sábado. 06.06.2020

POR LA INCERTIDUMBRE Y LAS RESTRICCIONES QUE HAY TODAVÍA

Arranca la Fase 0 de la desescalada con la mayoría de los negocios cerrados

Imagen del salón de peluquería Rojo Barcelona
Imagen del salón de peluquería Rojo Barcelona

Este lunes día 4 arrancó la fase cero de la desescalada, en la que los autónomos podían volver a abrir su negocio, aunque la mayoría todavía no lo ha hecho. La incertidumbre y las restricciones de esta primera etapa, han hecho que muchos pospongan la apertura. Algunos lo harán esta misma semana, otros esperarán a la siguiente fase. 

Arranca la Fase 0 de la desescalada con la mayoría de los negocios cerrados

Ayer arrancó la primera fase del plan de desescalada que anunció el Gobierno la semana pasada. Una primera etapa que ha devuelto la esperanza a algunos negocios que ven cada vez más cerca la vuelta a la normalidad pero que, sin embargo, no ha sido suficiente para que todos los que pueden abrir lo hagan. 

En esta primera fase hacia la "nueva normalidad" tienen permitida la apertura aquellos comercios o negocios de proximidad de hasta 400 metros cuadrados, siempre y cuando les sea posible atender con cita previa, dar una atención individual a sus clientes (un empleado por cada comprador) y puedan establecer un horario de atención preferente para mayores de 65 años, entre otras condiciones.

Todas estas restricciones, muy necesarias para conservar los avances que se han hecho en estas últimas semanas a nivel sanitario, para muchos, son todavía inviables a nivel económico. En el primer día de apertura al público para la mayoría de negocios, casi todos los autónomos han optado por seguir cerrados. Según indican, la mayoría ha pospuesto la apertura, entre otras cosas, por las restricciones aún vigentes y los requerimientos de seguridad que son necesarios para ofrecer su servicio.

La apertura de negocios ha sido muy escasa en sectores como comercio y hostelería y algo superior en otro tipo de establecimientos como las peluquerías. Desde la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos aseguraron que el 50% de las peluquerías abrió ayer. “Esperamos que a lo largo de la semana esta cifra ascienda, al menos, al 70%”, comentó el presidente de la asociación, Lorenzo Amor.

En cuanto a la hostelería, la primera fase no ha tenido demasiado impacto en el sector-. “Apenas han abierto un 3% de los negocios y no prevemos que a lo largo de la semana vaya a incrementarse mucho esta cifra”, añadió Amor.

Por su lado, la Confederación Española de Comercio (CEC), valoró positivamente la apertura de los comercios de proximidad. “Adelantar al máximo la apertura y supeditar las fases a la evolución de cada provincia eran dos de las principales peticiones de la CEC. Esto permite que el pequeño comercio pueda ir abriendo sus puertas sin tener que esperar a otros formatos comerciales donde son más probables las aglomeraciones", afirmaron desde la confederación. 

A pesar de todo,  desde la asociación denuncian la incertidumbre y desinformación que todavía hay en el sector respecto a los protocolos de seguridad y aspectos concretos en los que se está llevando a cabo esta vuelta a la actividad, y que están afectando enormemente a la apertura de muchos negocios. Muchos autónomos han conocido algunas condiciones a escasas horas de que se les permita volver a la actividad.

Incertidumbre entre los comerciantes

Según la confederación, todavía "no quedan claros cuáles son los criterios objetivos para pasar de una fase a otra, lo que genera desconcierto al no poder prever la adaptación del comercio y de la población”. Tanto es así que, en el ámbito del comercio minorista, el porcentaje de apertura en este primer día de desescalada ha sido de entorno a un 20%. Si bien se espera que a lo largo de la semana más comercios minoristas puedan ir adaptando sus protocolos a las nuevas necesidades y esta apertura llegue en torno al 40%.

El corto plazo que han tenido los autónomos para saber en qué condiciones y a qué restricciones están sujetos en su reapertura ha hecho que muchos prefieran esperar para volver a abrir la persiana. “El problema, como viene siendo habitual, es que la normativa se ha dado a conocer en domingo, y a última hora”, comentó Amor.

Muchos autónomos no disponen de EPIs ni material necesario para abrir con todas las garantías sanitarias para ellos y sus clientes. “La mayoría están adaptando todavía sus locales para abrir en los próximos días, otros nos han trasladado que esperarán al día 11. Adermás, sigue habiendo una parte importante de ellos a los que, ante la poca afluencia de estas semanas, no les compensa todavía hacer la inversión que se les exige en material sanitario, puesto que el coste puede ser muy superior a lo que van a facturar en la semana”, explicó el presidente de ATA.

Además, desde la CEC denuncian que no hay suficientes EPIS disponibles para público y empresas, así como sistemas de control vírico en los procesos de venta y atención a los consumidores. En cuanto a la limitación de 400 metros cuadrados, la Confederación también solicita considerar la ampliación de este límite en base a las necesidades de exposición, y no de venta, incluyendo así a sectores como pueden ser el automovilístico o la construcción, que desarrollan un servicio de atención personalizado, por lo que difícilmente se pueden producir aglomeración de personas en los locales.

Por otro lado, la CEC reclama también al Ejecutivo que se establezcan de forma inmediata los planes de reactivación del comercio de proximidad, sin los cuales, uno de cada cinco establecimientos estaría avocado al cierre. También que se  facilite  la flexibilización en la desescalada de los ERTE y la moratoria de las cotizaciones de la Seguridad Social

Por ultimo, la Confederación solicita una mesa de diálogo permanente con el Ministerio de Comercio, para analizar conjuntamente y colaborar en el progreso de las fases, la problemática del sector y las campañas de reactivación. Recuerda que, como máximo representante de las pymes del comercio, conoce de primera mano las necesidades y reclamaciones del pequeño comercio.

Otra de las actividades más afectades que ha podido a abrir sus puertas han sido las peluquerías. Si bien buena parte de estos autónomos han vuelto a abrir su negocio, muchos de ellos piden medidas de reactivación del sector, que estaba en un momento delicado, antes incluso de decretarse el Estado de Alarma.  Una de estas medidas, podría ser la bajada del IVA al que están sujeto sus productos y servicios del 21% al 10%.

Los peluqueros reclaman una bajada del IVA al 10%

La extrema debilidad del sector de la peluquería  ha traido de nuevo una de las demandas más antiguas del sector. Desde hace ocho años, sus productos y servicios están sujetos a un IVA del 21%. A su parecer, debería bajarse el tipo del general al reducido (del 10%). Este sector esta compuesto en un 94% por microempresas de menos de cinco empleados y, dicha bajada - al nivel de cualquier producto o servicio necesario-  produciría una inyección de 451 millones de euros en el sector.

Ante el inicio de la desescalada activado por el Gobierno, la Alianza de Peluquerías de España aprovechó para transmitir “la enorme preocupación de un sector asolado por 8 años de un IVA desproporcionado y al que la apertura de sus establecimientos sin las necesarias medidas jurídicas, laborales y sanitarias aboca al colapso de decenas de miles de negocios”.  

Según la asociación, "la recuperación del IVA reducido debe ser una herramienta fundamental para apoyar y dinamizar la actividad de las peluquerías durante el proceso de desescalada”.  Una medida muy necesaria, teniendo en cuenta que  la puesta en marcha de su actividad bajo las actuales medidas y restricciones amenaza la viabilidad del 42,4% de las micropymes del sector y la perdida de más de 16.000 puestos de trabajo.

Arranca la Fase 0 de la desescalada con la mayoría de los negocios cerrados