domingo. 05.12.2021

EL GOBIERNO CAMBIÓ LA NORMA

Los agricultores están luchando por no cotizar como autónomos si no rebasan un límite de ingresos

autonomos-campo-

Los pequeños productores creen que el Gobierno debería rectificar y establecer un limite de ingresos para determinar cuando una persona que obtiene alguna pequeña renta agraria debe darse de alta como autónomo. 

Los agricultores están luchando por no cotizar como autónomos si no rebasan un límite de ingresos

El campo está expectante por conocer cuál será el umbral de ingresos que marcará el Gobierno para determinar cuando un pequeño productor agrario debe hacerse autónomo o no. Desde hace varios meses, el sector se mostraba preocupado por la reciente aprobación de un cambio legislativo, que obliga a darse de alta en el SETA (Sistema Especial para Trabajadores por Cuenta Propia Agrarios) a todos aquellos que reciban cualquier tipo de ingreso por una explotación agrícola. Ahora, y tras intensas negociaciones, parecer ser que el Ejecutivo estaría dispuesto a establecer un límite económico para asentar la obligación al alta. De lo contario, muchas personas en el mundo rural que venden los excedentes de su huerta como un complemento a otros trabajos, tendrían que hacerse autónomos agrarios.

Un comunicado emitido por la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), recoge que la Subdelegación del Gobierno en Jaén había reconocido que tenían conocimiento del cambio en la norma, en la que se establecía que no había un límite en los ingresos por actividad agraria para cotizar como autónomo y “que se está agilizando su corrección gracias a nuestro trabajo y que no caben otras interpretaciones”.

Se trata de un logro para la organización. El secretario general de UPA en Andalucía y Jaén, Cristóbal Cano, espera que más pronto que tarde se solucione la situación. A su modo de ver las declaraciones instituciones realizadas por la Subdelegación del Gobierno en Jaén demuestran que “el problema -causado por la norma- es real, que existe y que la normativa modificada abre un nuevo escenario”.

La modificación que obligó a todos a ser autónomos

Todo el problema surge a raíz de la publicación del Real Decreto 15/2020 de 21 de abril sobre medidas urgentes complementarias para apoyar la economía y el empleo, y en la que se obliga a todos aquellos que tengan ingresos procedentes de una explotación agraria a hacerse autónomos. Hasta ese momento, la norma recogía que debían serlo cuando, por ejemplo, esa actividad supusiera el 50% de su renta.

De esta manera, en la Disposición final sexta de dicho Real Decreto 15/2020, se modifican los apartados 1 y 2 del del artículo 324 de la Ley General de la Seguridad Social para ampliar la obligación de cotizar como trabajadores por cuenta propia.

Con ella, el artículo 1 en el que se recoge literalmente la obligación de quien deberá causar alta en el SETA, deja de tener limitaciones para que sólo tengan que hacerlo aquellos que sean titulares de una explotación agraria y obtengan, al menos, el 50% de su renta debido al desempeño de esa actividad. O para aquellos cuyos rendimientos anuales netos obtenidos de la explotación agraria por cada titular de la misma no superen la cuantía equivalente al 75%, en cómputo anual, de la base máxima de cotización al Régimen General de la Seguridad Social vigente en el ejercicio en que se proceda a su comprobación, etc.

Y pasa a ser mucho más genérica y sin limitación de ingresos. El artículo queda redactado de la siguiente manera: “quedarán incluidos en este sistema especial los trabajadores a que se refiere el artículo anterior que sean titulares de explotaciones agrarias y realicen en ellas labores agrarias de forma personal y directa, aun cuando ocupen trabajadores por cuenta ajena, siempre que no se trate de más de dos trabajadores que coticen con la modalidad de bases mensuales o, de tratarse de trabajadores que coticen con la modalidad de bases diarias, a las que se refiere el artículo 255, que el número total de jornadas reales efectivamente realizadas no supere las quinientas cuarenta y seis en un año, computado desde el 1 de enero a 31 de diciembre de cada año. El número de jornadas reales se reducirá proporcionalmente en función del número de días de alta del trabajador por cuenta propia agrario en este Sistema Especial durante el año natural de que se trate.

Las limitaciones en la ocupación de trabajadores por cuenta ajena a que se refiere el párrafo anterior se entienden aplicables por cada explotación agraria”.

“Por un euro de ingresos, ya eres autónomo”

El cambio normativo supuso un gran descontento dentro del mundo agrario. El secretario general de UPA en Andalucía y Jaén criticaba cuando conoció la medida que “por tener u euro de ingreso de la actividad agraria tienes que cotizar en el régimen de autónomos. En Jaén hay 83.000 perceptores de la PAC que ingresan menos de 5.000 euros, lo que supone un complemento para su actividad laboral. En la práctica, por tener esos ingresos agrarios, están obligados a cotizar como autónomo en el SETA pagando unos importes que oscilan entre 200 y 240 euros”.

A su modo de ver, es un requerimiento “inadmisible. No tiene lógica alguna porque se trata de personas cuyas explotaciones no les dan para vivir al 100%, sino que les sirven de complemento. Es una aberración sin precedentes y si no se modifica puede tener unas consecuencias tan graves como que esa parte del sector, que por su pequeña dimensión no puede sustentar una cotización tan elevada, sufran un gasto extra de entorno a los 3.000 euros anuales cuando. Además, en muchos casos ya estás cotizando por otra actividad. Eso significaría que más de 80.000 explotaciones estarían en riesgo de vulnerabilidad o cese, bien por arrendamiento o por venta, porque no podrían asumir este coste adicional", concluye Cristóbal Cano.

Les preocupaba ser multados por la Inspección

Mientras que las negociaciones con los interlocutores del Gobierno se producían, a los agricultores les preocupaba y mucho las inspecciones de Trabajo y Seguridad Social que se suelen producir en estas fechas con la recogida de la oliva.

“En una reunión de coordinación previa al inicio de la campaña de recolección de la aceituna, la propia Inspección de Trabajo confirmó y ratificó que la modificación de la norma está vigente y se podía empezar a aplicar” dijo Cano. Que señaló como a partir de ahí empezaron a denunciar públicamente la situación y cómo ésta estaba poniendo en peligro la continuidad de miles de explotaciones agrícolas. Trabajadores del campo que aún, a día de hoy, siguen a expensas de lo que legislará el Gobierno.

Los agricultores están luchando por no cotizar como autónomos si no rebasan un límite de ingresos