viernes. 05.06.2020

BARÓMETRO DE ATA

El 70% de autónomos que hicieron ERTE no saben si podrán mantener el empleo

El 70% de autónomos que hicieron ERTE no saben si podrán mantener el empleo

Las últimas fases de la pandemia se viven dentro del colectivo de autónomos con mucha incertidumbre. El 70% de los que hicieron ERTE no saben si van a poder mantener su plantilla. Es una de las conclusiones del último informe de ATA que avanza 300.000 cierres de negocios de autónomos a final de año.

El 70% de autónomos que hicieron ERTE no saben si podrán mantener el empleo

La vuelta a la nueva normalidad no está siendo nada fácil para los trabajadores por cuenta propia. Conforme avanzan las fases de la desescalada,  los autónomos van abriendo aunque siguen en una situación límite. Ahora que muchos vuelven a su actividad, no saben cuánto tiempo podrán mantenerse abiertos ni si podrán mantener sus plantillas 

Es el caso de los autónomos que se acogieron al ERTE  por causas de fuerza mayor. El 70% de ellos no saben si serán capaces de mantener a sus trabajadores durante los seis meses que estipula la norma, según la última encuesta realizada por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) a un colectivo de 3.077 autónomos y profesionales

Además, de todos estos trabajadores por cuenta propia encuestados, el 40,5% duda si podrá seguir abierto una vez que finalice la alerta sanitaria y 300.000 reconocen que no van a llegar a fin de año porque el COVID-19 ha provocado la muerte de su negocio.

 El objetivo de la organización era comprobar cómo se estaba viviendo las diferentes fases de la vuelta a la normalidad, comprobar la efectividad de las medidas aprobadas por el Gobierno y ver la expectativas de futuro que tienen los trabajadores por cuenta propia.

La mayoría de los que hicieron ERTE no podrán mantener el empleo

La adaptación de los Expedientes de Regulación Temporal del Empleo a la alerta sanitaria es una de las medidas más utilizadas, junto con el cese de actividad, por los autónomos. Prueba de ello es que más de la mitad de los encuestados reconocen haber realizado un ERTE.

De ellos, sólo el 7,4% han podido, a día de hoy, incorporar a toda su plantilla y hay otro 8,3% que, a pesar de que aún tiene a los trabajadores en ERTE, afirma que en los próximos días irá dando de alta a sus empleados.

Llama la atención que el 39,3% de los autónomos empleadores tienen a todos sus trabajadores todavía en ERTE y un 32,7% dice que no solo no les ha dado de alta, si no que tienen serias dudas de recuperar a algún trabajador.

En cuanto a si podrán cumplir con la obligación de mantener la plantilla al menos seis meses, el 70,3% de ellos confiesa que no podrán hacerlo; sólo un 18% espera reincorporar a sus trabajadores durante los próximos seis meses. Esto hace que el 59% de los encuestados considere necesario la prolongación de los ERTES más allá del 30 de junio.

El resto de autónomos que no han realizado un ERTE, ha mantienen su plantilla al completo (el 25%) o ha tenido que despedir (el 16%). El 25%, afirma que mantiene al 100% de la plantilla sin ERTE y un 16,6% afirma que se ha visto obligado a despedir y reducir la plantilla.

El 39,7% no ha podido abrir todavía

La encuesta analiza cómo está afectando la apertura de negocios por fases y por provincias. Los datos muestran que, a pesar de que las zonas van pasando a fases más avanzadas de la desescalada, todavía una parte importante de los autónomos no han podido volver a su actividad.  Por  otro lado, un 59,9% sí han reabierto sus negocios, cifra que incluye al 22,1% de los profesionales que no paró en ningún momento. 

Un 39,7% de los autónomos afirma que aún no puede trabajar. Las principales razones es que su actividad no está aún permitida (el 45,9%) y que no les compensa abrir desde el punto de vista económico (29,3%). Sólo el 19,4% de ellos espera subir la persiana de su establecimiento en las próximas semanas.

A pesar de las dificultades sufridas durante la crisis sanitaria, sólo el 3,8% de los autónomos optó por darse de baja en baja en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). No obstante, la encuesta de ATA señala que el 90,6% de los que continúan afiliados ha sufrido una bajada en su facturación. Un descenso que ha sido de más de 60% para siete de cada diez autónomos. Sólo un 37,1% afirma que el descenso ha sido del 100%.

Por el contrario, y aunque en menor grado, hay autónomos que han experimentado un incremento de su facturación durante la pandemia. Según la encuesta de ATA, el 1,8% de los trabajadores por cuenta propia aseguran que han subido sus ingresos. 

Los morosidad sigue afectando al colectivo

El barómetro de ATA refleja, además, que la morosidad sigue siendo un problema para los autónomos y que ha tenido una alta incidencia durante la crisis del COVID-19. El 40,5% de los autónomos encuestados por la organización reconoce sufrir impagos en sus negocios. Frente a esta situación se encuentra la otra parte -el 54,4%- que dice no verse afectado por la tardanza en el pago de entidades públicas, ni privadas.

En cuanto a la gestión de la desescalada y vuelta a la normalidad, el 44% señala que ha sido muy complejo tener que adaptar su actividad y establecimiento a las medidas de seguridad impuestas; muy cerca de ellos se encuentra el 46,4% que considera que no ha sido un proceso complejo. La mayoría de ellos dicen haber invertido menos de 500 euros en la adaptación del local.

¿Cómo va a terminar el 2020 para los trabajadores autónomos?

El segundo bloque del Barómetro de la Federación se centra en el futuro. Concretamente en las perspectivas que tienen los autónomos para sus negocios de cara al fin de año. En este sentido, nueve de cada diez autónomos afirma que su facturación disminuirá este año,  y la mayoría de ellos creen que su facturación se resentirá más de un 40%.

Únicamente, un 3,2% de los trabajadores por cuenta propia responden que su facturación será similar a la del 2019 y sólo un 1% cree que ésta aumentará. 

La gestión del personal o, mejor dicho, lo que van a tener que hacer los autónomos en los próximos meses con sus empleados es uno de los aspectos que más en vilo tiene al colectivo. El 33% de los encuestados reconoce que prevé disminuir su plantilla en los próximos meses. No obstante, hay un 45,2% de ellos que tienen que mantener toda su plantilla. 

El 40,5% de los autónomo no sabe qué va a hacer con su negocio

Este bloque cierra con las previsiones para final de año. Así, un 10,3% de los autónomos encuestados asegura que cerrará antes de que acabe al año. Según ATA, si se extrapola la encuesta al comportamiento de todo el colectivo, se puede decir que hay más de 300.000 trabajadores por cuenta propia que tiene previsto echar el cierre de su persiana definitivamente antes de empezar 2021.

Cifra que se vuelve más preocupante si se tiene en cuenta que el 40,5% no sabe aún si va a seguir o no con la actividad. Frente a esta dramática situación están los que continuarán con su actividad y que no barajan cerrar, que son el 47,1% de los profesionales encuestados. 

Hasta qué punto han sido efectivas las medidas del Gobierno

¿Cuáles han sido las mejores medidas del Gobierno para ayudar a los autónomos? Encontrar respuesta a esta pregunta y ver el alcance de las mismas era el objetivo del tercer bloque. La iniciativa estrella implementada por el Gobierno para paliar los efectos del COVID-19 es el Cese de Actividad extraordinario. Una prestación a la que el 45,6% de los autónomos encuestados afirma haber accedido, mientra que el 53,3% responde que que no se ha podido beneficiar de la misma porque no habían cerrado completamente el negocio (el 43,1%) y porque no cumplían con los requisitos (un 21,2%). Un  5,3% denuncia que los trámites desde el punto de vista burocrático son tantos que no han visto productivo solicitarla

En este sentido, la mayoría de los profesionales por cuenta propia se muestran favorables a que se amplíe su duración, como los Ertes, hasta el 30 de junio; e, incluso, el 70% considera que dicha prestación se debería ampliar hasta después del verano para algunos sectores que no van a poder recuperar la normalidad a corto-medio plazo.

Faltan por conceder la mitad de los créditos ICO

Uno de cada tres trabajadores autónomos ha pedido un crédito a través de los avales concedidos mediante el Instituto de Crédito Oficial. Pero, de éstos, sólo se han concedido la mitad. Del 35% de los solicitantes de esta ayuda, el 51% asegura que ya se la han reconocido. Además, para el 23,4% de ellos el préstamo tienen unas condiciones ventajosas y el procedimiento fue sin problemas; mientras que para otro 20,4% las condiciones no son nada buenas y que incluso, como apunta el 7,2% de ellos, le han dado un importe menor al que pidieron.

Un 27,1% de los autónomos señala que la operación aún está en proceso de estudio y a un 19,6% se les ha denegado el préstamo.

También se ha preguntado a ese 65% de los autónomos el motivo por el que no han solicitado estos préstamos puestos en marcha por el ICO y prácticamente uno de cada dos (el 47,5%) señala como motivo principal que está intentando aguantar esta situación sin endeudarse. Un 27,3% señala que, de momento, no lo necesita y un 22,3% dice que la situación en la que se encuentra no le permite endeudarse más. Un 1,9% responde que tiene intención de solicitarlo más adelante.

Valoran negativamente las medidas

Por último, ATA quiso saber la valoración de los autónomos sobre las medidas puestas en marcha tanto a nivel estatal, como autonómico y local. La encuesta revela que la mayoría de los autónomos no están satisfechos con las actuaciones de todas las administraciones públicas.

Así, el 69,2% de los autónomos suspenden las medidas puestas en marcha por el Gobierno central, el 69,7% no aprueba las medidas autonómicas y un 75,5% de los autónomos encuestados, es decir, tres de cada cuatro, se muestran descontentos con las medidas que han puesto en marcha, si es que han puesto alguna, las entidades municipales. Es decir, las mejor valoradas son las estatales y las peor valoradas son las municipales, a pesar de que las tres se llevan el suspenso generalizado por parte del colectivo.

En cuanto a las medidas que se deberían poner en marcha para ayudar al colectivo, en una valoración de 0 a 5 -donde cero es nada necesario y 5 son medidas que consideran fundamentales-, se comprueba como todas las propuestas han recibido un aprobado por parte de los autónomos, siendo las más necesarias la reducción de la cuota a la Seguridad Social del autónomo, y una especie de 'tarifa plana' hasta el 31 de diciembre (ambas han obtenido una valoración de 4,75 sobre 5). Le sigue la reducción de impuestos y cotizaciones, que ha sido valorada con un 4,66.

La ampliación de las líneas de crédito es la medida que menos necesaria según los autónomos, aunque ha obtenido una valoración del 3,85 sobre 5, es decir, un aprobado.

El 70% de autónomos que hicieron ERTE no saben si podrán mantener el empleo