestaban sus servicios para aerolíneas de bajo coste. El informe destacaba que, “o bien trabajan a través de una empresa de empleo temporal, o bien son falsos autónomos, o tienen un contrato de “cero horas”, según el cual sólo cobran por la actividad que realizan, sin que exista un salario base garantizado. Circunstancia que atribuyeron a “los agujeros legales que encontramos en las leyes fiscales y de trabajo de los países de la Unión Europea, lo que exige reforzar la legislación para evitar estas prácticas”.

Hasta el 20% de los pilotos de Ryanair podrían seguir siendo falsos autónomos