Macroconcentración en Madrid el 23 de enero

Los autónomos del campo elevarán las protestas por toda España para denunciar su precaria situación

Este 23 de enero, ganaderos, agricultores y autónomos del medio rural se manifestarán frente al Ministerio de Agricultura y Pesca para denunciar el abandono de su sector y su baja rentabilidad. Estas movilizaciones se extenderán por toda España.

Los autónomos del mundo rural preparan movilizaciones.
Los autónomos del mundo rural preparan movilizaciones.
Los autónomos del campo elevarán las protestas por toda España para denunciar su precaria situación

La difícil situación del campo, lejos de mejorar, sigue asfixiando a los autónomos dedicados al mundo rural. Por ello, desde hace más de un año, este sector estratégico ha planteado distintas movilizaciones que se irán intensificando a lo largo de las próximas semanas por todo el territorio español.  Asociaciones, plataformas y colectivos ligados a la agricultura o ganadería, levantarán su voz este 23 de enero en Madrid frente al Ministerio de Agricultura y Pesca para reivindicar el pago por un precio justo en sus productos. Movilización que se repetirá en distintos territorios como Logroño, Murcia,  Burgos. Salamanca o Santiago de Compostela en las próximas semanas.

Va a haber muchas manifestaciones en las próximas semanas.  Además de paralizar el Paseo de la Castellana el próxima día 23, los agricultores de toda España quieren hacerse oír. El día 26, Logroño, Santiago de Compostela, Salamanca y Burgos – un día clave y quizás el más importante en cuanto a movilizaciones – saldrán a la calle. No podemos plantear una huelga general porque eso en el campo no existe. No podemos dejar de alimentar a nuestros ganado o cuidar nuestros cultivos. Pero si queremos hacer ver a la Administración, la ciudadana e incluso Europa, que somos capaces de movernos a la capital y hacer mucho ruido”, explicó Diego Juste, portavoz de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA).

“Vemos como la venta de nuestros productos se tiran a la baja, mientras que nuestros costes se disparan. Pedimos un plan de choque al Gobierno, la mayoría de nuestras reivindicaciones son transversales. Especialmente, que las empresas de distribución y venta cumplan con la Ley de la Cadena Alimentaria para garantizar unos precios justos para nuestros productos y y la futura Ley de Protección Animal.”, añadió el portavoz de UPA.

Éstas son las demandas de los autónomos del mundo rural en sus manifestaciones

  • Plan de choque ante el incremento de los costes de producción agrícolas y ganaderos.
  • Aplicación “a rajatabla” de la Ley de la Cadena Alimentaria para garantizar unos precios justos para nuestros productos.
  • Por una PAC para la agricultura y ganadería familiar, que establezca mayores apoyos para jóvenes y mujeres rurales.
  • Control exhaustivo de las importaciones y aplicación de cláusulas que impiden relaciones comerciales injustas en los acuerdos con terceros países.
  • Fortalecimiento del sistema de seguros agrarios, con cambios que lo hagan más universal y accesible.
  • Planes hidrológicos adaptados al futuro del sector agrario que permitan la consolidación, modernización y optimización de los regadíos, así como un reparto más justo entre las explotaciones.
  • Reducción de las tarifas eléctricas que están ahogando al mundo rural y aplicación de la doble potencia en el sector agrario, tal y como ya recoge la ley.
  • Retirada del lobo del LESPRE y desarrollo de planes de gestión sostenible de la especie.
  • Adecuados servicios sociales y sanitarios en el medio rural y desarrollo de planes educativos, formativos y de empleo que permitan el progreso sostenible del medio rural.

El Gobierno no hace efectiva la Ley de la Cadena Alimentaria tras un 2021 horrible para el sector

El Gobierno aprobó en mayo de 2021 la Ley de Cadena Alimentaria con el fin de solucionar los problemas del sector agrícola y ganadero, y de este modo compensar las pérdidas del sector. Sin embargo, después de su aprobación, estos autónomos siguen sufriendo las consecuencias del desequilibrio entre precio por el que veden sus productos en el mercado y los costes que deben asumir.

El 2021 no ha sido un año sencillo para la ganadería y la agricultura. La situación de estos autónomos, lejos de mejorar, sigue empeorando con una subida constante de costes sobre el precio de las semillas, los abonos, el plástico, la luz, gasoil o  fitosanitarios, que hacen casi impracticable la actividad, siendo la campaña de producción más cara de su historia. Ante esto, ven impotentes como sus productos suben de precio en los supermercados. Desde la plataforma de venta online de frutas y verduras Consentio aseguran que el precio de venta al público de los productos del campo ha aumentado un 30%. 

Desde UPA confirman que, aunque ellos hayan elevado el precio algunos céntimos para poder subsanar la subida de estos costes, la gravedad del problema persiste y está llevando al cierre de granjas. “Al campo sólo llegan las migajas”, añadieron fuentes de la agrupación. Explicaron que, el sector vacuno y cárnico – en especial el productor de cordero durante las fiestas – ha experimentado cierta mejoría, pero simplemente para recuperar el precio que existía antes de la pandemia.  Sin embargo, un ejemplo claro de la inflación es la leche. Producir un litro de leche en España les cuesta a los ganaderos una media de 38 céntimos por litro. Sin embargo, actualmente se les está pagando 34 céntimos por litro cuando la venta al público ronda los 80 céntimos de media. Con estos datos, la asociación afirmó que cada día cierran entre 2 y 3 explotaciones lácteas en nuestro país que provocará, según UPA, en el cierre de unas 600 granjas anuales en los últimos seis años.

Por otra parte, los piensos para el ganado se han encarecido cerca de un 30%. Al igual que las semillas (un 20%), los fertilizantes (un 300%), el agua (un 33%), abonos (un 48%) o los plásticos que se utilizan en cultivos de invernadero (46%). Costes que agravan aún más la situación del sector.

El campo recibe el 2022 con mucha incertidumbre

La crisis que está atravesando España no ha hecho más que agravar la difícil situación que estaba viviendo el campo. A pesar de que, durante la pandemia, los pequeños agricultores y ganaderos se pusieron de inmediato al frente de sus explotaciones para poder suministrar a los españoles, su trabajo no se ha traducido en beneficios. Si bien la actividad de los autónomos no quedó suspendida, la crisis está generando pérdidas en la mayor parte de las pequeñas explotaciones que muy posiblemente continúen el próximo año.

 “Predecir cómo va a ser el 2022 es muy difícil. Durante el último año, las condiciones meteorológicas – los efectos del cambio climático ya se están notando- han destrozado las explotaciones. Sequías, lluvias torrenciales o heladas son las tristes previsiones que de nuevo tendrá que afrontar el campo”, afirmaron fuentes internas de UPA. Estos autónomos, dicen desde UPA, sólo desean que los costes del campo se compensen y equiparen a los precios que tienen los consumidores. “Necesitamos legislaciones que nos apoyen, sino, el próximo año seguirán cerrando explotaciones y miles de autónomos se quedarán por el camino”.

Los autónomos del campo piden a los ciudadanos que se acerquen al consumo local

El impulso de los productos agrícolas y cárnicos de cercanía a los consumidores es un pequeño gesto puede suponer un gran respaldo al campo español. Por ello, ante la drástica situación del sector, piden a los ciudadanos que se presten a comprar frutas, carnes, huevos, leche y verduras lo más cercano posible a su punto de origen. “Cuando los consumidores vayan a hacer la compra es muy importante que busquen los productos de temporada, que miren con lupa la procedencia de ese pollo o cerdo que van a consumir. Si estos artículos proceden de España, de su tierra, de su hogar, saldremos ganando todos”, concluyeron desde UPA.

Los autónomos del campo elevarán las protestas por toda España para denunciar su precaria situación