viernes. 05.06.2020

ANTE EL CIERRE DE NEGOCIOS POR EL ESTADO DE ALARMA

Autónomos gallegos y aragoneses, los únicos sin ayudas para paliar la crisis

Autónomos gallegos y aragoneses, los únicos sin ayudas para paliar la crisis

Todas las comunidades autónomas han puesto en marcha ayudas para autónomos, complementarias a las del Gobierno central, para ayudarles a afrontar los efectos del Estado de Alarma. Todas menos Aragón y Galicia, las únicas que, en estos dos últimos meses, no han aprobado ninguna medida a pesar del cierre de negocios.

Autónomos gallegos y aragoneses, los únicos sin ayudas para paliar la crisis

Ya hace más de dos meses desde que el pasado 14 de marzo el Gobierno decretó el Estado de Alarma y ello dejó sin actividad o con muy pocos clientes a la mayoría de los autónomos, con independencia del sector o provincia en la que se encontrasen. El de trabajadores por cuenta propia ha sido uno de los colectivos que más se ha visto afectado por el impacto económico de la crisis sanitaria de la Covid-19. 

Para evitar una avalancha de bajas en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), el Gobierno puso en marcha una serie de ayudas. Algunas de las más importantes han sido la prestación por Cese de Actividad extraordinario, los ERTEs por causa de fuerza mayor y ayudas sociales, entre las que se encuentran medidas como los aplazamientos de impuestos o cuotas a la Seguridad Social.

En la mayoría de los casos, y de forma paralela, las Comunidades Autónomas han librado su propia batalla contra el coronavirus en el ámbito sanitario, y también en el económico. Todas ellas han puesto en marcha una serie de ayudas complementarias a las del Gobierno central. Las únicas que tras más de dos meses de pandemia todavía no ha puesto en marcha ninguna ayuda para sus autónomos han sido Aragón y Galicia.

A pesar del golpe que ha supuesto para el tejido productivo y para la supervivencia de miles de autónomos el cierre de sus negocios, sus gobiernos regionales ha sido los únicos que no ha aprobado ninguna ayuda. Ello a pesar de que, por ejemplo, el presidente aragonés, Javier Lambán, aseguró hace más de un mes estar estudiando la posibilidad de poner en marcha una batería de medidas, en colaboración con las asociaciones representativas del colectivo. Lo mismo prometió el presidente de la Xunta Alberto Núñez Feijóo, que no para de enumerar medidas para el colectivo que está estudiando, pero sin ponerlas en marcha.  

“No se han movido. Creemos la Xunta debería haber generado ayudas directas. Sabemos que están estudiando alguna para la reactivación, pero echamos de menos una ayuda directa, por pequeña que sea, para que los autónomos puedan sufragar alguno de los gastos que les ha ocasionado el cierre de negocios por el Covid-19”, dijo el presidente de ATA – Galicia, Rafael Granados.

Desde ATA- Aragón, su presidenta, Mayte Mazuelas aseguró estar "decepcionada porque Aragón va a pasar a la historia como la única comunidad autónoma española que no movió un dedo en favor de su tejido productivo durante esta crisis”.

Agravio comparativo que ha supuesto un duro golpe para “los más de 99.000 negocios regentados por autónomos aragoneses. Ni ellos ni sus familias -que suman más de 300.000 personas-  entienden porque en la vecina Castilla la Mancha, en Castilla y León, en Asturias, en Cantabria o en Cataluña, se han articulado medidas que les están ayudando a parar el golpe de esta crisis y para ellos no”, explicó la presidenta de ATA Aragón.

Los autónomos aragoneses y gallegos piden apoyo

En Aragón y en Galicia, como en el resto de España, la economía depende de los autónomos y pequeños negocios que vertebran los territorios y que son el primer eje de empleo y clave para fijar la población.  Sin embargo, estas comunidades cargan con la losa de ser las únicas que no ha hecho nada por sus autónomos en una situación tan complicada como ésta.

“Los autónomos en Aragón creamos un tercio del empleo y además vertebramos muchas de nuestras pequeñas localidades”, aseguró Mayte Mazuelas. A lo que añadió que “el Ejecutivo aragonés ha dejado tirado en la cuneta a los autónomos aragoneses. No puede escudarse en que ya se han puesto en marcha medidas desde el gobierno para todos los autónomos porque esas medidas son escasas y no llegan a todos los autónomos y, sobre todo, a muchos sectores que no están ni contemplados en el Boletín Oficial del Estado”.

Las medidas adoptadas por el Gobierno siguen sin ser suficientes para muchos autónomos agobiados por los costes fijos. Y la solución no está sólo en las prestaciones. Los autónomos aragoneses -al igual que los de otras comunidades- tienen serias dificultades para acceder a financiación, porque las líneas de crédito ICO que puso en marcha el Gobierno no llegan a todos. De hecho, "sólo 2 de cada 10 autónomos aragoneses han podido acceder a financiación”, afirmó la presidenta de ATA Aragón. Lo mismo ocurre en otras zonas. Por ejemplo, en Galicia el 88,5 de los autónomos ha tenido problemas para acceder a la financiación. "La banca tiene un problema grave y más grave lo tienen los autónomos", explicaron desde ATA – Galicia.  

En este tema, Galicia dispone de las ayuda del Igape - Instituto Galego de Promoción Económica -, que van de los 3.000 hasta los 200.000 euros. “La Xunta de Galicia se hace cargo al 100% de los intereses, sin embargo, los tramites son algo engorrosos y no todo el mundo puede acceder a ellas. Pero muchos autónomos van a estos créditos ya que los intereses son mucho menores”, explicó Rafael Granados.

El Gobierno prometió ayudas que no han llegado

El presidente del Ejecutivo aragonés, Javier Lambán, aseguró en una comparecencia a principios de la pandemia que "los trabajadores autónomos nos han comunicado, a través de las organizaciones empresariales y sindicales de manera directa que se sienten descuidados por esas medidas- las que ya ha puesto en marcha el Gobierno central- ".

Varias semanas después, el pasado 20 de abril, la Comisión de Economía, Planificación y Empleo de Aragón adquirió el compromiso de que, "en el plazo de un mes se aprobarían medidas dirigidas a los autónomos para frenar esta sangría que estamos viviendo, como ayudas en los gastos de alquiler, de la luz, de la electricidad" aseguró la presidenta de ATA Aragón. 

Casi un mes después de que el Gobierno regional adquiriera dicho compromiso, no se ha aprobado ninguna medida en las cortes y  Aragón ya es la comunidad en la que más autónomos se han dado de baja en los dos últimos meses.

Desde la Asociación de Comerciantes Empresarios del Tubo, una de las zonas comerciales con más atractivo turístico de la capital aragonesa, reconocieron sentirse abandonados. “No hemos recibido ninguna ayuda. Mientras en Huesca sí que están dando soluciones -el Ayuntamiento puso en marcha ayudas directas de 800 euros para autónomos y microempresas-, en Zaragoza no podemos acceder ni a ayudas provinciales ni a ninguna medida de la comunidad”.

Lo mismo aseguraron desde la Asociación de Cafés y Bares de Zaragoza: “el desamparo y el abandono de las empresas del sector hostelero es total y absoluto. Después de casi dos meses con las actividades suspendidas, y a pesar del ingente esfuerzo que estamos llevando a cabo las asociaciones de hostelería en los diferentes niveles territoriales de actuación, ninguna Administración Pública ha adoptado las medidas propuestas y necesarias para amortiguar el impacto de la crisis y garantizar la viabilidad de los negocios”.

Algo similar ocurrió en Galicia. Un nuevo Consello de la Xunta prometió nuevas medidas económicas y laborales para luchar contra el coronavirus complementarias a las del Gobierno central. Si embargo, pese a se están manteniendo contactos con las diferentes asociaciones para estudiar las necesidades de pymes y de autónomos, no se ha activado nada y “no creemos que vayan a llegar”, dijo Rafael Granados, Presidente de ATA en Galicia.

“Les hemos hecho llegar que necesitamos ayudas directas, a parte de las que puedan llegar posteriormente como formación, reactivación o adaptar los establecimientos en función de las medidas que se van a requerir. En eso sí que nos están escuchando y parece que lo van a hacer, pero en referencia a las ayudas directas no, ni parece que se vayan a ejecutar”.

El comercio y hostelería gallegos suman ya casi el 40 % de los más de 2.000 autónomos que han bajado la persiana e estos días. Sus representantes lanzan un SOS y piden un plan de choque que incluya ayudas directas para el alquiler y el aplazamiento de cuotas e impuestos hasta finales de año. “Pedimos volver a la normalidad”, dicen des la Asociaciones de Comerciantes de Coruña. Las mismas ayudas piden los ganaderos y agricultores. Y es que, “con motivo del estado de alarma llegamos a tener aproximadamente cuatro millones de kilos de patatas listas para su comercialización”, explicó Mayte Joga, presidenta de Adegal - Asociación de Empresarios, Ganaderos y Agricultores da Limia -, refiriéndose al caso de la producción del tubérculo en Orense, cuyas pérdidas son millonarias por el cierre de mercados.

Asimismo, la Consejera del Mar, Rosa Quintana dijo que echaba “en falta un compromiso mayor por parte del Estado a la hora de compensar esas ayudas a la flota que estuvo operativa durante la pandemia y que, sin embargo, por la caída de precios, estuvieron más bien perdiendo dinero”.

Gran pérdida de autónomos en el último cuatrimestre

La situación actual ha llevado al sobreendeudamiento de negocios aragoneses más pequeños. “Esta crisis sanitaria está golpeando con mucha fuerza en nuestra comunidad autónoma y el Gobierno persiste en su postura de no hacer nada para evitarlo. El dos meses hemos perdido muchos negocios. Detrás de estos números hay familias que en estos momentos lo están pasando muy mal. Estos datos aún no reflejan la verdadera dimensión del drama que estamos viviendo porque llevamos dos meses sin ingresar un euro y con los mismos gastos”, explicó la presidenta de ATA Aragón.

En concreto, la comunidad aragonesa cerró el pasado mes con 99.099 autónomos cotizando a la Seguridad Social, lo que supone un descenso de 2.607 trabajadores por cuenta propia respecto al mes de diciembre. Es decir, se ha perdido un 1,9% de afiliación. 

Por su parte, Galicia cerró con 206.098 trabajadores por cuenta propia , perdiendo así 3.015 cotizantes, lo que supone un descenso del 1,4%. “La mayor pérdida se está produciendo en los últimos meses y en los sectores más tradicionales. Suponemos que esta caída se va a ir manteniendo durante todo el año por la incertidumbre, el falta de turistas, y no sabemos como va a reaccionar el consumo, ni si habrá un rebrote”, dijo el presidente de ATA-Galicia.

Probablemente y por su situación de necesidad, los autónomos aragoneses y gallegos se han lanzado a la reapertura desde el inicio de la desescalada. A mediados de mayo el 61,4% del colectivo aragonés ya está en activo y el 63,1% de los negocios gallegos ya estaban funcionando.

Desde ATA Galicia explicaron que el mayor porcentaje de reactivación de la actividad en la comunidad gallega responde a la importancia del pequeño comercio y del sector servicios, sumado a la agricultura que, como sector esencial, se mantuvo en funcionamiento tras la declaración del estado de alarma. A lo que añadió que “aquí hay mucho autónomo pequeño con menos de cinco trabajadores y los ingresos de toda la familia depende de la propia actividad. En el momento en el que le han dado la más mínima oportunidad para generar ingresos, aunque no sea rentable, lo han aprovechado. Hemos visto en hostelería que muchos han abierto y han vuelto a cerrar porque los gastos superaban los ingresos”.

Situación de incertidumbre en la desescalada 

Sin embargo, todavía quedan un 85% de los hosteleros de Zaragoza que creen que no será rentable abrir sus negocios hasta la fase 3. "Tenemos claro que, con las condiciones anunciadas, casi ningún negocio del sector en la provincia está en condiciones de reanudar su actividad. Es imposible que una empresa, con las limitaciones de aforo expuestas (tanto en la zona habilitada para veladores como en el interior del establecimiento) pueda explotar su actividad como debe ser. La situación es límite y estamos hartos. Exigimos medidas urgentes y proporcionadas acordes a la importancia del sector y a su aportación al PIB ”, explicaron desde la Asociación de Cafés y Bares de Zaragoza.

Asimismo, consideran "inadmisible que, en la elaboración del plan de desescalada, no se haya contado con las aportaciones del sector y que se haya anunciado sin conocer el protocolo de prevención higiénico-sanitario a implementar en los establecimientos. Y también sin despejar cuestiones que están todavía en el aire”. En este sentido, desde ATA Aragón consideran que ,“en la desescalada, la crisis sanitaria tiene que ir de la mano de la crisis económica y no se puede obviar ni la una ni la otra”.

La sensación de los empresarios y autónomos desde que empezó esta pandemia es de incertidumbre absoluta. “La mayor parte de los autónomos no tiene ni idea de cómo va la desescalada. Es decir, las peluquerías abrieron en cuanto se les permitió sin saber qué iba a pasar con sus trabajadores, el sector comercio andaba pendiente de las medidas sanitarias que tenían que aplicar…”, apuntó ATA-Galicia.

En general, desde las diferentes asociaciones de autónomos y empresarios piden volver a la normalidad cuanto antes y estar dentro de la mesa técnica en la que se trabaja para que se aporten ya soluciones para paliar la situación que atraviesan los autónomos y se atiendan las particularidades de este colectivo.

Autónomos gallegos y aragoneses, los únicos sin ayudas para paliar la crisis