jueves. 09.07.2020

VEINTE MEDIDAS: ALGUNAS HASTA DICIEMBRE Y OTRAS PARA 2021

ATA propone una recuperación del tejido productivo en dos fases

Lorenzo Amor, presidente de ATA, durante la Comisión.
Lorenzo Amor, presidente de ATA, durante la Comisión.

Según ATA, el COVID-19 afectará al tejido productivo más allá de diciembre de 2020. Por eso, su presidente, Lorenzo Amor, propuso ante el Congreso de los Diputados un plan con dos fases para recuperar la actividad de los autónomos y que incluye más de veinte medidas. Algunas hasta final de año y otras para 2021.

ATA propone una recuperación del tejido productivo en dos fases

La crisis del COVID-19 seguirá afectando al tejido productivo más allá de la finalización del Estado de alarma. Es más, según el presidente de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, los efectos continuarán incluso más allá del mes de diciembre de 2020. Por eso, el presidente de ATA asegura que a los autónomos no les bastará con que se extiendan hasta final de año las medidas principales -como los ERTEs y el cese de actividad extraordinario -, sino que van a necesitar que, a lo largo de todo el 2021, el Gobierno ponga en marcha otra serie de iniciativas para mantener a flote al colectivo.

Amor presentó ante la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica en el Congreso de los Diputados un plan de dos fases para recuperar y ayudar a la vuelta de la actividad de los trabajadores por cuenta propia y pequeños negocios. Se trata de una propuesta que está dividida en dos partes: la primera, consistiría en activar una serie de medidas de carácter más urgente. Y la segunda reúne varias medidas que adoptar a lo largo del año 2021 para fomentar y apoyar el trabajo por cuenta propia tras la crisis del COVID-19.

El objetivo final del plan es “reorientar y adaptar nuestra economía y capacidad de producción a una realidad que ya no tendrá nada que ver con lo vivido antes de esta crisis sanitaria”. Algo que no será nada fácil porque, como advirtió el presidente de ATA, “la erradicación de los efectos del virus y la reconstrucción de nuestro tejido productivo será lenta y dolorosa”.

Primera fase: continuar con las ayudas hasta el 31 de diciembre

Para la Federación, lo principal en estos momentos - cuando “hay 3,2 millones de autónomos españoles que lo están pasando verdaderamente mal en esta crisis” -según dijo Amor -, es que el Gobierno prolongue las ayudas que ha implementado durante la crisis del COVID-19, asegurándose de que éstas lleguen “a todos los autónomos que las necesitan para garantizar su estabilidad hasta que la economía se recupere” explicó el presidente de ATA.

En este sentido, Amor considera fundamental la prolongación hasta final de año, es decir, hasta el 31 de diciembre, de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo y también de la prestación por Cese de Actividad extraordinario. Si el Ejecutivo no toma una decisión en las próximas semanas, ambas medidas llegarían a su fin el próximo 30 de junio.

Según los cálculos de ATA, la prolongación automática de los ERTEs hasta el 31 de diciembre salvaría este año el empleo de 500.000 trabajadores y a 200.000 empleadores. “Es necesario por el bien de la economía, del empleo y, en general, del país prorrogar los ERTE por causa de fuerza mayor a raíz del COVID-19 hasta el 31 de diciembre. Es la única forma de que autónomos y empresas puedan mantener el empleo” aseguró el presidente de ATA durante su intervención en la comisión.

Para Amor, es importante que, a la hora de implementar esta medida, las diferentes administraciones sean conscientes de la estacionalidad de cientos de miles de negocios.

Junto a la prolongación de los expedientes, ATA pidió también la extensión del Cese de Actividad extraordinario hasta el 31 de diciembre. La implementación de esta medida ha sido una de las más importantes para el colectivo de trabajadores por cuenta propia durante la crisis del COVID-19 – hay más de 1,4 millones de autónomos acogidos a ella y su extensión beneficiaría a casi 250.000 profesionales por cuenta propia.

Según Amor, la prestación debería prorrogarse no sólo para ayudar a todos aquellos negocios cuya actividad se hubiera visto afectada por cualquier tipo de restricción sanitaria o para aquellos que hubieran tenido pérdidas importantes de ingresos durante el tercer y cuarto trimestre con respecto al mismo periodo del año anterior, sino también para “un nutrido grupo de autónomos que se han quedado atrás, sin ayuda”.

El presidente de ATA apuntó que hay más de 150.000 de profesionales por cuenta propia que se dedican a una actividad estacional y que no han podido acogerse a la prestación, pues no estaban cotizando el 14 de marzo: “a estos autónomos se les debe dar protección y, si acreditan haber cotizado al menos durante 90 días entre el 1 de abril y el 31 de octubre de 2019 , asegurar su  acceso a la prestación por Cese de Actividad extraordinario”.

Hay que reformar también el Cese de Actividad ordinario

Unido a esto, ATA considera fundamental que se realice una reforma “en profundidad” de la prestación por Cese de Actividad ordinario, el conocido como "para de los autónomos". Esta medida, explicó Amor, “se aprobó en el año 2011 en esta cámara, se reformó en 2017 y se hizo universal en 2019 pero, sin embargo, a la mitad de los autónomos que lo solicitaron antes de la pandemia se les denegó”. Razón por la que apuesta por una reforma del mismo para hacerlo verdaderamente efectivo.

Segunda fase: medidas más allá de 2020

El presidente de la federación considera que, si bien son importantes la prolongación del cese, de los ERTEs y de los ICOs, no es menos importante que se ponga en marcha un plan a largo plazo que atienda a otros factores que inciden también en el trabajo por cuenta propia. Es, en este momento, dónde entra en juego la segunda fase del plan de ATA, que incluye una serie de medidas. Se trata de una veintena de iniciativas que van desde la introducción de una serie de novedades fiscales, hasta la reforma de ciertos aspectos del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), pasando por la apuesta por la Tarifa Plana y la lucha contra la España Vaciada.

En el ámbito fiscal, destacan la puesta en marcha del régimen de IVA franquiciado o, en palabras de Lorenzo Amor, “exonerar del pago del IVA a aquellos autónomos cuya facturación no supere los 30.000 euros al año. Porque somos, ahora mismo, el único país de la UE donde todavía no se ha implantado este IVA franquiciado. Sólo quedan Holanda y España”.

Proponen que se pongan en marcha una serie deducciones en impuestos para los pequeños negocios que hubiesen pasado por un ERTE y, especialmente, para “aquellos que han aguantado a pulmón sus plantillas sin ERTE y sin despido” y destacó que uno de cada cuatro autónomos ha mantenido a sus trabajadores durante la crisis sin necesidad de solicitar ninguna ayuda.

Por último, y dentro de las medidas fiscales, reclaman que se establezca el pago del IVA de las facturas cuando se cobren y no cuando de devenguen. "El IVA de caja es una medida que se incluye en todos sus programas, es hora de ponerlo en marcha” dijo Amor.

Una Tarifa Plana de 100 euros tras el COVID-19

Otra de las medidas que destacan en esta segunda fase es la creación de una Tarifa Plana de 100 euros durante seis meses para aquellos autónomos que hubieran sido beneficiarios de la prestación por Cese de Actividad extraordinario.  El presidente de ATA también animó a que, durante el año 2021, se "cambien algunos aspectos que conciernen al RETA” y apostó por la implementación de un mecanismo que facilite a los trabajadores por cuenta propia cotizar proporcionalmente a los ingresos que perciban en cada momento, también la reducción del Impuesto de Sociedades para los autónomos societarios, que permitiría a éstos elevar sus cotizaciones y la posibilidad de realizar aportaciones voluntarias al RETA

Además, el presidente denunció en su intervención la exclusión que hace la norma del Ingreso Mínimo Vital a los autónomos societarios, ya que sólo los persona física pueden acceder. “Muchos autónomos societarios no llevan sombrero y puro, son familias que llevan un restaurante, un taller o peluquerías y se les ha dejado fuera". Por eso, Amor reclamó que se corrigiera esa situación y, además, se flexibilize también el subsidio para mayores de 52 años.

Por último, y encaminado a ayudar especialmente a los negocios que peor lo han pasado durante la crisis, Amor pidió un sistema de quitas de las deudas públicas con Hacienda y/o la Seguridad Social; la creación de un Régimen Sancionador en la Ley de Morosidad, el fomento del emprendimiento, “porque en España tenemos un problema grave de morosidad. Hay en estos momentos ayuntamientos que pagan a 400 días”.

Además, "no me quiero olvidar de los problemas que padecen los autónomos en las pequeñas poblaciones, en esa España vaciada, que suelen ser muchas veces más graves que en las grandes ciudades” afirmó Amor. Tampoco del fomento del emprendimiento, especialmente, el femenino. 

Para Amor es crucial que se pongan en marcha, cuanto antes, todas estas medidas. En definitiva, se trata de "anticiparnos ahora para no lamentar luego un reguero de negocios cerrados” añadió.

La extensión del cese une a los autónomos

La prórroga de la prestación por Cese de Actividad extraordinario hasta el próximo 31 de diciembre es una medida que ha unido a las tres organizaciones de autónomos: ATA (Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos), UPTA (Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos) y UATAE (Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores).

En este sentido, el secretario general de UPTA, Eduardo Abad, aseguró en su intervención que la “prolongación de la prestación no tiene discusión”. Abad aprovechó su ponencia para denunciar el problema que tienen actualmente los trabajadores autónomos para acceder a las ayudas sociales aprobadas por el COVID-19, que obligan a la baja efectiva del profesional por cuenta propia. “Ésta es una situación que tenemos que reparar porque perjudica  a millones de trabajadores autónomos” aseguró.

También animó a “encontrar de forma urgente mecanismos de protección para los autónomos que estén en peores condiciones”. Es decir, para "aquellos autónomos que están ahora mismo en una condiciones en las que les va a ser imposible recuperar la vida de su negocio durante este año 2020” especificó el presidente de UPTA.

Por su parte, la presidenta de UATAE, María José Landaburu, hizo hincapié en la necesidad de “redefinir aquellas medidas que no han sido efectivas y multiplicar el alcance las medidas que sí lo han sido”. También advirtió del problema que están teniendo muchos pequeños negocios para acceder a los créditos ICO y señaló que hay “prácticas bancarias que hay que vigilar”.

Díaz abre la puerta a la prolongación de los ERTEs

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, también compareció en la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica. Durante su intervención dejó la puerta abierta a la prolongación de los ERTES. Díaz aseguró que el Gobierno ha hecho un esfuerzo enorme para poner en marcha lo ERTEs, evitando con ello la pérdida de cientos de miles de puestos de trabajo, “para ahora dejarlo caer”. No obstante, la titular de Trabajo no aclaró ni cómo sería esta prórroga, ni hasta cuándo se extendería. Lo único que apuntó es que la decisión se tomará en la Comisión Tripartita.

En este sentido, Antonio Garamendi, presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) comentó que será complicado conocer antes del día 15 de junio lo que pasará con los ERTEs, aunque sí que adelantó que se está trabajando en la línea de “diciembre” y  en la “adaptabilidad” de estas medidas.

ATA propone una recuperación del tejido productivo en dos fases