miércoles. 21.10.2020

EL GOBIERNO APRUEBA OTRAS MEDIDAS

Se amplía un mes más el aplazamiento de impuestos del primer trimestre

Fuente: La Moncloa
Fuente: La Moncloa
El último Consejo de Ministros sacó adelante nuevas medidas económicas pero también reforzó otras que ya se habían puesto en marcha. Una de ellas ha sido la ampliación, de tres a cuatro meses, del periodo en el que el autónomo puede aplazar sus impuestos sin tener que pagar intereses.
Se amplía un mes más el aplazamiento de impuestos del primer trimestre

El Consejo de Ministros del pasado martes aprobó nuevas medidas económicas y reforzó otras ya vigentes. Una de ellas fue la ampliación, de un mes más, del aplazamiento de impuestos sin intereses para autónomos y pequeños negocios. Así pues, ya son cuatro los meses en los que el colectivo puede aplazar sus obligaciones sin tener que hacer frente a ningún recargo por ello.

El aplazamiento tributario ya estaba aprobado desde el Consejo de Ministros del pasado 15 de abril y permitió que todos aquellos negocios que facturasen por debajo de los 600.000 euros pospusieran el pago de sus autoliquidaciones como IVA, Impuesto de Sociedades o Pago fraccionado de IRPF durante un plazo de seis meses, tres de ellos sin intereses. Tras el último consejo de ministros, el periodo total por el que el autónomo puede aplazar sus obligaciones con Hacienda sigue siendo de seis meses , sin embargo, se amplían hasta cuatro los meses durante los que puede pagar sus obligaciones sin tener que correr con los intereses habituales, que suelen rondar el 3,75% del resultado de la liquidación, según el interés legal del dinero.

Más de 600.000 potenciales beneficiarios

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, anunció la medida durante la rueda de prensa posterior al encuentro. En ella, aseguró que el aplazamiento tributario había dado muy buenos resultados y que, por eso, el Gobierno decidió dar un mes más de mora sin intereses. De hecho, la portavoz del Ejecutivo afirmó que, por el momento, se habían recibido 1.016.688 solicitudes de aplazamiento, lo cual habría beneficiado a 638.652 autónomos y pymes, dando como resultado un importe aplazado total que sobrepasa los 3.031 millones de euros.

En virtud de los datos confirmados por la ministra de Hacienda, se puede intuir que serán, por tanto, 638.652 autónomos y pequeños negocios los que podrán beneficiarse, si así lo desean, de la nueva medida del Gobierno que, en principio, sólo afectará a aquellos contribuyentes que ya hubieran solicitado el aplazamiento en sus autoliquidaciones del primer trimestre. 

Como ya explicó este periódico, esta moratoria tributaria afecta tan sólo a las declaraciones del primer trimestre fiscal. El Gobierno permitió aplazar hasta el 20 de mayo estas liquidaciones de impuestos a todos aquellos autónomos y pymes que facturasen por debajo de los 600.000 euros anuales. La fecha límite ya pasó y todos aquellos que solicitaran la moratoria en plazo de pago voluntario serán los que podrán beneficiarse de este ampliación, de un mes más, sin intereses ni recargos. 

El aplazamiento era de hasta 30.000 euros y afectó a las pasadas declaraciones de los modelos de retenciones trimestrales a trabajadores o empresarios (111); de arrendamiento o subarrendamiento de inmuebles (115). También los Pagos fraccionados del IRPF (modelo 130 y 131), los pagos a cuenta del Impuesto de Sociedades (modelo 202) y la declaración trimestral de IVA (modelo 303). 

Hay que cancelar para no pagar intereses

Eso sí, por más que el Gobierno haya dado un mes más de plazo sin intereses, esto no quiere decir que vaya a ser la Agencia Tributaria la que avise o solicite la cancelación de la deuda pasados los cuatro meses. La moratoria se hará en único plazo. Esto significa que tiene que ser "el propio contribuyente el que cancele su deuda de forma parcial o total antes de que pasen los cuatro primeros meses para no tener que hacer frente a intereses" comentó Domingo Gallego, asesor jurídico y fiscal.

Otro asunto que hay que tener en cuenta es que estos seis meses empezarán a contar desde el momento en el que se hubiera presentado la liquidación de impuestos solicitando el aplazamiento. Así, si por ejemplo un autónomo pidió aplazar su liquidación del IVA el pasado miércoles 20 de mayo, se le pasaría el cargo de su liquidación el próximo día 20 de noviembre. Si no quiere pagar intereses, tendría que cancelarlo antes del 20 de septiembre.  

Aclaraciones sobre el Impuesto de sociedades

En otro orden de cosas, la ministra también aseguró en la reunión posterior al Consejo de Ministros que se habían hecho algunas "aclaraciones" respecto al pago del Impuesto de Sociedades (IS). El Real Decreto-ley aprobado este martes permitió también a los negocios que no hayan podido presentar sus cuentas antes de que terminase el plazo para declarar el IS, saldar sus obligaciones con las cuentas anuales que tengan disponibles en ese momento. También se habilitó un régimen especial para presentar otra declaración, sin recargos, cuando las cuentas anuales se hayan podido aprobar.

Esto significa que todos sin excepción deberán hacer frente al pago del impuesto. Normalmente, las sociedades tienen hasta el 30 de junio para que su junta directora o sus administradores aprueben las cuentas referentes al ejercicio 2019 y hasta el 25 de julio para presentar el impuesto ante la Agencia Tributaria. Si, por causas derivadas del COVID-19, no pudieron aprobar las cuentas definitivas, podrían hacer frente al pago del impuesto con las provisionales y después rectificarlas si fuera necesario.

Ampliación de los contratos temporales agrarios

Además de las medidas de carácter tributario, el nuevo Real Decreto también prevé medidas de carácter laboral que afectan tanto a autónomos del sector agrario como a sus empleados, de cara a las próximas campañas de recogida. La norma incluye una nueva prórroga hasta el 30 de septiembre de las medidas de flexibilización del empleo en el campo, aprobadas durante el mes de abril y cuya vigencia finalizaba este 30 de junio. 

Con esta nueva ampliación, que cubriría la mayoría de las campañas de recogida de la fruta más importantes, se pretende garantizar la disponibilidad de mano de obra para que los autónomos y empresarios agrarios puedan hacer frente a las necesidades ante las limitaciones que se establecieron por el COVID-19, como la llegada de temporeros de otros países.

Según afirmaron desde el Ejecutivo, la intención es, por un lado, asegurar el "aprovisionamiento de los mercados" y por otro, "mantener las rentas de la población que más lo necesita y mejorar las condiciones socio-laborales". Entre estas medidas figura la posibilidad de "compatibilizar la percepción de prestaciones con un salario en el campo" añadió Montero.

Abrirán las sedes de Hacienda pero con limitaciones

Otra de las novedades que anunció la portavoz del Gobierno fue la reapertura de las oficinas de la Agencia Tributaria para atención presencial al contribuyente en las provincias que estén en la fase 2. Eso sí, Montero descartó en las preguntas posteriores a la rueda de prensa que esta atención vaya a incluir la elaboración presencial de la declaración de la Renta 2019, que deberá seguir haciéndose de forma telemática. 

Según la portavoz del Gobierno, no hay motivos ni para ampliar el plazo de esta campaña, que termina el 30 de junio, ni para poner en marcha de nuevo el servicio de atención presencial para la elaboración de esta declaración, ya que la presentación se está desarrollando "de manera muy similar a otros años" y sin mayores dificultades a través de las vías no presenciales, tanto Internet como por el servicio telefónico que reforzó la AEAT.

Al parecer y según apuntan desde Hacienda, los servicios de atención que se prestarán en las oficinas serán algunos como la acreditación para obtener firma electrónica de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre (FNMT) para personas físicas y jurídicas ; la casilla IRPF para obtención de referencia y [email protected] PIN; los certificados tributarios; la presentación de los modelos 05 y 06 del impuesto de matriculación, la gestión censal o el registro de operadores intracomunitarios, entre otros.

Mayor liquidez a la Seguridad Social para cubrir las prestaciones

Por último, la ministra y portavoz del Gobierno anunció que el Consejo de Ministros aprobó dos créditos a la Tesorería General de la Seguridad Social para que pueda cubrir el gasto generado con el pago de las prestaciones a autónomos y asalariados durante la pandemia y seguir abonándolas de cara a la desescalada.

Concretamente, los préstamos serán por un importe global de 30.502 millones de euros, para afrontar la pérdida de ingresos generada en la Seguridad Social por los mayores gastos en prestaciones, las exenciones de cuotas y menores cotizaciones, así como para hacer frente al pago del mayor número de prestaciones por desempleo derivadas de la crisis.

De este importe, 14.002 millones de euros irán dirigidos a mantener el equilibrio presupuestario ante los menores ingresos del sistema por Estado de Alarma y las medidas que se pusieron en marcha, como son la prestación por Cese de Actividad extraordinario, que incluye una exoneración del pago de las cuotas a la Seguridad Social, y los ERTEs, que eximen al empresario del pago de las cotizaciones y nóminas de sus trabajadores. 

Los restantes 16.000 millones irán dirigidos a afrontar el incremento de pagos presentes y futuros de prestaciones por desempleo generados por la crisis del COVID-19.

Se amplía un mes más el aplazamiento de impuestos del primer trimestre