domingo. 19.09.2021

MÁS DE 7 MILLONES DE EUROS EN INGRESOS, EL 80% POR CUOTAS

ATA integró once nuevas organizaciones en 2020 y sumó 103.000 asociados más

Lorenzo-amor-asamblea-ATA-2021
Lorenzo Amor, presidente de ATA, durante la Asamblea General.

La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) cerró el año de la pandemia obteniendo cifras récord de afiliación e ingresos.

ATA integró once nuevas organizaciones en 2020 y sumó 103.000 asociados más

La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) consiguió en 2020 incrementar en 103.000 el número de asociados a la organización, hasta representar a más de 500.000 personas del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA). También obtuvo más de 7 millones de euros de ingresos, de los que el 80% corresponden a cuotas pagadas de sus propios asociados. Para el presidente de la Federación, Lorenzo Amor, los logros conseguidos por ATA el pasado año son “históricos” y “récord” especialmente porque se producen en un momento muy duro para los trabajadores por cuenta propia, debido al estallido de la emergencia sanitaria provocada por el coronavirus.

En la celebración de la Asamblea General de la Federación celebrada este martes, su presidente destacó y agradeció el trabajo y el esfuerzo de todos y cada uno de los miembros de la organización por su labor diaria en favor del colectivo de autónomos durante los momentos más duros de la pandemia. Un esfuerzo que han podido ver "los más de 120.000 trabajadores autónomos que han sido asesorados y acompañados por el equipo de técnicos de la Federación" dijo Amor. Que además destacó, aparte de la labor de acompañamiento, las distintas campañas de formación puestas en marcha durante el año pasado: "hemos formado a más 4.200 autónomos en un año. 1.000 se han formado en diversas materias y a 3.200 le hemos ayudado en sus proceso de digitalización" especificó. 

 Amor también quiso poner en valor la respuesta obtenida a ese trabajo de ATA por parte de todos los autónomos del país ya que, “a pesar de la dureza de la pandemia en la economía y en el quehacer diario, la organización ha alcanzado una cifra histórica y récord de ingresos de 7.068.479,35 euros”. Se trata de un importe que, como dijo, es un 10,44% superior al que obtuvo ATA en 2019 y que no se deben a subvenciones, sino a las aportaciones de sus autónomos y empresas. Ya que a lo largo de 2020 un buen número de autónomos individuales y de organizaciones profesionales o sectoriales han apostado por formar parte de la Federación. 

En concreto, el año pasado once organizaciones pasaron a formar parte de la organización. Entre ellos destacan: 45.000 autónomos médicos; 35.000 fisioterapeutas; 7.500 podólogos; 7.000 ópticos; 2.200 taxistas autónomos de Canarias; 2.000 autónomos de la cultura y audiovisual; y 3.000 trabajadores por cuenta propia de otros sectores.

A ellos, se le unen los trabajadores por cuenta propia que se han afiliado a la Federación. Lo que en total suman más de 103.000 nuevos trabajadores por cuenta propia y profesionales que ya hay bajo el paraguas de la organización, desveló el presidente de ATA. “Algo estaremos haciendo bien, pues ya son más de 500.000 el número de autónomos que hay en ATA” anunció Amor.

Más de 5 millones de euros en cuotas de asociados

El aumento del número de autónomos y de sectores profesionales asociados a la Federación repercute directamente en sus ingresos económicos. En este sentido, Amor señaló que se habían incrementado “los ingresos por cuotas de autónomos y empresas. En concreto, las cuotas de autónomos y empresas han supuesto 5,5 millones de euros. Un 6% más que el año anterior”.

Así, y según la cuenta de resultados de ATA, la Federación percibió 5.120.029,50 de euros en concepto de cuotas de asociaciones; 129.200 euros a través de los convenios con organizaciones privadas y 246.070 euros de otros servicios. En total, son 5.495.299,5 euros de ingresos propios, frente a los 1.573.178,93 euros que percibió de la Administración a través de diversos convenios y proyectos finalistas. Según el presidente de la Federación, “el 80% de los ingresos de la organización provienen, a día de hoy, de las cuotas”. 

1,2 millones de personas siguen necesitando el escudo social

El presidente de la Federación, Lorenzo Amor, también aprovechó su intervención en la Asamblea General para reclamar al Gobierno al extensión de la prestación por cese de actividad y los ERTE más allá del próximo 31 de mayo. Amor no cree que se vaya alcanzar el 70% de la vacunación de la población en verano y, ante un posible escenario de cuarta ola de contagios, consideró crucial extender ambas medidas hasta diciembre.

“Hay más de 1,2 millones de personas acogidas al escudo social. Son 740.000 personas que siguen acogidas a un en ERTE y 470.000 autónomos que están en cese de actividad. Son cifras que se pueden incrementar a lo largo del mes si se produce una cuarta ola. Por eso es importante sentarse hablar en la mesa del diálogo social para ver qué va a pasar con estas medidas” subrayó Lorenzo Amor

Además remarcó la necesidad de hacerlo cuanto antes: “nos preocupa no llegar a salvar el verano” confesó el presidente de ATA. A su petición también se unió el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi, que clausuró la Asamblea General de ATA . En su opinión, la negociación para la extensión de los ERTE es un asunto “prioritario”. Además reconoció que “siempre hemos solicitado que los ERTE tienen que durar hasta final de año”.

Las ayudas directas: del BOE hasta el bolsillo del autónomo

Unido a la extensión de medidas como el cese y el ERTE, Amor aludió a la importancia de las ayudas directas, más de 7.000 millones de euros dirigidos a los trabajadores por cuenta propia y pequeños negocios. En este sentido, le preocupa el tardío en la concesión de las mismas: “ya están en el BOE (Boletín Oficial del Estado) pero el proceso burocrático hasta que llegue a la cuenta de los autónomos va a ser lento y vamos a llegar verano”.

Aspecto con el que también coincidió Garamendi, que afirmó que debería dejarse de llamar “ayudas directas” para denominarlas “ayudas compensatorias. Porque la realidad es que no estamos reclamando ayudas, sino compensaciones por los cierres sufridos, porque la pandemia nos ha roto nuestro ritmo habitual”. En este sentido, comentó que el criterio con el que deberían repartirse tendría que ser más objetivo para no dejar a nadie fuera. Las ayudas directas sólo están disponibles para los autónomos y negocios de 95 CNAES decretados por el Gobierno, que fueron escogidos a través de los sectores superprotegidos de los ERTE y que excluyen a actividades como las peluquerías, autoescuelas, tiendas de souvenir, etc.

Por último, Garamendi puso de relieve los 140.000 millones de euros que España va a recibir de Europa como un "segundo Plan Marshall", aunque a su juicio es esencial que se gestionen bien. Explicó que si bien la Unión Europea está pidiendo a España una serie de reformas para aplicar los Fondos Next Generation, Bruselas “no está pidiendo la contra-reforma laboral. Las reformas que está pidiendo Europa no tienen nada que ver con las que se nos están planteando por algunas partes del Gobierno” señaló el presidente de la CEOE.

ATA integró once nuevas organizaciones en 2020 y sumó 103.000 asociados más