viernes. 15.01.2021

A PESAR DE TENER SU NEGOCIO CERRADO

Los autónomos que cobraron la prestación por maternidad o paternidad no pueden acceder al cese de actividad

Los autónomos que cobraron la prestación por maternidad o paternidad no pudieron acceder, en muchos casos, al cese de actividad antes de junio. A pesar de estar cerrados o con bajos ingresos.
Los autónomos que cobraron la prestación por maternidad o paternidad no pueden acceder al cese de actividad

Los autónomos que fueron padres a principios de este año siguen sin poder acceder, en la mayoría de los casos, al cese de actividad. La prestación que puso en marcha el Gobierno a finales de septiembre y que se extenderá hasta el 31 de enero contempla un nuevo requisito que, hasta ese momento, no estaba incluido y que exige haber percibido las ayudas extraordinarias antes de junio.

La sorpresa llegó para muchos autónomos y autónomas cuando, a pesar de que su negocio estaba cerrado o con una fuerte caída de ingresos, se les denegó el actual cese de actividad por no haberlo percibido durante el estado de alarma, ya que tuvieron un hijo a principios de 2020 y estaban cobrando en ese momento la prestación por paternidad o maternidad, incompatible con el cese.

La prestación por cuidado de los hijos recién nacidos ha venido cubriendo al autónomo durante un periodo de 12 semanas y a la autónoma durante 16 aunque, ambos periodos se unificarán en 16 semanas a partir del 1 de enero próximo.  Esto significa que los trabajadores por cuenta propia que hubieran tenido un hijo en pleno estado de alarma no pudieron acceder al cese de actividad por cobrar la paternidad.

Los autónomos que fueron padres siguen sin poder acceder

Tras el verano, muchos padres y madres al frente de un negocio han visto caer su actividad y pasaron a cumplir todos los requisitos para acceder al cese de actividad de septiembre, excepto uno: haber percibido las ayudas antes de junio. 

La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) sigue recibiendo a día de hoy quejas de trabajadores y trabajadoras por cuenta propia que se encuentran precisamente en esta situación: cuando tuvieron a su hijo no percibieron el cese de actividad porque estaban cobrando la prestación por maternidad o paternidad y, ahora que lo necesitan, no pueden acceder a esta ayuda extraordinaria por el simple hecho de no haber accedido a ella durante el estado de alarma.

Dos requisitos que les impiden cobrar la prestación

La explicación que se les está dando a estos padres autónomos está en dos requisitos diferentes del actual cese de actividad: el primero su incompatibilidad con “cualquier otra prestación de Seguridad Social que el beneficiario viniera percibiendo y fuera compatible con el desempeño de la actividad que desarrollaba”, como es el caso de la paternidad o maternidad.

El segundo de los requisitos que les excluye a ellos y a otros colectivos de autónomos es el hecho de que, para percibir el cese de actividad actual se tenía que estar "percibiendo la prestación extraordinaria por cese de actividad a 30 de junio de 2020".

Sin embargo, muchos autónomos no se explican qué tiene que ver tener un hijo y recibir una ayuda para poder atenderle con verse obligado a cerrar un negocio o sufrir caídas de facturación del 60%.

Éste es precisamente el caso de Pablo Prieto, autónomo al frente un negocio de Marketing, que tuvo un hijo a principios de 2020. "Mi mujer y yo, los dos autónomos, cogimos la baja tras haber tenido a nuestro hijo, poco antes de que se decretara el estado de alarma. Como no cobramos en su momento el cese de actividad, porque es incompatible con otras prestaciones como ésta, ahora que lo necesitamos tampoco podemos cobrarlo" .

Tanto él como su mujer, que es autónoma diseñadora, se encontraron con una paradoja similar: "primero, nos denegaron la prestación porque estábamos cobrando la de paternidad y maternidad, respectivamente. Luego, terminó esa prestación y decidimos no solicitar el cese de actividad porque considerábamos que no lo necesitábamos. Y ahora, con los dos negocios con caídas por encima del 80%, nos están denegando dos prestaciones por no haber cobrado en junio. Al final, lo que se está haciendo es penalizar al que aporta y hace lo que está en sus manos para seguir con su negocio adelante", lamentó Prieto. 

A pesar de que la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA), junto a las demás organizaciones representativas del colectivo, ya trasladó este problema a la Seguridad Social, en las últimas reuniones mantenidas a raíz de la negociación del nuevo sistema de cotización por ingresos reales, hasta la fecha no ha habido ningún cambio y estos autónomos siguen excluidos de las ayudas.

Un 20% de las solicitudes de prestación fueron denegadas o están en trámite

De hecho, siguen siendo muchos los autónomos que, aún estando en una situación crítica y  cumpliendo los requisitos de caída de facturación y rendimientos netos, no cobran ninguna de las modalidades de prestación. Son nada menos que uno de cada cinco trabajadores por cuenta propia que solicitaron el nuevo cese -más de 83.000- y que han visto cómo sus solicitudes se han rechazado o no no están cobrando las ayudas porque se encuentran aún en trámite, según los últimos datos de la Seguridad Social.

Para el director del Área Jurídica de ATA, José Carlos Piñero,  la mayoría de estas denegaciones de las ayudas se deben a motivos tan diferentes como "que el autónomo tenga deudas con la Administración, que no haya percibido la prestación durante el estado de alarma -hasta junio-; que esté cobrando alguna otra prestación incompatible con el cese de actividad o  que sea autónomo de temporada y que no cumpla con alguno de los muchos requisitos que hay que cumplir para acceder a la prestación prevista para este colectivo".

Otras prestaciones incompatibles con el cese de actividad

Como apuntó el director del área jurídica de ATA, el problema no sólo afecta a los padres y madres autónomos, sino a todos los trabajadores por cuenta propia que, por el motivo que fuera, no percibieron antes de junio las ayudas extraordinarias. Algunos porque en ese momento todavía no estaban en una situación tan extrema como para necesitarlo, y otros porque estaban percibiendo otras prestaciones incompatibles.

De hecho, muchos autónomos que, en su momento, estaban de baja por Incapacidad Temporal o en pluriactividad y percibiendo el desempleo a través de un ERTE, tampoco pudieron acceder al cese de actividad antes de junio y, por ello, han vuelto a quedar ahora excluidos de las ayudas.

 Incapacidad Temporal o desempleo

La Incapacidad Temporal es una prestación diaria que cubre las necesidades económicas de un trabajador cuando está imposibilitado temporalmente para desarrollar su actividad. Si es por una enfermedad común o por un accidente no laboral, empieza a tener efecto al cuarto día desde que el trabajador obtiene la baja. 

En el caso de que el autónomo cobrara esta prestación por accidente de trabajo o enfermedad profesional, tampoco podría acceder al cese de actividad.

Además, el autónomo pudo verse afectado también por una incompatibilidad si estuviera en pluriactividad y la empresa para la que trabajaba hubiera hecho un ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo). En este caso, el trabajador por cuenta propia, por más que su negocio haya tenido pérdidas de más de un 75% o su actividad haya quedado suspendida, no podrá optar a las dos prestaciones (cese extraordinario y desempleo) a la vez. 

Esta situación fue denunciada por varias asociaciones ya que consideran injusto que el autónomo en pluriactividad que ha cotizado por ambos regímenes y por ambas prestaciones a la vez, en una situación como ésta, sólo pueda acceder a una de ellas.

Los autónomos que cobraron la prestación por maternidad o paternidad no pueden acceder al cese de actividad