martes. 20.04.2021

SEGÚN UN ESTUDIO DE CAPGEMINI

El 46% de los españoles sigue comprado en tienda física frente al 74% del 2019

crédito_ecommerce_banca

Pese a los confinamientos y las restricciones, casi la mitad de los españoles sigue optando por el comercio a pie de calle aunque mucho menos que en 2019. Según un estudio realizado por Capgemini, ésta preferencia sigue ganando al e-commerce, algo que no sucede en el resto de Europa.

El 46% de los españoles sigue comprado en tienda física frente al 74% del 2019

Los consumidores españoles son los europeos que más se decantan por la tienda física, a pesar del impacto que tuvo la crisis en el consumo y el auge de los e-commerce. De hecho, y según el estudio ‘The Consumer Reset’ realizado por la consultora Capgemini, ambas modalidades se encuentran ahora, tras la pandemia, casi al mismo nivel de preferencia entre los españoles. Sin embargo, la tendencia es imparable y cada mes gana en importancia el comercio en internet.

El estudio revela que, durante el último año, la compra en tienda física aumentó hasta un 46%. Se trata de un incremento importante con respecto al pasado mes de abril, cuando el porcentaje fue de un 31%. El año pasado, la preferencia de los consumidores por la tienda física era de un 74%. 

La encuesta realizada revela que a los españoles también les gusta cada vez más realizar sus compras por internet. De hecho, el 44% de los encuestados afirmó realizar en este momento sus compras en tiendas online. Un porcentaje que también se vio influido por el contexto actual, ya que el confinamiento hizo que se incrementase en casi 10 puntos, pasando de un 25% hasta el 44% actual.  

Los españoles, entre los europeos que más optan por la tienda física

Al margen de la pandemia, parece que los hábitos de consumo de los españoles siguen siendo diferentes a los del resto de europeos.  Así, mientras que la tasa de compra en la tienda física en España es del 46%, en el resto es del mundo asciende solo al 34%. Obviamente ocurre lo contario a en el comercio online, dado que España se encuentra ligeramente por debajo de la media mundial aunque escalando posiciones. La persistencia de las compras en establecimientos físicos es una característica de los consumidores españoles que no sorprende al presidente de la Confederación Española de Comercio (CEC), Pedro Campo, que aseguró que España, al igual que Italia, tiene un modelo de distribución de compras diferente al resto de otros países como Francia, Alemania o Países Bajos.

El presidente de la patronal del comercio explicó que las tiendas físicas siguen siendo preferentes entre los consumidores porque "en España se vive más en la calle y hasta más tarde que en otros países. Además de que las compras están muy ligadas a la hostelería, porque una persona que sale a tomar un café, también se va de tiendas".  Campo apuntó que este hábito de consumo "debe ser una fortaleza de nuestro modelo de distribución comercial. Hay que conservarlo porque cumple una importante función social”. 

El presidente de CEC se muestra optimista: “ojalá continúe esta línea ascendente. Para ello, es necesario que apostemos por un modelo de proximidad, que genere vida en los barrios y en los entornos de las ciudades" y aseguró que el "comercio físico nunca morirá”. En una línea similar, se expresó el profesor de IE Business School, Rafael Pampillón. Este experto afirmó que "lo más normal es que la gente salga a comprar a la calle porque, en general, las condiciones climatológicas del país lo permiten. Sin olvidar que, precisamente, los extranjeros que vienen a hacer turismo, prefieren nuestro país por este tipo de cosas. También aprovechan para irse compras”.

Ambos expertos coinciden en que los establecimientos físicos que más triunfan son aquellos en los que los artículos  “se deben probar” como, por ejemplo, ropa, complementos de todo tipo, perfumes, además de ciertos productos de supermercado como la fruta.

Lo "ideal" es la combinación: entre presencial y online

Sin embargo, y a pesar de las condiciones ventajosas que representa España para el comercio físico, los comerciantes no pueden perder de vista la importancia de estar presentes en el mundo online. "El e-commerce tiene un papel importantísimo dentro de la actividad”, aseguró el presidente de la Confederación Española de Comercio (CEC), Pedro Campo. A su modo de ver, la combinación "ideal" es contar con el soporte presencial y también online. Hay que avanzar hacia una modelo que combine ambas vías, y que mezcle los valores que aporta el comercio presencial, con la demanda del electrónico”.

En este sentido, apuntó que a los comercios españoles todavía les queda mucho por recorrer. "Estamos en niveles muy bajos de digitalización con respecto a otros países, que llevan años viviendo del comercio electrónico y que presentan cifras más estabilizadas”. Y animó a los comerciantes autónomos a dejar de ver al ecommerce como una amenaza, porque “no es una competencia, sino una nueva forma de consumir complementaria con la tradicional”. 

Es más, desde la CEC atisban un incremento de las compras online por la pandemia. “Con las circunstancias actuales de movilidad no cabe duda de que el comercio online va a tener un repunte. La campaña de Navidad es una de las más importantes del año para nuestra actividad, nos jugamos mucho. Si ésta no funciona, en febrero se producirá una cascada de negocios". 

Por su parte, el profesor de IE Business School, Rafael Pampillón señaló que “está claro que los españoles han aprendido a comprar online durante el confinamiento. Lo hemos utilizado para cubrir necesidades básicas". A su modo de ver, se trata de una adaptación del consumidor al comercio electrónico que “quizás se haya hecho de manera mucho más rápida a lo que se esperaba", pero sobre la que ya no hay vuelta atrás.

España es el país con menor confianza en la recuperación

Además de las cifras directamente relacionadas con los hábitos de comercio en España, el estudio de Capgemini también refleja datos sobre la confianza de los españoles en la recuperación tras la pandemia. En este caso, las cifras no son positivas, pues sólo el 28% de los encuestados se mostró optimista de cara a la recuperación, lo que supone una caída de 18 puntos porcentuales con respecto al mes de abril, cuando el 46% de los ciudadanos confiaban en poder volver pronto a la normalidad.

A pesar de todo, en relación a la cifra de confianza del 28%, el presidente de la CEC, Pedro Campo, afirmó que le parece “muy alta”, teniendo en cuenta las circunstancias actuales. Aún con todo sigue afectando "la falta de seguridad y la incertidumbre, por más que hayan salido las vacunas. Lo que está claro es que si no hay confianza, no hay consumo, y si no hay consumo no hay recuperación económica".

En este sentido, el presidente de la CEC recalcó que la tendencia de cara a final de 2020 y principio de 2021 está siendo el ahorro , lo que provoca un menor consumo y, todo ello, influye en el ánimo de los españoles y la confianza en que la economía del país se vaya a recuperar. 

Por su parte, el profesor del IE Business School, Rafael Pampillón, también apuntó que “España es un país de servicios que, para desarrollarse, necesitan de más interacción social y a causa de la pandemia, esta forma de relacionarse se ha perdido y cunde el desánimo entre los españoles”. Al mismo tiempo indicó que también influye el ‘Brexit’, porque ”gran parte del turismo de nuestro país viene por Gran Bretaña y si el sector del turismo no se reactiva, otros sectores como la hostelería no se recuperarán".

El 46% de los españoles sigue comprado en tienda física frente al 74% del 2019