jueves. 22.08.2019

SUPONDRÁ 50 MILLONES DE HORAS DE TRABAJO PARA CUMPLIR LA NORMATIVA

El 47% de los negocios se ve abocado a registrar la jornada de sus empleados manualmente

El 47% de los negocios se ve abocado a registrar la jornada de sus empleados manualmente

En pocos meses todos los negocios estarán obligados a registrar la jornada diaria de sus empleados. El 47% lo hará de forma manual, según el estudio de la empresa Aggity, porque no tienen la capacidad de inversión para implantar sistemas automatizados. Ello supondrá 50 millones de horas extras de trabajo al año para cumplir la normativa.

 

El 47% de los negocios se ve abocado a registrar la jornada de sus empleados manualmente

En pocos meses, todos los negocios españoles tendrán la obligación de registrar a diario la jornada de sus trabajadores. La mitad de ellos siguen sin tener sistemas automatizados y afrontarán el registro de forma manual. Así lo estima la empresa de soluciones digitales Aggity que, tras un estudio entre más de un centenar de negocios, llegó a la conclusión de que el 47% carecen de sistemas automáticos que registren la jornada de sus trabajadores. Esto se traduce en más costes administrativos y burocracia, en especial, para los autónomos y pequeños negocios, que son los que más dificultades tienen para invertir en herramientas digitales.   

Lo cierto es que en la nueva normativa no se obliga a disponer de un sistema u otro de registro de la jornada. Cada negocio decide el sistema con el que recopila las horas de sus empleados. Sin embargo, desde Aggity recordaron que se debería tener en cuenta que “el almacenamiento de la información y su disponibilidad clara y concisa puede provocar costes extras de administración y posibles sanciones” para aquellos que no dispongan de sistemas automatizados de registro. 

Se trata de una carga administrativa que dificulta seriamente la gestión de aquellos pequeños negocios que no cuentan con herramientas tecnológicas suficientes o un departamento de recursos humanos capaz de hacer frente a esta gestión. El estudio realizado por la empresa de soluciones digitales estimó que esta nueva obligación supondrá nada menos que 50 millones de horas extras de trabajo para los negocios españoles. Es, por tanto, un esfuerzo y una carga administrativa añadida, en especial, para aquellos que hagan el registro de forma manual.  

Y es que, esta nueva obligación se antoja complicada de gestionar para muchos pequeños negocios. No hay que olvidar que todos ellos, independientemente de su tamaño y del sistema con el que cuenten, obligación de guardar durante nada menos que cuatro años el registro diario de la jornada de sus trabajadores. No sólo eso, deberán además tenerlo a disposición permanente de sindicatos, trabajadores y, por supuesto, inspecciones de trabajo. De no hacerlo de forma correcta, pueden enfrentase a sanciones. 

Multas de hasta 6.250 euros 

Los negocios que incumplan la obligación de registrar la jornada diaria de sus empleados pueden enfrentarse a multas de 60 a 6.250 euros. La cuantía, en este caso, dependerá de si la infracción se califica como leve o como grave en base a los actuales criterios de la Inspección de trabajo. Las infracciones leves ante el incumplimiento del registro horario oscilan entre los 60 y 625 euros. Si la inspección de trabajo determina que la infracción va más allá de la formalidad e intenta incumplir límites de jornada u horas extras, la sanción podría ir de los 626 a los 6.250 euros.  

Aunque el sistema de registro de la jornada manual no tiene por qué estar relacionado con una infracción grave, si puede incurrir en infracciones a nivel formal. Y es que, no tener bien dispuestos todos los registros, de forma clara y precisa, puede acarrear sin problemas una sanción de hasta 625 euros según los criterios actuales de la Inspección de Trabajo. Desde Aggity recordaron que los posibles gastos que afrontarán los negocios con registro manual de la jornada, como costes extra de administración o las posibles sanciones, podrían ser muy superiores a los de automatizar la gestión mediante herramientas digitales como las de control por huella dactilar. 

También es cierto que una inversión de estas características puede ser, en muchos casos, inasumible para el pequeño negocio. Desde la Confederación Española del Comercio (CEC) explicaron que muchos establecimientos de pequeño tamaño “no cuentan con equipos de recursos humanos, ni pueden hacer grandes inversiones en sistemas electrónicos o automatizados. Salvo algunas excepciones, la inmensa mayoría de los pequeños negocios se verán obligados a realizar este registro de forma manual”. 

La gestión del registro obligatorio de la jornada laboral se complicará aún más para los negocios con trabajadores a distancia. Y es que, según el estudio, un 15% de las empresas y autónomos encuestados afirmaron tener empleados que trabajaban de forma remota en algún momento. Para estos casos, la única solución posible es la implantación de sistemas digitales que permitan a los trabajadores fichar a distancia al principio y final de su jornada laboral. 

El 47% de los negocios se ve abocado a registrar la jornada de sus empleados manualmente