Miércoles. 24.04.2019

EN LA CUOTA EMPRESARIAL Y DURANTE TRES AÑOS

Los autónomos que contraten a parados de larga duración se ‘ahorrarán’ hasta 1.500 euros

Los autónomos que contraten a parados de larga duración se ‘ahorrarán’ hasta 1.500 euros

Ayer entraron en vigor las bonificaciones en la cuota empresarial por la contratación de desempleados que lleven doce meses o más en esta situación de paro. La cuantía será de 1.300 euros al año en el caso de hombres y de 1.500 euros anuales si los contratos se realizan con mujeres.

Los autónomos que contraten a parados de larga duración se ‘ahorrarán’ hasta 1.500 euros

El pasado año, 434.104 autónomos persona física mantuvieron 887.093 empleos asalariados. Para este 2019 se estima que el colectivo creará otros 65.000 puestos de trabajo por cuenta ajena. Parte de estas contrataciones recaerán en grupos en riesgo de exclusión social como los parados de larga duración, que en el cuarto trimestre de 2018 sumaron 1.331.200 según los datos del INE (Instituto Nacional de Estadística). En tal caso, podrán beneficiarse de la bonificación mensual en la cuota empresarial que entraba en vigor ayer día 1 de abril.

Así, los autónomos empleadores que incorporen a su negocio a una persona que lleve como mínimo 12 meses en paro (en los 18 anteriores a la contratación) y esté inscrita como demandante del empleo en el SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal) podrán bonificarse 108,33 euros -si el contratado es un hombre- o 125 euros -si el alta recae en una mujer- en la cuota empresarial mensual. Esto supone un montante de 1.300 euros o 1.500 euros anuales, según el género del nuevo empleado. A éstas se sumarán las que las comunidades autónomas, como es el caso de Madrid, que prevé ayudas de hasta 7.500 euros por contratación de desempleados procedentes de colectivos vulnerables, hayan diseñado al efecto.

El autónomo que opte por contratar a personas integradas en este colectivo deberá tener en cuenta que el contrato ha de formalizarse con carácter indefinido y que éste deberá mantenerse como mínimo tres años desde la fecha de inicio de la relación laboral, en caso contrario se tendrá que reembolsar íntegramente el incentivo.

No obstante, si el despido fuese procedente, por incapacidad, muerte, jubilación, por haber finalizado el tiempo de la obra o servicio o por no haber superado el periodo de prueba, no se considerará incumplimiento y, por tanto, no se tendrán que devolver la cantidad bonificada.

Por otra parte, también se aplicarán las bonificaciones a los contratos a tiempo parcial, en cuyo caso se bonificará la parte proporcional aplicable a la jornada de trabajo que se acuerde entre el autónomo y el trabajador.

Remake de una medida que ya existía

La medida fue aprobada por el Consejo de Ministros el pasado 8 de marzo y se incluye en el Real Decreto que contiene la extensión del subsidio para mayores de 52 años. Sin embargo, no es la primera vez que se aprueban incentivos para la incorporación de desempleados de larga -entre 12 y 24 meses- o muy larga duración -más de 24 meses- al mercado laboral.

La anterior ministra de Empleo y Seguridad Social (ahora Trabajo, Migraciones y Seguridad Social), Fátima Bañez, impulsó el Contrato de Apoyo a Emprendedores, aprobado por el Gobierno del Partido Popular en julio de 2012 y que fue derogado por los socialistas en el Real Decreto Ley de 28 de diciembre del pasado año. Además de las previstas por la contratación de jóvenes entre 16 y 30 años, dicha modalidad incorporaba también bonificaciones en la cuota empresarial por la contratación de parados de larga duración, las cuales eran de la misma cuantía y por el mismo periodo que las que entraron en vigor ayer.

En definitiva, el Ejecutivo de Pedro Sánchez habría hecho un ‘remake’ de una medida que, sin contar el impasse del primer trimestre de este 2019, llevaría en vigor casi siete años. De hecho, desde el máximo de 2013 el número de parados de larga duración se ha reducido en más de 281.000 (un 7,2% sobre el total de la población activa), según los datos proporcionados por el INE. Es más, en el último año el número de desempleados que llevan más de 12 meses inscritos en las listas del INEM se ha rebajado un 1,3%, desde el 7,1% del cuarto trimestre de 2017 al 5,8% del mismo periodo de 2018, hasta el 1.331.200.

Los autónomos que contraten a parados de larga duración se ‘ahorrarán’ hasta 1.500 euros