Lunes. 22.04.2019

JOSÉ BONET, PRESIDENTE DE CÁMARA DE ESPAÑA

500.000 parados tendrían empleo si dispusieran de formación

500.000 parados tendrían empleo si dispusieran de formación

El presidente de Cámara de España, José Luis Bonet, se lamentó ayer de que 500.000 puestos de trabajo que están vacantes no se puedan cubrir porque los trabajadores no tienen la cualificación necesaria.

500.000 parados tendrían empleo si dispusieran de formación

La falta de cualificación supone un lastre para el mercado laboral. Es preocupante que en España haya en torno a medio millón de jóvenes que no encuentran empleo y, al mismo tiempo, “se dé la paradoja de que las empresas no puedan cubrir entre 300.000 y 500.000 puestos de trabajo porque no encuentras trabajadores con la cualificación necesaria”, dijo ayer José Luis Bonet, presidente de Cámara de España durante un desayuno organizado por Nueva Economía Forum.

Solucionar este desajuste requiere la puesta en marcha de medidas que permitan perfeccionar el mercado laboral tanto desde el ámbito de las políticas públicas como desde el sector privado, siendo la formación uno de los pilares fundamentales del nuevo modelo. “Unir los sistemas educativos con los sistemas competenciales aumentan la competitividad de todo el tejido productivo”, afirmó. En este sentido Bonet ha apostado por el avance en los programas de Formación Profesional Dual para que “llegue al mundo de las pymes”.

Algo en lo que desde Cámara de España se lleva trabajando con el programa PICE, Programa Integral de Cualificación y Empleo, cofinanciado por el Fondo Social Europeo, el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social y el SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal), dirigido a jóvenes entre 16 y 29 años que no estudian ni trabajan así como a las empresas que quieran contratar a jóvenes cualificados. Éstas últimas pueden beneficiarse de incentivos a la contratación de hasta 4.950 euros por contrato formalizado. Desde que se puso en marcha en 2015 y hasta 2018 un total de 97.312 jóvenes se han inscrito en los Planes de Capacitación, además de otros 183.914  jóvenes que se han beneficiado de las actuaciones de orientación, formación tronca, formación específica o acompañamiento.

Del lado de de la inserción laboral, el PICE han proporcionado casi 2.000 ayudas, de las que 183 han sido destinadas al autoempleo. A éstas hay que sumar las ofrecidas a 1.609 jóvenes que se han incorporado a una de las empresas participantes sin ayuda económica.

Bonet hizo especial hincapié en la importancia de “engarzar empresa y universidad”, con el objetivo de que la formación que se imparta se aproxime cada vez más a las necesidades del tejido productivo, en el que se engloban desde los negocios de los autónomos y las pymes hasta las grandes compañías.

Asimismo, el presidente de Cámara apuntó a la importancia de revisar el sistema educativo desde su base, poniendo el acento en que “hay que educar en valores, ya que es un elemento de fortalecimiento y cohesión frente al separatismo y al populismo”.  

Críticas a los presupuestos

El gap entre falta de cualificación y vacantes se produce en un momento de desaceleración en el crecimiento de la economía española y en el mercado laboral. Desde Cámara de España se ha estimado que, este año 2019, se crearán unos 325.000 nuevos puestos de trabajo frente a los 556.000 del pasado ejercicio. Es decir, el ritmo de creación de empleo pasará del 3% de los últimos años al 1,8%.

Esta cifra es algo superior a la apuntada por el presidente de CEOE (Confederación Española de Organizaciones Empresariales), Antonio Garamendi que presentó a Bonet en el desayuno celebrado ayer. En este punto, Garamendi criticó con dureza algunas de las decisiones tomadas por el Ejecutivo del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y que se reflejan en el proyecto de Presupuestos Generales para el Estado que se debatirá en el Congreso el próximo 13 de febrero. “No podemos compartir que la fiesta (del gasto social) la tengan que pagar las empresas", afirmó. Se refería el presidente de la patronal de los empresarios -entre otras cuestiones- a la subida de las cotizaciones sociales, tanto por el efecto del incremento del 22,3% del Salario Mínimo Interprofesional, como por el aumento del 7% en las bases máximas de cotización. También mostró su desacuerdo con las nuevas figuras impositivas como el impuesto a las transacciones financieras o la tasa Google con las que Hacienda prevé recaudar 2.050 millones de euros -cifra que la AIReF rebaja a un máximo de 1.818 millones en el mejor de los escenarios-. “Estamos en un momento de contracción económica y no se va a poder crear empleo”, aseveró Garamendi. Y recordó, “el 90% de los empleos lo crea la empresa privada”.

A este respecto, Bonet criticó que las cuentas de Sánchez “no plantean partidas presupuestarias que son absolutamente necesarias” para la competitividad y  pidió al Gobierno que “escuche a las empresas” con el objetivo de diseñar actuaciones que realmente se ajusten a las necesidades del tejido empresarial y mejoren su competitividad. “Hay que ir de la mano. España necesita un ejercicio de cooperación público privada”.

Los autónomos tienen voz en Cámara de España

El presidente de Cámara de España explicó que “se han sentado las bases para la refundación del sistema cameral”. Un nuevo modelo en el que el colectivo de 3,2 millones de autónomos no sólo “están ahí, sino que tiene su voz y tendrán su voto”. A este respecto, reafirmó su compromiso de “escuchar y trabajar con el colectivo para mejorar su situación de modo permanente”.

Ahora bien, llevarlo a cabo dependerá, en parte, de los recursos públicos con los que cuente la entidad cameral. Punto en el que Bonet no dudó al reclamar al Gobierno la recuperación del recurso cameral permanente. “Es cierto que debe ser revisado, pero las funciones públicas de las Cámaras las debe mantener el Estado. Otra cosa es incoherente”.

De hecho insistió que gracias a esas partidas las Cámaras han destinado 410 millones de euros a programas para impulsar la digitalización, la internacionalización y la formación 400.000 pymes y 50.000 emprendedores y autónomos que han creado 11.000 empresas.

500.000 parados tendrían empleo si dispusieran de formación