domingo. 26.09.2021

EL AÑO QUE VIENE COMENZARÁ EL PROCESO DE INFORMACIÓN

Los autónomos no cotizarán por ingresos reales hasta 2023 y habrá un régimen transitorio de 9 años para su aplicación

ata-reunion

Los autónomos no cotizarán por ingresos reales hasta el 2023. El Gobierno se ha dado cuenta de la complejidad que conlleva este proceso que se iniciará, sin efecto para las cuotas, el año que viene. Incluso establecerá un régimen transitorio de 9 años para ajustar el nuevo sistema. 

Los autónomos no cotizarán por ingresos reales hasta 2023 y habrá un régimen transitorio de 9 años para su aplicación

El Gobierno se ha dado cuenta finalmente de la complejidad que entraña la reforma del RETA necesaria para instaurar un sistema por el que todos los autónomos coticen según sus ingresos reales. Este hecho le ha llevado a posponer sus planes. De esta forma, el nuevo régimen de cotización no será efectivo en 2022 como pretendía el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, sino que se aplicará a partir de 2023. Incluso se abrirá un periodo transitorio de nueve años para evaluar su eficacia y realizar cambios. En principio, la cuota seguirá siendo voluntaria y el autónomo regularizará su cotización cada año al final de su ejercicio fiscal que será cuando se determinen sus verdaderos ingresos reales. No obstante, el autónomo podrá cambiar de base de cotización seis veces al año para poder ir adecuándolas a sus rendimientos netos.

Todos estos avances fueron acordados este martes en una reunión del diálogo social mantenida entre el Ministerio de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones, con las organizaciones de autónomos. Entre todos ellos, una de las novedades que más destacaron fuentes internas de la negociación es la prórroga hasta 2023 del nuevo sistema de cotización. Aseguraron que éste es uno de los “grandes avances” que se consiguió en la reunión mantenida porque permite disponer de más tiempo para desarrollar esta reforma que es sumamente compleja. Uno de estos problemas se encuentra en “las dificultades técnicas existentes de la Agencia Tributaria para determinar los rendimientos netos de todos los autónomos, no sólo de los que están en estimación directa,” una información que es clave para poder aplicar el nuevo sistema de cotización por ingresos reales.

Estos problemas ya habían sido señalados en numerosas ocasiones por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA). En diferentes estudios publicados, detallaban como el futuro sistema sólo se podría aplicar a aquellos profesionales que tributasen en estimación directa, dejando fuera a los autónomos del sistema de módulos, a los familiares, a los nuevos emprendedores o a los societarios. Y sobre los que es muy complicado conocer sus ingresos o, mejor dicho, sus rendimiento netos

Se necesitan nuevos procedimientos y herramientas

Se trata de una dificultad sobre la que parece ser ya consciente el Ministerio de Seguridad Social, Inclusión y Migraciones. Según detallaron fuentes de la negociación, el Ejecutivo considera que para obtener esa información es necesario habilitar nuevos procedimientos y herramientas dentro de la Administración.

En concreto, explicaron que, para conseguir determinar los rendimientos netos de todos los autónomos, tienen que crearse nuevos mecanismos de gestión y recaudación en Seguridad Social y en la Agencia Tributaria. “Se necesita tiempo para desarrollar esos nuevos procedimientos internos. Y luego diseñar una nueva herramienta para llevar a cabo esa comunicación con los autónomos” dijeron.

  • El proceso de información comenzará en 2022

Ésta dificultad es la razón por la que el Gobierno haya cambiado sus planes y haya dejado para 2023 la aplicación del nuevo sistema de cotización por ingresos reales. De cualquier manera, el Gobierno quiere aprobar el sistema el año que viene para ir quemando etapas con el fin de poderlo aplicar en 2023. Durante el 2022 se establecerán las bases del sistema y las obligaciones formales de información que tendrán los autónomos sobre sus rendimientos netos con el fin de irlos encuadrando dentro de unos tramos de cotización, aunque éstos aún no se aplicarán y no tendrán efecto sobre su cuota. Se trataría de ir calibrando el nuevo sistema y los futuros tramos con el fin de tenerlo todo preparado para poder dar el pistoletazo de salida el 1 de enero del 2023.

¿Cómo será el sistema de cotización por ingresos reales para autónomos?

El cambio en la fecha de a aplicación de un nuevo sistema de cotización por ingresos reales para los autónomos no fue la única novedad de la reunión mantenida este martes. Así, y a pesar de que todavía falta mucho por negociar, se avanzaron algunos detalles de cómo va a funcionar el nuevo sistema.

.“El Gobierno tiene sobre la mesa en estos momentos 13 tramos de cotización en base a los rendimientos netos de 2019. Pero este es uno de los aspectos que hay pendientes de negociar, porque los ingresos de los autónomos de 2020 van a ser muy diferentes” dijeron.

Es decir, y en base a lo que en este momento se está negociando, los trabajadores por cuenta propia podrían seguir eligiendo voluntariamente qué cuota quieren pagar y, al final del ejercicio fiscal, se les encuadraría en un tramo de base de cotización en base a sus rendimientos netos. Será el momento de que el autónomo regularice su cuota al alza o a la baja en función de los ingresos declarados. No obstante, también podrán modificar su cuota hasta en seis ocasiones a lo largo del año como pidió ATA. Esta es otra de las novedades que podría incluir el nuevo sistema, pues en estos momentos los autónomos sólo pueden cambiar su cotización cuatro veces.

Aunque queda aún más de año y medio por delante, el nuevo sistema de cotización por ingresos reales se basaría en una fórmula por la que el autónomo podría seguir eligiendo su cuota voluntariamente y, transcurrido el ejercicio fiscal -y en base a los datos fiscales que ya posee Hacienda- podrá regularizar su cotización con la Seguridad Social. Esto quiere decir que una vez que acabe el año económico y se cierren las cuentas del negocio -se resten los gastos a los ingresos, y se apliquen las deducciones fiscales – y se conozca verdaderamente los rendimientos netos, los autónomos tendrán que ajustar sus cotizaciones. De esta forma, si sus rendimientos han sido inferiores a la cuota pagada, la Administración podría tener que devolverle los importes recaudados indebidamente. Y en el caso contrario, si ha pagado menos cotización de lo que ha ingresado, deberá abonar las cantidades que les corresponde. Las fuentes internas de la negociación comparan su funcionamiento con el actual sistema de la declaración de RENTA.

Por último, destacaron, los autónomos deberán tener en cuenta que las prestaciones de la Seguridad Social sobre las que puede beneficiarse a lo largo de un año (cese de actividad, incapacidad temporal, maternidad, accidente de trabajo, etc) dependerán de lo cotizado mes a mes y no de la cuantía que se haya regularizado el siguiente. Es decir, obtendrá una prestación acorde a la cotización que esté pagando cada mes en el caso de que le suceda alguna eventualidad. Razón por la que desde todas las instancias aconsejan que los autónomos coticen tanto como puedan ya que de ello dependerá la cuantía de sus prestaciones presentes y futuras.  

Un régimen transitorio de nueve años

Para ir calibrando el funcionamiento del nuevo sistema de cotización para autónomos, se ha planteado un régimen transitorio de nueve años con el fin de "asumir todas las dificultades técnicas asociadas a él. Con revisión cada tres años a través de la Comisión de Diálogo Social Extendida. Lo que significa que cada tres años las organizaciones de autónomos revisarán el funcionamiento del nuevo sistema” dijeron fuentes de la negociación.

Pero y para llegar hasta ese momento en el que el nuevo sistema esté listo, todo apunta a que el Gobierno y las organizaciones de autónomos van a tener que dialogar mucho. “Estamos sentando las bases, los ritmos y el periodo transitorio para su aplicación. Los detalles del funcionamiento aún no los tenemos y ahí estará precisamente la ardua tarea de negociación” reconocieron desde el diálogo social.

Los autónomos no cotizarán por ingresos reales hasta 2023 y habrá un régimen transitorio de 9 años para su aplicación