La Justicia da la razón a los contribuyentes en más del 50% de los casos

Los autónomos ganan cada vez más recursos a Hacienda por expedientes y sanciones en IVA o IRPF

La Justicia da la razón a los contribuyentes en casi un 50% de los casos cuando reclaman contra Hacienda por sus impuestos. Sin embargo, en algunos tributos que afectan a los autónomos como IVA o IRPF, el porcentaje de reclamaciones estimadas todavía es mayor y aumenta cada año. 
juicio
Los autónomos ganan cada vez más recursos a Hacienda por expedientes y sanciones en IVA o IRPF
Los autónomos ganan cada vez más recursos a Hacienda por expedientes y sanciones en IVA o IRPF

Casi la mitad de los recursos que han interpuesto autónomos y empresarios en los últimos años años a raíz de alguna actuación de Hacienda fueron estimados por los Tribunales. Esto significa que los jueces entienden que, en uno de cada dos casos, los actos de la Agencia Tributaria se ha equivocado en la forma o en el fondo. Precisamente, en los tributos que más afectan a los autónomos y en los que más liquidaciones reciben, que son IRPF e IVA la Justicia ha estimado desde 2017 cada vez más reclamaciones, llegando a dar la razón al trabajador por cuenta propia en el 55% de los recursos, según las Memoria de los tribunales económico-administrativos. 

La litigiosidad con los contribuyentes es una preocupación constante de Hacienda que, de hecho, se materializó en la ley antifraude a través de diferentes medidas para reducir las reclamaciones de los contribuyentes ofreciéndoles, por ejemplo, más reducciones por aceptar las sanciones sin recurrir.  Pero si hay algo que le preocupa todavía más a la Agencia Tributaria es el número de veces que la Justicia da la razón al autónomo, empresario o trabajador -estos últimos suelen ser los que menos recurren- cuando interpone un recurso ante una liquidación de impuestos.

Según las memorias de los tribunales económico administrativos, en 2017, se resolvieron un total de 209.617 reclamaciones de contribuyentes en todo tipo de impuestos, y la Justicia entendió que, en 94.986 de ellas, el contribuyente llevaba la razón. Esto significa que dio la razón al contribuyente en un 45% de las reclamaciones. En 2018, el total de de reclamaciones resueltas  fue de 216.139  y, de ellas, se estimaron 88.009, es decir, el porcentaje de veces que ganó el contribuyente cayó a un 40%.

Ahora bien, a partir de 2019, las estadísticas se volvieron de nuevo en contra de la Agencia Tributaria: volvió a aumentar el número de reclamaciones que entraron y se resolvieron en los juzgados, y también el número de estimadas. De este modo, las resueltas fueron 212.078 y las estimadas 96.209, es decir, el contribuyente ganó en un 45,3% de ocasiones. Esto último en cifras relativas, pero desde un punto de vista cuantitativo, hubo 8.000 reclamaciones más en las que la Justicia dio la razón al contribuyente.

Y, en 2020, a pesar de la pandemia y el colapso de las instituciones, hubo la friolera de 233.238 reclamaciones resueltas y de ellas, 105.553 resultaron favorables al contribuyente. Aunque el porcentaje de estimadas continuó siendo de  entorno a un 45,3%; en términos cuantitativos, volvió a aumentar el número de reclamaciones favorables al administrado y hubo casi 10.000 contribuyentes más que ganaron a la Agencia Tributaria que en 2019, y cerca de 18.000 más, si se compara a 2018. 

La justicia estima cada vez más los recursos en los principales impuestos de los autónomos: IVA e IRPF

Durante estos años, en algunos tributos que son precisamente los que más afectan a los autónomos, el porcentaje de estimados llegó a superar con creces el 52,8% de reclamaciones favorables. Se trata del IRPF y IVA. 

Estos dos impuestos se encuentran entre los tributos que mayor número de reclamaciones estimadas acumulan. En el caso del IRPF, por ejemplo, "en bastantes casos son los autónomos persona física los que hacen estas reclamaciones. En la mayoría de los supuestos, van a los tribunales a raíz de una comprobación por parte de la Agencia Tributaria en la que los técnicos o inspectores liquidan parte del impuesto porque consideran, por ejemplo, que las deducciones no están bien relacionadas con su actividad", explicó Jordi Rovira, socio y abogado especializado en fiscalidad del despacho AGM abogados.

Un 3% más de reclamaciones en IRPF son favorables al contribuyente

A pesar de la interpretación de Hacienda, lo cierto es que en 2017, la Justicia consideró que de las 57.120 reclamaciones en el IRPF, el contribuyente tenía razón en 26.631, por errores en la forma o en el fondo de la actuación, es decir, en el 46,6% de las actuaciones,. En 2018, sin embargo, el total de reclamaciones resueltas fue de 56.900 y, en este caso, se estimaron 29.817, por lo que se dio la razón en un 52,4% de las ocasiones. Y en 2019, de las 65.937 resueltas se estimaron 34.841, es decir, un 52,8% de las veces.

Aunque en 2020, el porcentaje de estimadas cayó al 49,7, lo cierto es que aún con todo, aumentó un 3% respecto a 2017 el porcentaje de reclamaciones favorables al contribuyente y, en términos cuantitativos, hubo prácticamente el doble de estimadas. 

Crecieron un 7% las reclamaciones estimadas en IVA a favor de autónomos o negocios

Por el lado del IVA, cuyas reclamaciones son casi en su totalidad de autónomos o empresas, el incremento todavía es mayor. En 2017, la Justicia resolvió 21.178 y estimó 10.276 a favor del contribuyente, es decir un 48,5%. En 2018, el total de resueltas fue de 21.847 y el de estimadas 11.962, es decir, un 54,7% de las veces se dio la razón al negocio. En 2019 hubo 25.358 reclamaciones resueltas y 13.697 fueron estimadas, por lo que un 55,08% de los recursos fueron ganados por el autónomo o empresario. Por último, en 2020, hubo 29.350 resueltas frente a 16.205 estimadas, es decir, que en el 55,2% de las veces el resultado fue favorable al contribuyente.

Observando la tendencia, se puede concluir que entre 2017 y 2020, el porcentaje de reclamaciones estimadas en IVA a favor de los autónomos o empresas se incrementó casi en un 7%.

¿Qué tipo de actuaciones de la Agencia Tributaria suelen recurrir los autónomos y negocios?

Los autónomos tienen una serie de obligaciones con Hacienda y su incumplimiento puede acarrear sanciones proporcionales a la gravedad de la infracción, que pueden ser levesgraves y muy graves. En función de la gravedad del incumplimiento se aplicarán sanciones de entre el 50% (en el caso de las leves) y el 150% (muy graves) sobre el importe de la infracción, además de posibles recargos. Si el autónomo no está de acuerdo, siempre puede alegar o recurrir.

Aunque, como señalaron fuentes expertas, no todas las actuaciones que se recurren son por sanciones, lo cierto es que muchas sí acaban en multa. Estas sanciones se producen porque, supuestamente, se ha incumplido alguna norma, tal y como establece la Ley 58/2003 de 17 de diciembre o la Ley General Tributaria, “son infracciones tributarias las acciones u omisiones dolosas o culposas con cualquier grado de negligencia que estén tipificadas y sancionadas como tales en ésta u otra ley”.  

Normalmente son liquidaciones de más de 2.000 o 3.000 euros

En este sentido, Jordi Rovira, socio y abogado especializado en fiscalidad del despacho AGM abogados apuntó que "si bien la tendencia y las cifras son claras y muestran una elevada litigiosidad y un gran número de reclamaciones ganadas, no hay que perder de vista que las actuaciones que llegan a manos de la Justicia son pocas en comparación al total que realiza cada año la AEAT. Esto se debe a muchas cosas. Entre ellas que por liquidaciones pequeñas, lo normal es que el contribuyente no recurra. A partir de los 3.000 euros ya empiezan a hacerlo, porque con intereses y la posible sanción de un 50%, es fácil alcanzar los 5.000 euros a pagar". 

Por lo tanto, esas reclamaciones que llegan a los tribunales son un pequeño número del total de actuaciones y suelen ser ya de una cierta cuantía para que merezca la pena acudir a la Justicia. De lo contrario, con las reducciones por conformidad y pronto pago, los contribuyentes suelen aceptar la multa. "Ahora bien, cuando ya van para adelante, hay posibilidades de que prospere la reclamación por dos cuestiones: la primera es que si se recurre, es por que ha habido un análisis previo en profundidad por parte del contribuyente y su asesor. La segunda es por que una reclamación estimada no sólo puede ser por errores en el contenido, sino también en la forma. No es raro que la Justicia dé la razón al contribuyente, por ejemplo, por fechas de prescripción, o porque la actuación la haya hecho una área de la Agencia Tributaria sin competencias para dicha comprobación en concreto, por ejemplo, gestión en vez de inspección", apuntó Rovira.

En cuanto a las reclamaciones más comunes, en IRPF hay muchos tipos. "Pero se suele recurrir frecuentemente por deducciones que la agencia entiende que están mal aplicadas por el contribuyente, como puede ser la deducción por inversión en vivienda. También ocurre en actividades económicas. Por ejemplo, cuando la inspección entiende que la deducción de gastos no está debidamente relacionada con la actividad", explicó el abogado de AGM.

En el caso del IVA suelen darse actuaciones y reclamaciones por devoluciones que, a ojos de Hacienda, están indebidamente cobradas. "Pero no sólo por eso. La agencia suele pedir en las comprobaciones el libro entero de ingresos y gastos,  y a partir de ahí pueden entender que varias deducciones no cumplen los requisitos formales o el principio de correlación entre ingresos y gastos", explicó Jordi Rovira.

Los autónomos ganan cada vez más recursos a Hacienda por expedientes y sanciones en IVA o IRPF