miércoles. 02.12.2020

5 MEDIDAS PARA COTIZAR POR INGRESOS REALES SIN SUBIRLA

ATA pide reducir la cuota a los autónomos con bajos ingresos

Con el debate abierto sobre los cambios que quiere introducir el Gobierno para que los autónomos coticen por sus ingresos reales, la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos - ATA- propone cinco medidas que permitirían "mejorar las cotizaciones y aumentar la recaudación del sistema, sin obligar a los autónomos a cotizar más".
ATA pide reducir la cuota a los autónomos con bajos ingresos

La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos-ATA lleva años afirmando que está de acuerdo en negociar una reforma del RETA para que los trabajadores por cuenta propia mejoren sus prestaciones presentes y futuras, al mismo tiempo que contribuyan mejor al sostenimiento del sistema público de pensiones. Y aseguran que están alineados con lo que dice la recomendación cuarta de la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo que recientemente llegó a un acuerdo sobre las medidas que el Gobierno debe seguir para introducir los cambios pertinentes que mejoren y garanticen la supervivencia de las pensiones en general y, en particular, el modelo de cotización de los autónomos.

Aunque ATA está de acuerdo con la necesidad de esta reforma del RETA, también viene criticando desde hace días la propuesta del Ministerio de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones -y apoyado por otras organizaciones de autónomos- porque el sistema que han presentado para cotizar por ingresos reales dejaría fuera a la mitad de los autónomos del país, subiría las pensiones a unos 700.000 trabajadores por cuenta propia y, como aseguró su presidente Lorenzo Amor, acabaría siendo “un sistema injusto” porque pagarían más cuota los trabajadores por cuenta propia que tributan en estimación directa  ya que son los únicos de que Hacienda tiene información real sobre sus ingresos. Al margen de ello, Amor considera que éste no es el momento de realizar una reforma como le han propuesto porque, a su juicio, “sólo pretende una subida de cotizaciones que asfixiaría aún más a los autónomos" en medio de las graves dificultades que están soportando por la actual crisis del coronavirus.

Cinco medidas para la cotización por ingresos reales

Este es el motivo por el que ATA acaba de proponer cinco medidas alternativas para adecuar las cotizaciones de los autónomos a sus ingresos reales en consonancia con la recomendación cuarta de la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo que dice textualmente: “en estos momentos, y de manera gradual, acomodándose a la gran variedad de situaciones del colectivo de autónomos, se deben promover medidas para aproximar las bases de cotización de los trabajadores autónomos a sus ingresos reales”.

1.- Permitir que los autónomos mayores de 48 años, que suman prácticamente la mitad del colectivo, puedan adecuar de forma voluntaria su cotización a sus ingresos reales pudiendo elevar su cuota por encima de los 2.077 euros al mes, tope que en este momento la Seguridad Social ha establecido para ellos. Este límite viene de antiguo y se impuso sobre la idea de que muchos autónomos que venían de carreras de cotización muy bajas pretendían elevar sus bases al llegar a estas edades para mejorar su pensión. Era lo que algunos llegaron a considerar como una “compra  de pensión” y, por ello, si no habían cotizado hasta los 47 años por una base igual o superior a los 2.077 euros mensuales, la Seguridad Social ya no les permite elevarla por encima de este tope. Sin embargo ATA no entiende que sea un problema dejar a los autónomos que coticen más a cualquier edad si sus ingresos se lo permiten habida cuenta de que ello supone mayores ingresos para el sistema, sobre todo sabiendo que son el colectivo más numeroso,  y el autónomo logra una mejora de sus bases y de sus prestaciones. Algunos expertos añaden que este límite podría tener algún sentido cuando se calculaba la pensión en base a los últimos 15 años cotizados, pero no ahora que se calcula con los últimos 25 años y la tendencia es contemplar toda la vida laboral

2.- Permitir que los más de 900.000 autónomos societarios puedan deducir sus cotizaciones como gasto de empresa, al igual que se hace con las cuotas de sus asalariados. Según afirma ATA, el 60% de estos autónomos societarios estarían dispuestos a elevar sus bases de cotización si el coste pudiera deducirlo la empresa. Este aumento también redundaría en mayores ingresos para el sistema público de pensiones y para sus sostenibilidad, afirman en ATA.

3.- Autorizar que los autónomos puedan realizar aportaciones voluntarias a la Seguridad Social a lo largo de ejercicio independientemente de sus cuotas mensuales cuando sus ingresos y su liquidez se lo permitan. Esta medida mejoraría las bases de cotización de los trabajadores por cuenta propia si necesidad de que eleven su cuota mensual. Es decir, los autónomos mantendrían su cuota como está pero podrían elevar su base de cotización aportando libremente cantidades cuando su liquidez se lo permita. Sería un procedimiento parecido a las aportaciones que se hacen en los planes privados de pensiones o en los productos de ahorro-jubilación que ofrecen las aseguradoras.

4.- Permitir que los autónomos puedan cambiar su base de cotización seis veces al año eligiendo la que mejor se adecúa a su nivel de ingresos. Actualmente el sistema deja libertad a los trabajadores por cuenta propia para cambiar sus bases cuatro veces al año, elevándolas o reduciéndolas. Pero incrementar el número de posibilidades de cambio permitiría, según ATA, que los autónomos adecuasen sus cuotas a sus ingresos en cada momento, elevándolas o reduciéndolas en función de su economía.

5.-Reducir la cotización de los autónomos cuyos rendimientos netos del último año estén por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (SMI).  ATA propone en este caso dos especie de tramos:

-Una reducción del 50% de la cuota mínima (que pasaría de 283 euros a 141 euros mensuales ) para aquellos autónomos que no lleguen al SMI (950 euros al mes o 13.300 euros al año)

-Una reducción de 75% de la cuota mínima (que pasaría de 283 euros a 70,7 euros al mes) para aquellos autónomos cuyos rendimientos netos no lleguen al 50% del SMI (por debajo de 475 euros al mes o de 6.650 euros al año).

Esta última propuesta que, el líneas generales ya realizó ATA hace años, quizá sea la que más apoyo a concitado entre todas las partes que están negociando la reforma del RETA. Hay cierto consenso sobre la idea de que los autónomos cuyos rendimientos netos están por debajo del SMI no pueden pagar una cuota a la Seguridad Social que les supone, en el mejor de los casos, un tercio de sus ingresos. La cantidad que les quedaría para vivir estaría por debajo del límite de supervivencia. Este sería uno de los motivos, además, por los que muchas actividades acaban en la economía irregular y, según ATA, bajarles la cuota hasta niveles asumibles podría ser una ayuda para que muchos negocios aflorasen.

El presidente de ATA, Lorenzo Amor,aseguró que “siguiendo estas recomendaciones y aplicando estas propuestas se podrían mejorar las cotizaciones y aumentar la recaudación sin tener necesidad de obligar a subir las cuotas a muchos autónomos que, en estos momentos, están en una situación económica de asfixia”.

En estos momentos, las organizaciones de autónomos están a la espera de que el Ministerio de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones les vuelva a convocar para reanudar las negociaciones sobre la reforma del RETA. Una reforma que el ministro José Luis Escrivá quiere dejar lista antes de que acabe la legislatura.

ATA pide reducir la cuota a los autónomos con bajos ingresos