viernes. 05.06.2020

PIDEN MEDIDAS ADAPTADAS AL SECTOR CULTURAL

Los artistas se quejan de que el cese de actividad no será suficiente para sacarlos de la crisis

Los artistas se quejan de que el cese de actividad no será suficiente para sacarlos de la crisis

Los autónomos de la cultura han tenido que parar su actividad y cancelar todos sus eventos. Si bien la mayoría han podido acceder a la prestación por Cese de Actividad extraordinario, advierten que no será suficiente para sobrevivir a esta crisis. Piden medidas adaptas a las particularidades de su sector. 

Los artistas se quejan de que el cese de actividad no será suficiente para sacarlos de la crisis

El sector cultural está siendo uno de los más castigados por la crisis del coronavirus. El Estado de Alarma ha impedido la celebración de cualquier tipo de espectáculo o actividad que pudieran desarrollar los autónomos y pequeños negocios de la cultura. Estos profesionales se han quedado sin ingresos y  aún no saben cuándo podrán recuperar la normalidad.

Según los datos recopilados por el Ministerio de Cultura, se han concedido el 89,9% de las prestaciones por cese de actividad que se han solicitado. La han pedido uno de cada tres autónomos de la cultura. Sin embargo, piden medidas que se adapten a las particularidades de su sector.

Para los profesionales del sector cultural, la prestación ayuda a sobrellevar mejor la crisis, pero no será suficiente para salir adelante. Detrás de estos autónomos, muchas veces, hay empresas enteras dedicadas al espectáculo. “Nos dan una prestación para que las personas físicas podamos tener ciertos ingresos para vivir, pero no para que nuestras empresas -con todos los gastos que conllevan- puedan sobrevivir”, explicó Paz Pedraza, directora de la compañía de microteatro La Malhablada.

La actividad cultural en España emplea en términos medios anuales a 710.000 personas, de los cuales, más de 237.000 son trabajadores autónomos que han visto descender bruscamente sus ingresos ya que tuvieron que parar su actividad antes del Estado de Alarma. "En cualquier crisis, el negocio de la cultura es siempre de los primeros en caer y de los últimos en levantarse. Sin embargo, muchos estamos aprovechando este tiempo de parón para seguir creando”, señaló Rodrigo Tamariz, director del festival Mapping Me de Castilla y León.

Aún con todo, los artistas exigen al Gobierno que valore la importancia del sector cultural y ponga en marcha un plan de medidas que se adapte a sus necesidades reales, “no son conscientes del gran potencial económico que tiene la cultura, la prestación por el cese no es suficiente, deberían pensar en nuestra recuperación”, explicó el músico Raúl Vázquez.

Las medidas no se adaptan a las necesidades del sector

El tejido cultural en España está formado en su mayoría por trabajadores autónomos que se ven obligados a llevar "una economía de subsistencia, que soportan en la mayoría de los casos por pura vocación. Los negocios que nos dedicamos a la cultura no tenemos grandes ingresos, siempre estamos un poco en la línea de la precariedad, necesitamos que nos echen una mano para mantener un nivel de actividad en el periodo de transición y poder volver a recuperar la normalidad”, destacó Pedraza, directora de La Malhablada.

Los profesionales del sector denuncian que se sienten desprotegidos por parte del Gobierno ante la grave situación de crisis que está viviendo el país, y señalan que no se puede comparar la cultura con un régimen general como el de cualquier otro trabajador autónomo, ya que en este sector “sólo se ingresa durante la actuación o los ensayos, no es una actividad diaria”, explicó Rodrigo Tamariz. 

Este autónomo cree necesario que haya un planteamiento y un plan de recuperación específico para el sector cultural donde las ayudas se adapten verdaderamente a las necesidades y características propias de los artistas. "Si ya antes del covid-19 la situación en España era precaria, no sé qué nos deparará cuando pase esta etapa y tengamos que retomar la actividad", señaló el director del festival.

Lo único que nos están ofreciendo es que nos endeudemos, que pidamos créditos que después no vamos a poder pagar porque no podremos generar ingresos para hacerles frente”, denunció Pedraza. Para el director, los pocos espectáculos y eventos que podrán tener lugar cuando todo vuelva a la normalidad, no serán suficientes para paliar los daños ocasionados en estos meses. "Tenemos la opción de subir los precios cuando volvamos a la actividad, pero no es la solución. A nuestro público también le ha afectado esta crisis y si se doblaran los precios, muy pocos asistirían”, añadió.

Reinventarse para sobrevivir al COVID-19

Muchos negocios dedicados a la cultura se ven obligados a reinventarse para poder desarrollar su actividad en un futuro, debido a que ven imposible cumplir con las medidas de prevención que impondrá el Ministerio de Sanidad. “Sentimos una enorme incertidumbre, no dejamos de pensar en cómo reinventarnos, porque la rentabilidad futura con estas condiciones está muy comprometida”, explicó la directora de la compañía. El principal componente del teatro es su público, y si se dan medidas de distanciamiento social, “todavía pasara tiempo hasta que veamos una sala de teatro llena de nuevo”.

Por su lado, el músico Raúl Vázquez, señaló que lo que mueve su economía son los conciertos. Con el cierre de salas, y la cancelación de fiestas y festivales de verano, “muchos profesionales autónomos nos sentimos abocados a plantear nuestro futuro fuera de los escenarios”.

"Es muy duro pensar en tener que renunciar a un trabajo vocacional que sabes que enriquece la vida cultural del país y que da de comer a muchas familias”. Los artistas continúan dando su máximo durante estos meses de confinamiento, sin embargo, piden “por el bien de la economía nacional, de la cultura y de la imagen exterior de nuestro país, que no nos dejen caer, porque con nosotros, caerá la cultura española”.

Los artistas se quejan de que el cese de actividad no será suficiente para sacarlos de la crisis