Sábado. 21.04.2018

LA IEF DICE QUE LA FP DUAL ES LA SOLUCIÓN

Los autónomos no encuentran profesionales para contratar

José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia e Ignacio Osborne, presidente del Instituto de la Empresa Familiar
José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia e Ignacio Osborne, presidente del Instituto de la Empresa Familiar

Encontrar un profesional cualificado es la tercera gran dificultad a la que se enfrentan los autónomos y las empresas españolas a la hora de contratar. Por eso, la Formación Profesional Dual se ha convertido por un lado en una vía de acceso al mercado de trabajo para los jóvenes -el 74% encuentran empleo- y, por otro, en una forma para que autónomos y empresas puedan encontrar personal cualificado.  

Los autónomos no encuentran profesionales para contratar

España es un país de contrastes y no sólo por su diversidad geográfica. La tasa de paro juvenil se eleva hasta el 37,5% duplicando, con creces, la nacional (16,4%). Sin embargo, se da la paradoja de que una de cada cuatro empresas - incluidos los autónomos- no encuentran profesionales cualificados para ejercer determinadas profesiones. De hecho, es la tercera gran dificultad a la que se enfrenta el tejido empresarial de España (tras encontrar clientes y la competencia), estando casi diez puntos por encima del acceso a la financiación.

Este es el panorama que refleja el estudio Orientación Profesional y Formación Dual. Hacia un modelo integrado para el empleo juvenil, elaborado por el Instituto de la Empresa Familiar y patrocinado por la Fundación Bankia, que destaca la importancia de la Formación Dual como herramienta de lucha contra el desempleo juvenil. A este respecto, Mercedes Chacón, directora de la Fundación Bankia por la Fundación Dual, ha destacado que “el 74% de los estudiantes que cursan Formación Profesional Dual encuentran empleo una vez acabado el periodo formativo frente al 63% de los universitarios”.

Los datos reflejan lo que está ocurriendo a pie de calle. Es, por ejemplo, el caso de un taller situado en el madrileño Paseo de la Habana cuyo dueño lleva varios meses buscando un mecánico. Y no por falta de demanda. Al puesto han postulado personas con titulaciones superiores, incluso un bailarín. Ninguno cumple con la especialización que requiere el oficio de reparar vehículos a motor.

Precisamente la sobrecualificación es una de las barreras que lastran el mercado de trabajo en España. El estudio detalla que el número de universitarios es muy superior al de aquellos que cursan Formación Profesional. Asimismo, tal y como refleja la Encuesta de Inserción Laboral del INE, el 10% de los encuestados no volverían a cursar estudios universitarios y el 30% de quienes sí lo harían escogerían otra carrera.

Este síndrome de la 'titulitis' incide en que España registre una de las mayores tasas de desempleo juvenil de toda Europa. Por el contrario, aquellos países donde la Formación Profesional, y más concretamente la Formación Profesional Dual se encuentra más implantada, como Alemania o Austria cuentan con tasas de paro juvenil de apenas el 7% y el 11% respectivamente. Ante esta situación, Ignacio Osborne, presidente del Instituto de la Empresa Familiar ha destacado la importancia de la apuesta por la Formación Profesional Dual "debe convertirse en un objetivo común y de largo plazo, al margen de debates partidistas y de intereses electoralistas".

Por otra parte, reducir la brecha entre licenciados universitarios y graduados técnicos depende en gran medida de dar un vuelco a la orientación profesional que en España “no es la adecuada. El 60% recae en las madres, no en profesionales cualificados”, ha afirmado rotundo Esteban Sastre, director de Economía y Empresa del Instituto de Empresa Familiar.

Del desprestigio a la oportunidad

Fue en 2012 cuando el Gobierno del Partido Popular reguló la Formación Profesional Dual en España. Desde entonces el crecimiento ha sido constante y sostenible. El número de alumnos se ha quintuplicado en los últimos cuatro años, hasta alcanzar los 23.919. Éxito que también se percibe en el número de centros formativos adscritos, cerca ya de los 900. Más llamativo es el incremento del número de empresas que participan en este modelo, de las 513 del curso 2012-2013 a las 9.916 del pasado año escolar. Chacón ha explicado que el hecho de que las empresas y autónomos crezca en mayor proporción que el de alumnos se debe a “la progresiva incorporación de pymes y autónomos. Inicialmente no se atrevían a entrar”, ha explicado Chacón.

No obstante, queda mucho margen para avanzar. Sólo el 2,8% de los alumnos que optan por la Formación Profesional lo hace en su modalidad Dual. Juan Corona, director general del Instituto de la Empresa Familiar, ha insistido en que “hay que trabajar en los procesos de adecuación de la FP Dual a la estructura empresarial de España” integrada en su mayor parte por autónomos y micropymes. Para ello “es clave fomentar el asociacionismo entre las pequeñas y medianas empresas, incluyendo también a los autónomos, para promover sinergias formativas de las que puedan aprovecharse las empresas, al contar con personal específicamente formado, y los jóvenes, al ampliar su experiencia profesional en los diversos procesos productivos”.  

No son prácticas

Chacón ha sido tajante a la hora de desmitificar el modelo de la FP Dual. “No son prácticas. Es mucho más. Es la suma de formarse y adquirir competencias desde el puesto de trabajo. Los alumnos aprenden actitudes, habilidades personales, capacitaciones técnicas, a tomar decisiones…”

En esta misma línea se ha pronunciado el presidente de Bankia, José Ignacio Gorigolzarri “la FP Dual es un vector básico en la estrategia social de la entidad porque significa creación de empleo y mejora la competitividad de las empresas. Conceptos ambos que favorecen la cohesión social. Además, es clave para mejorar las competencias de los futuros profesionales y adaptarlas a las demandas de las nuevas profesiones”. Gorigolzarri ha insistido en que este modelo “es también eficiente tanto en los segmentos de mayor edad como en el de los parados de larga duración”.

La entidad cuenta con un programa específico de FP Dual cuyos objetivos son, entre otros, incentivar el acceso al autoempleo, potenciar la transferencia de conocimiento entre las instituciones, los centros formativos y las empresas y llevar estos programas a centros tecnológicos y departamentos de I+D de las empresas.

Por su parte, Osborne ha insistido en el papel de la Formación Profesional a la hora de desestigmatizar la figura de la empresa "es clave porque hace que los jóvenes cambien el concepto de empresa y la perciban como algo accesible".

Ahorro de 260 millones

Además de los efectos en el empleo, mejorar el modelo de FP Dual en España supondría un ahorro de 26.000 euros por alumno que en lugar de cursar carrera universitaria optase por este tipo de formación, según los cálculos del Instituto de la Empresa Familiar. Así, por cada 10.000 alumnos el Estado se ahorraría 260 millones de euros en su periodo formativo, a lo que se añade que los profesionales se incorporarían antes al mercado laboral y con una mayor cualificación.

En este sentido a finales de año el Gobierno anunció que está trabajando en un Real Decreto que desarrollará el actual modelo cuyo borrador “se está debatiendo en las Comunidades Autónomas”, ha aclarado Corona. Asimismo, el director general del Instituto de la Empresa Familiar, ha enunciado algunas de las propuestas que impulsarían la FP en España y llevarían a que la tasa de desempleo en España convergiese con la del resto de socios europeos. Incorporar la Formación Profesional Dual como uno de los grandes pilares del futuro Pacto por la Educación, potenciar la figura del orientador profesional e integrarla como parte del proceso formativo, definir la figura del tutor y formar al profesorado, incentivar la movilidad de los jóvenes o promover la Formación Profesional entre los autónomos y las pymes de cara a satisfacer las necesidades locales o sectoriales, son algunas de las iniciativas que el Instituto ha puesto encima de la mesa tanto de la administración como del sector privado. 

Los autónomos no encuentran profesionales para contratar