martes. 23.07.2019

CÁMARA DE ESPAÑA IMPULSA LA ESTRATEGIA ESPAÑA EMPRESA DIGITAL

El 95% de los pequeños negocios siguen sin vender por internet

El 95% de los pequeños negocios siguen sin vender por internet

Apenas un 5% de las micropymes de menos de 10 empleados realizan ventas a través de internet, mientras que en las grandes empresas el porcentaje supera el 40%.

El 95% de los pequeños negocios siguen sin vender por internet

¿Ha comprado alguna vez en una tienda virtual? La respuesta, casi con toda seguridad será sí en el 100% de los casos. De haberlo hecho, atendiendo a su tamaño ¿en qué tipo de establecimientos?. Aquí probablemente la gran mayoría de nosotros contestaríamos que en las vinculadas a grandes empresas y cadenas de distribución.

Lo cierto es que la realidad en cifras pone de manifiesto la brecha digital que existe en España entre los autónomos, pequeños negocios y micropymes en España y las empresas de mayor tamaño. Según el informe Digitalización como palanca de competitividad de la pyme elaborado por Cámara de España sólo el 4,95% de los negocios de menos de 10 empleados utilizan el comercio electrónico, mientras en las grandes compañías el porcentaje se eleva hasta el 40,48%.

Se da la paradoja de que un 18,24% de las citadas microempresas sí realizan compras online. Esto es, casi cuatro veces más de las que venden sus productos y servicios en la red. En el caso de las grandes compañías aunque el porcentaje es también superior, lo es en menor medida, algo más de tres puntos (43,99%).

Mejorar estos y otros datos relativos a la digitalización de los negocios y pymes de menor tamaño – por ejemplo, el uso de redes sociales en este segmento es del 35% frente al 75% de las de más de 250 empleados- es precisamente el reto a afrontar en el futuro más inmediato."La digitalización es una palanca de competitividad para las empresas”, afirmó José Luis Bonet, presidente de Cámara de España durante la presentación de la Estrategia España Empresa Digital diseñada por la entidad cameral y que ya se ha puesto en marcha. En este sentido “la clave está en implicar a las pequeñas y medianas empresas, que deben entender que la digitalización no es una opción, sino una condición sine qua non para garantizar su supervivencia”.

Falsa impresión de que es complicado y caro

Pese a que los autónomos y las pymes saben que deben subirse al carro de la economía 4.0 porque les aporta una serie de beneficios que redundan en la cuenta de resultados, casi el 55% no tienen previsto invertir en tecnologías de información y comunicación. Lo cual se debe a “la confusión que existe entre las pymes, muchas de las cuales no saben por dónde empezar”, explicó Carlos López Blanco, presidente de la Comisión de Digitalización de Cámara de España, en la que participan empresas como Mercadona, La Liga, Grupo Antolín o Aena además de los Ministerios de Economía y Empresa y de Industria, Comercio y Turismo. Se añade la falsa creencia de los elevados costes que supone implementar tecnologías como las tiendas virtuales, el cloud (la nube) o las herramientas de gestión de información de clientes desarrolladas a partrir del Big Data (CRM, ERP). “La gran mayoría consideran que el coste es inasequible, sin embargo no es el problema esencial”.

De hecho compañías como OVH,  Hostalia o PADigital -unidad de soluciones digitales de Páginas Amarillas- que ofrecen servicios de almacenamiento en la nube, creación de tiendas virtuales o diseño de páginas web por menos de 30 euros al mes. A este respecto, López Blanco puntualizó que hay que conseguir que los autónomos y las micropymes que suponen el 93,6% del tejido empresarial de España y el 32% del empleo se percaten de que “la digitalización va más allá de la tecnología. Además, no es un riesgo, sino que es una oportunidad para incrementar su número de clientes tanto en el mercado nacional como en el internacional”.

Ajuste en el empleo

Las pymes suponen el 62% del PIB (Producto Interior Bruto) de España y sostienen el 66% del empleo en España. De exprimir todo el potencial de la digitalización -según de la Fundación COTEC para la innovación sólo se está aprovechando el 13,5% del potencial digital- la economía crecería entre 1,8 y 2,3 puntos porcentuales cada año de aquí a 2025 y se generarían entre dos y cuatro nuevos puestos de trabajo con salarios por encima de la media.

A este respecto, y en respuesta a si desde Cámara de España consideran que la digitalización destruirá empleo o por el contrario generará nuevas oportunidades, José Luis Bonet fue rotundo “en España hay 500.000 jóvenes parados, un número muy próximo al de nuevos empleos que no se pueden cubrir por falta de cualificación”. Tesis que también sostuvo López Blanco, que se refirió a los cambios que se han producido en las anteriores revoluciones industriales. “Es indudable que se producirán ajustes en el mercado de trabajo y que la digitalización se cobrará víctimas tremendas, como es el caso de los contables, pero también es indiscutible que surgirán nuevos nichos de empleo”.

Asimismo, el presidente de la Comisión, abundó en la idea de que “hay que tener cuidado con los ganadores y perdedores de la transformación digital. Los grandes no siempre son los que salen ganando”, y aludió a lo que está ocurriendo en el sector hotelero, en el que mientras los pequeños establecimientos del ámbito rural están siendo los más beneficiados por la economía digital, las grandes cadenas son las que más están padeciendo sus efectos.

A su vez, el modelo del mercado laboral que está dibujando la era 4.0 favorecerá la ganancia de productividad o jornadas de trabajo mucho más flexibles que las actuales.

El valor de lo experiencial

Tal y como se cita en el informe, “digitalizarse implica apoyarse en las nuevas tecnologías y las nuevas formas de trabajar disponibles para ser más eficientes en nuestros esfuerzos y construir nuevos modelos de relación con clientes, proveedores y partners”.

Así, una de los claves del éxito en la transformación digital es crear una relación de confianza y vinculación con los clientes digitales, que son cada día más -las compras online crecen a un ritmo del 33%-. Es decir, poner a los consumidores en el centro.

Esto requiere conocer cómo son y cuáles son sus necesidades. En primer lugar las redes han acabado con las barreras espaciales, temporales y sociales. Los clientes son proactivos con las empresas y están empoderados. Esto quiere decir que comparten su experiencia en redes sociales o las propias páginas webs de las marcas, lo cual puede llevar al éxito o fracaso de la misma. Además, están más informados, son exigentes e infieles y buscan la inmediatez.

Según explican desde Cámara la venta “ha de estar ligada a la experiencia del cliente que quiere utilizar la tecnología para hacer la vida más fácil, con servicios adaptados  específicamente a sus gustos y necesidades de una forma rápida, confiable, segura y eficiente. Quiere sentir que hay alguien del otro lado escuchando y expresar lo que le gusta y lo que no”.

Bonet_Cámara (2)

Decálogo de soluciones

La Estrategia España Empresa Digital de Cámara de España, impulsará un cambio de cultura que, partiendo de una “reflexion estratégica”, conciencie a las pymes de que la digitalización contribuirá a mejorar su productividad, aumentar sus ventas y conseguir más ahorro y control de sus infraestructuras.

Dicha Estrategia gira en torno tres ejes: sensibilización, construcción y aceleración. A este respecto los objetivos son: ayudar a las pymes a entender los beneficios y los riesgos de no adaptarse a la economía 4.0, impulsar la formación en transferencia tecnológica y simplificar las barreras administrativas impulsando la cooperación y el desarrollo de nuevos ecosistemas.  Algo para lo que “es necesario el compromiso público privado”, advirtió Bonet. Y en lo que la labor de las Cámaras será decisiva por su propia capilaridad.

En la entidad cameral han elaborado un decálogo de soluciones digitales para pymes entres las cuales están: la mejora de la conectividad de banda ancha fija y móvil, desarrollar plataformas de gestión inteligente de clientes, impulsar puestos de trabajo digitales y con un fuerte componente de movilidad, implantar páginas web o tiendas online como parte indispensable del negocio o integrar el Business Intelligence y el Big Data de cara a mejorar la gestión.

No obstante, para que todo lo anterior sea una realidad desde Cámara piden el apoyo de las Administraciones con la aprobación de incentivos fiscales y la eliminación de barreras administrativas que hagan más sencillo el proceso de transformación digital.    

El 95% de los pequeños negocios siguen sin vender por internet