Sábado. 17.11.2018

PLAN DIRECTOR POR EL TRABAJO DIGNO

El anuncio de inspección en empresas ha provocado ya 8.000 conversiones de falsos autónomos

El anuncio de inspección en empresas ha provocado ya 8.000 conversiones de falsos autónomos

De las más de 80.000 bajas que se produjeron al RETA durante el mes de julio un 10% podrían ser falsos autónomos que han pasado al Régimen General o han sido despedidos. El simple anuncio de la campaña de Inspección que el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social acaba de poner en marcha ha provocado una reacción entre los que mantenían asalariados disfrazados de autónomos. Son los primeros frutos del Plan Director por el Trabajo Digno.

El anuncio de inspección en empresas ha provocado ya 8.000 conversiones de falsos autónomos

Hay un antiguo refrán que dice “el miedo guarda la viña”. Y es perfectamente aplicable a lo que está comenzando a suceder después del anuncio de la campaña de inspección que se encuadra dentro del Plan Director por el Trabajo Digno 2018-2020 lanzado por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad. Un cálculo aproximado apunta a que las empresas habrían regularizado ya la situación de unos 8.000 falsos autónomos sólo en el mes de julio. Una cifra importante habida cuenta de que el plan de inspección comenzó realmente el 1 de agosto e iba dirigido inicialmente a las empresas que tienen contratados a falsos autónomos, trabajadores temporales o a trabajadores a tiempo parcial en puestos que, por su naturaleza, deberían ser indefinidos o con jornada de 8 horas.

El Ministerio de Trabajo ha enviado ya más de 50.000 cartas a otras tantas empresas y autónomos comunicándoles que han detectado irregularidades en el modelo de contratación que han establecido con su trabajadores y advirtiéndoles que tienen un mes de plazo para regularizar esas relaciones laborales antes de que in inspector les visite. Esto ha provocado un aluvión de llamadas a las distintas delegaciones de muchos autónomos y pequeños empresarios solicitando más información. Bastantes de ellos, dicen en Trabajo, preguntando si los autónomos que tienen contratados podrían considerarse como falsos.

Según parece, muchos empresarios que tienen en sus plantillas a supuestos trabajadores por cuenta propia que realmente deberían ser asalariados no han esperado ni siquiera la recepción de la carta y, o bien los han incluido en plantilla o, desgraciadamente, los han despedido. Un dato objetivo son las más de 80.000 bajas que se han registrado en el RETA durante el mes de julio y que han provocado el peor mes de toda la década con una caída neta de afiliados de 22.261 autónomos. Una de las causas de este descenso, explicaba el presidente de ATA Lorenzo Amor, “es la buena campaña que está haciendo la Inspección de Trabajo para que los autónomos que estaban mal encuadrados en el RETA y que debían ser trabajadores por cuenta ajena”.

De los 80.000 bajas, un 10% podrían ser imputables a la campaña del Plan Director según calculan los expertos de un renombrado servicio de estudios y que el ministerio de Trabajo no ha desmentido. “Es cierto que el anuncio de la campaña de inspección ha causado bastante ruido y muchos empresarios que tenían falsos autónomos se han puesto en contacto con la Inspección para saber cómo tenían que regularizarlos”, explican en el ministerio.

40.000 conversiones en los próximos meses

En este momento, y teniendo en cuenta la Encuesta de Población Activa, hay 188.000 autónomos que trabajan para una sola empresa. De ellos, ATA estima que unos 100.000 podrían ser falsos autónomos. Trabajo eleva la cifra a 155.000. Como ya publicó este medio el Gobierno estima que en torno a 40.000 podrían pasar a formar parte del conjunto de afiliados al Régimen General (RG) en los próximos meses gracias al Real Decreto Ley de procedimiento que "modifica el Reglamento General sobre inscripción de empresas, altas, bajas y variaciones de datos de trabajadores en la Seguridad Social". En la práctica, esto significa que desde el momento en el que Trabajo abra una actuación inspectora a una empresa por el presunto uso de la figura de autónomo como treta para reducir sus costes laborales, el trabajador será dado de alta en el RG como medida previa hasta aclarar la situación. Tal y como explican desde el Ministerio, durante el periodo que dure la inspección el trabajador tendrá la opción de darse de baja en el RETA.

De optar por mantener el alta en ambos regímenes tendrán derecho a la devolución "de oficio" del exceso de cotización que se haya producido en el periodo. Si cotizan por encima de 12.917,37 euros podrán solicitar la devolución del 50% del exceso en que sus cotizaciones superen dicha cantidad, con el límite del 50% de las cuotas ingresadas. Es decir, que si un trabajador cotiza por 16.000 euros tendrá derecho a la devolución de entre 700 y 800 euros.

El objetivo del Real Decreto es garantizar la afiliación de los falsos autónomos en el Régimen General de la Seguridad Social y mejorar los ingresos del sistema en una cuantía de entre 350 y 400 millones de euros, cantidad que se deja de percibir por el mal encuadramiento de trabajadores en el Régimen de autónomos cuando deberían ser trabajadores por cuenta ajena.

La medida afectará especialmente a las empresas y cooperativas de los sectores cárnico y del transporte, donde ya se han abierto varias inspecciones. Precisamente la Inspección de Aragón ha actuado ya en cinco empresas cárnicas de la región y les exige que abonen una multa de casi 3,5 millones de euros por emplear a 270 falsos autónomos que prestaban servicio a través de Servicarne, una cooperativa de trabajo "ficticia", tal y como consta en los fallos de la investigación y las actas de liquidación a las que tuvo  acceso el Periódico de Aragón. La Inspección ha llevado a cabo esta actuación de forma coordinada en toda España y podría destapar un fraude que afectaría a 50 empresas y a 5.300 trabajadores de 20 provincias.

Según los datos que aporta en el Plan Director por el Trabajo Digno, de los 3.042.200 de trabajadores por cuenta propia un 5,5%“no puede influir ni en el contenido ni en el orden de las tareas”. En el caso de los 2.011.600 trabajadores independientes o miembros de cooperativas, el 1,6% comenzaron su actividad “porque su anterior empleador le pidió que trabajara por cuenta propia” y el 9,2% no había tenido “ningún cliente o a lo sumo uno en los últimos 12 meses”.  Circunstancias que se dan con más intensidad en los negocios creados al amparo de la economía digital.

El anuncio de inspección en empresas ha provocado ya 8.000 conversiones de falsos autónomos