Los expertos denuncian los errores que se han cometido

La Airef avisa de que el dinero de las ayudas a los autónomos que no se ha repartido volverá a las arcas del Estado

El paquete de ayudas directas de 7.000 millones que había previsto el Gobierno para los autónomos no se ha gastado en su totalidad. Un dinero que según la Airef va a volver a las arcas del Estado para reducir el déficit público.

autonomos-negocio-ayudas
La Airef avisa de que el dinero de las ayudas a los autónomos que no se ha repartido volverá a las arcas del Estado

El dinero que falte por repartir del paquete de ayudas directas para los autónomos, valorado en 7.000 millones de euros, será devuelto por las comunidades autónomas al Estado. Por eso, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) mejora en su último informe el déficit del Estado, gracias a que el Gobierno no ha gastado todo el montante que había previsto para 2021 en este concepto. Para los economistas y gestores administrativos la complejidad normativa ha trabado la concesión estas ayudas a fondo perdido y han impedido a muchos trabajadores por cuenta propia acceder a las convocatorias.

En el documento, la Airef explica que “actualiza su previsión déficit de las administraciones públicas hasta el 7,0% del PIB (Producto Interior Bruto) en 2021 mejorando en tres décimas respecto a la anterior publicada el 2 de diciembre”. Una mejora de la gestión de gasto público que, según la AIEF, se debe a que no se han ejecutado todos los fondos previstos en materia de ayudas para autónomos, negocios y empresas. “Se procede ahora a una reducción de su previsión de déficit de tres décimas por una menor previsión de ejecución de las ayudas a empresas, dos décimas, y una mejora de la previsión de ingresos, una décima” aclara la entidad supervisora en su último informe.

El Gobierno se ve así beneficiado de que las comunidades autónomas no hayan podido gastar, por las restricciones de acceso a los autónomos, todo el dinero disponible del paquete de ayudas directas y lo hayan tenido que devolver. Según previsiones del Consejo General de Colegios de Gestores Administrativos, de los 7.000 millones de euros que había disponibles para realizar las convocatorias, faltarían por gastarse aún unos 2.500 millones de euros. Un dinero que iba a ayudar a los autónomos que no se ha gastado pese a la mala situación por la que atraviesan muchos negocios, y que vuelven ahora a las arcas del Estado. 

¿Por qué no se ha gastado todo el dinero de las ayudas directas?

Economistas, expertos juristas y gestores administrativos llevan advirtiendo de las dificultades que presentaba la aplicación del Real Decreto-Ley 5/2021, que regula la distribución de los 7.000 millones de euros en ayudas directas. Este es el texto que establece el marco normativo que debían seguir las comunidades autónomas, encargadas de distribuir el dinero entre sus negocios, para seleccionar y pagar las subvenciones entre los autónomos y empresarios solicitantes. Y además dar cuenta a Hacienda de la distribución de este dinero. El problema es que para hacer todo esto, cientos de funcionarios de las administraciones regionales tuvieron que interpretar cada apartado de la norma para luego aplicar los criterios de concesión de los fondos. Lo que generó discrepancias entre comunidades autónomas, que hizo que mientras que unas aplicaron unos criterios más restrictivos, otras fueron más laxas en la concesión de las ayudas.

El presidente del Consejo General de Colegios de Gestores Administrativos de España, Fernando-Jesús Santiago, aseguró que desde el día que se aprobó el Real Decreto-Ley 5/2021, “vengo advirtiendo de que se estaba exigiendo demasiado a los pequeños y medianos negocios. Eso iba llevar a retrasos en la ejecución y a que no se entregarán todos los fondos. No se les pueden pedir los mismos requisitos a las grandes empresas que a los pequeños y medianos negocios. Hacer esto revela el poco conocimiento que tienen quienes legislan de cómo funcionan los autónomos ”.

A Santiago no le sorprende que finalmente no se haya desembolsado el presupuesto total de la convocatoria. “No voy a juzgar intenciones y no quiero pensar que se haya hecho con mala intención. Sólo afirmaré que la ejecución de las ayudas directas ha sido muy compleja” aseguró.

El reparto de las ayudas directas fue “discrecional”

El presidente del Consejo General de Economistas, Valentín Pich, también alude a la complejidad de la ejecución de ayudas a fondo perdido para autónomos. “El tema de la concesión de ayudas es un asunto delicado. Una cosa es anunciar unas cantidades y otra cosa es ejecutar su reparto. El Gobierno planificó la entrega de ayudas directas y creó un marco común, pero luego cada autonomía las ejecutó de forma diferente y ha habido CCAA que han hecho hasta tres emisiones, mientras otras que han agotado el presupuesto” comentó Pich.

A su modo de ver, el reparto de las ayudas directas fue “discrecional” y cada Comunidad Autónoma pudo abrir sus propias convocatorias. En este sentido, aludió a dos problemas. El primero, la diferencia entre epígrafes acogidos. El Gobierno permitió la concesión de ayudas directas a menos de un centenar de epígrafes y dejó en manos de las CCAA la oportunidad de modificarlos. Hubo autonomías que abrieron la convocatoria a todos los sectores y otras que la limitaron a sólo unos cuantos epígrafes más.

Y el segundo fueron los requisitos de acceso de cada convocatoria autonómica. Hay que recordar que hasta hace unos meses, la mayoría de las CCAA sólo permitían a aquellos autónomos con deudas pendientes acceder a la convocatoria. Fue a raíz de una modificación reglamentaria, cuando todas las regiones se animaron a conceder ayudas a los trabajadores por cuenta propia para que destinarán el dinero a cubrir cubrir costes fijos que ya estaban abonados.

Por último, el presidente del CGE dijo que a la no ejecución del presupuesto de las ayudas directas, también se le unen los más de 13.000 millones de euros de fondos europeos que se han quedado sin gastar. “Hay un convencimiento general en que la ejecución de las ayudas a las empresas era muy difícil de hacer en el tiempo en el que se comprometió el Gobierno” reveló Pich. 

¿Una subvención o una ayuda directa?

Tanto Santiago como Pich aludieron a que una de las principales trabas de la ejecución de las ayudas directas podría estar en el marco normativo general en el que estaba envuelta la concesión. Esto es la Ley General de Subvenciones.

El presidente del Consejo General de Colegios de Gestores Administrativos de España, Fernando-Jesús Santiago, afirmó que “sin ninguna duda estábamos ante una subvención y no una ayuda directa”. Santiago cree que esto fue un error porque “los autónomos y pymes necesitaban se les compensasen las pérdidas que el confinamiento y las restricciones les habían causado” dijo Santigo.

Por su parte, el presidente del Consejo General de Economistas, Valentín Pich, “que aunque se hayan acelerado los procesos en la concesión subvenciones públicas, se tienen que cumplir un fuertes requisitos para que se cumplan con la legalidad. Hay que detectar qué hay que hacer y luego documentarlo. Iniciar más tarde un proceso de adjudicación, luego de ejecución y finalmente de control”.

La Airef avisa de que el dinero de las ayudas a los autónomos que no se ha repartido volverá a las arcas del Estado