Tienen un carácter finalista

La AIReF propone al Gobierno que los autónomos den cuenta del uso que han dado a los créditos ICO

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha pedido al Gobierno poder evaluar el uso que los autónomos han dado a los créditos ICO y si los han utilizado para los fines establecidos.

autonomos-ico-justificacion-gastos-airef-gobierno
Los autónomos podrían tener que justificar en qué han usado los créditos ICO
La AIReF propone al Gobierno que los autónomos den cuenta del uso que han dado a los créditos ICO

Los autónomos podrían tener que justificar el destino y el uso que le han dado a los créditos avalados por el Instituto de Crédito Oficial (ICO). La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) ha solicitado al Gobierno evaluar la eficacia de los 140.000 millones de préstamos Covid-19 desplegados para apoyar a los sectores productivos durante la pandemia. Cabe recordar que el colectivo de trabajadores por cuenta propia y pequeños negocios acapararon más del 90% de estas operaciones.

La Administración central encargó a la AIReF una evaluación del gasto público en relación al componente 29 del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia, con lo que la organización entiende que deben ser revisados los avales del ICO. Así lo explicó su presidenta, Cristina Herrero, y recordó que "la medida se constituye como el mayor programa de avales públicos de la historia, y por ello ha de ser incluido en el ejercicio de revisión del gasto público". No obstante, la entidad exige al Gobierno que le aclare el alcance completo del examen que debe llevar a cabo.

Es por ello que si el Ejecutivo da la orden de revisar estos créditos, los miles de autónomos que los solicitaron tendrían que dar cuentas de su uso. Y es que una de las condiciones de los avales ICO es su carácter finalista, es decir, que el dinero sólo puede utilizarse para cubrir determinadas necesidades de los negocios. Es más, ya en 2020, fuentes oficiales del Instituto de Crédito Oficial lanzó el aviso de que en un futuro se les podría solicitar a los autónomos que demostrasen, mediante los documentos que fueran necesarios, que de verdad han utilizado el dinero para los fines que estaban previstos.

Miles de autónomos tendrían que justificar el uso de los créditos

El objetivo de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal en sus evaluaciones es revisar la eficacia de la medidas puestas en marcha para un fin concreto. De ahí, que en el caso de las líneas de crédito avaladas por el ICO sean controladas por el organismo, los profesionales tengan que justificar sus gastos. Tal y como recoge el propio instituto de crédito, los préstamos deberán ir dirigidos a cubrir necesidades referentes a la actividad que se hayan visto afectados por las consecuencias de la emergencia sanitaria.

Por eso es muy importante "que los autónomos sepan para lo que se pueden y para lo que no se pueden utilizar estos fondos. Deben ir destinados a determinados fines previstos por la propia entidad. No vale utilizar estos fondos para reformas o para cubrir cualquier otra necesidad que no esté directamente relacionada con la actividad del autónomo", explicó Alberto Sierra, abogado y Director técnico del área de Laboral y Seguridad Social de la editorial jurídica Sepin. Las condiciones establecidas por el organismo  prevén varios usos y finalidades de esta línea a las que se tiene que ceñir tanto la entidad financiera como el propio beneficiario. 

En menos de un mes se cumplirán dos años que el Gobierno puso en marcha dos líneas de avales de 140.000 millones de euros a través del ICO, con el objetivo de paliar los efectos y problemas de liquidez de los pequeños negocios durante la pandemia. Según el último informe de seguimiento del ICO, 619.118 negocios habrían solicitado la línea de préstamos Liquidez y 102.755 la línea de avales para Inversión. Esto supone que hay 117.673 negocios más que han pedido estos préstamos respecto a 2020, cuando había 591.500 y 12.700 respectivamente. En su conjunto, ambas líneas de avales han permitido al ICO realizar un total de 1,15 millones de operaciones, financiando 135.382 millones de euros. Se trata de un importante montante de dinero que ha ido a parar principalmente a autónomos y pequeñas y medianas empresas, tal y como destaca el Instituto en su informe.

¿Para qué se pueden utilizar los préstamos del ICO?

Cada una de las líneas del ICO van dirigidas a cubrir determinadas necesidades. En este caso, las líneas que interesan a los trabajadores por cuenta propia y pequeños negocios afectados por el COVID-19 se podrá destinar solamente a cuestiones relacionadas con el mantenimiento del negocio, de la plantilla o posibles necesidades de circulante. Según el ICO, se pueden utilizar estos fondos tan sólo para:

  • Pagos de Salarios
  • Facturas de proveedores pendientes de liquidar
  • Alquileres de locales, oficinas e instalaciones
  • Gastos de suministros
  • Necesidad de circulante
  • Otras necesidades de liquidez, incluyendo las derivadas de vencimientos de obligaciones financieras o tributarias

Hay que tener mucho cuidado con el uso que se le de a estos fondos, puesto que en ningún caso "el aval dará cobertura a conceptos distintos al principal de la operación, ni si quiera a otros como el pago de intereses, comisiones u otros gastos inherentes a las operaciones", explicaron los expertos consultados. Y para cerciorarse de que estos fondos se han utilizado de forma correcta, se podrá solicitar al autónomo algún justificante que acredite en qué conceptos ha gastado este dinero.

Es más, los expertos coinciden en que es muy recomendable preparar -junto con la información financiera habitual para la solicitud de cualquier préstamo- una proyección de tesorería lo más detallada posible y guardar los documentos que acrediten el uso de los fondos.

Cómo se acredita el uso que se le ha dado al préstamo

El autónomo que haya solicitado un préstamo avalado por esta línea deberá acreditar, por un lado, la necesidad que tiene de disponer de financiación por las circunstancias en las que se encuentra su negocio -posibles pérdidas o cierre temporal- y, por otro, la finalidad concreta a la que se van a destinar estos fondos.

Según Alberto Sierra, abogado y Director técnico del área de Laboral y Seguridad Social de la editorial jurídica Sepin, sería muy aconsejable que se mostrara el destino específico para el que se han utilizado estos fondos con un justificante de la operación o cualquier "documento que acredite que el dinero se ha destinado a pagar alguno de los conceptos para los que está previsto, es decir, facturas pendientes, salarios u obligaciones tributarias del negocio, entre otras. Si se ha utilizado, por ejemplo, para pagar cuotas atrasadas del alquiler del local, el autónomo podría guardar un certificado del arrendador. De todos modos, es sencillo justificar el destino si las transferencias y pagos se hacen de forma telemática y a través de la cuenta a la que se otorgó el préstamo", añadió. 

La AIReF propone al Gobierno que los autónomos den cuenta del uso que han dado a los créditos ICO
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad