miércoles. 18.09.2019

SÓLO EL 17% UTILIZA ALGUNAS COMO INSTAGRAM

Los autónomos se resisten a usar las redes sociales para su negocio

Los autónomos se resisten a usar las redes sociales para su negocio

Pocos ponen en duda la influencia de las redes en las ventas de cualquier negocio. La mayoría de los clientes potenciales de un autónomo utilizan estas plataformas. Sin embargo,muchos pequeños negocios españoles siguen sin darse cuenta. Sólo el 17% de las microempresas utilizan algunas redes como Instagram.

 

Los autónomos se resisten a usar las redes sociales para su negocio

La mitad de las microempresas españolas ( negocios con menos de diez trabajadores) no se suben al carro de las redes sociales. Por más que les pese, todos los negocios forman parte de esta era de la comunicación audiovisual en la que el nuevo consumidor busca otras formas de acercarse a los productos y necesita un feedback continuo con el vendedor. Las redes sociales ya no son una herramienta más, son uno de los elementos de los que depende directamente la facturación de cualquier negocio. 

Parece que muchos autónomos y pequeños negocios siguen sin entender que la comunicación con el cliente ha cambiado y que las redes sociales no son sino un escaparate más del que depende cada decisión de compra. La reticencia de los negocios más pequeños a tomarse el tiempo de elaborar una estrategia sólida en redes sociales queda reflejada en el último estudio de QDQ Media. A través de un barómetro, esta empresa de comunicación ha evaluado las estrategias de marketing digital de los micronegocios españoles.

Entre sus conclusiones, están algunas que parecen evidentes como que Facebook es la red preferida de los negocios para contactar con sus clientes. Así lo confirmaron los datos: el 62% de los negocios españoles utiliza esta red social a la hora de crearse un perfil para promocionar sus productos o servicios.  Otros resultados llaman más la atención. Es el caso de Instagram que, a pesar de ser la red social que más está creciendo en los últimos años, tan sólo un 17,4% de microempresas la utilizan por detrás de otras redes como Twitter o LinkedIn. El uso del vídeo tampoco está muy extendido como canal de promoción entre los pequeños negocios ya que tan sólo un 14,8% tiene cuenta en YouTube.

“La influencia que tienen las redes sociales es muy importante en estos tiempos, ya que la mayoría de los clientes potenciales de cualquier negocio tienen un perfil en Facebook, Instagram o Twitter. Los pequeños negocios tienen que aprovecharlo, eso sí, siempre con un elemento diferenciador. Es decir, hay que mostrar el producto o negocio como algo único que no tiene la competencia. Esta es la mejor vía para conectar con el público y afianzarlo”, explicó Sergio Suárez Jaime, DMP Audience Manager de Palladium Hotel Group y experto en marketing digital.

Sin embargo, no basta con tener un perfil en redes sociales, hay que mantenerlas actualizadas. Aquí los datos son todavía más preocupantes, ya que sólo el 24,8% de las microempresas publican a diario, según este barómetro. De hecho, lo más común entre las microempresas es publicar semanalmente (36,3%).

Si los pequeños negocios se resisten a usar las RRSS, más lo hacen con las páginas web..Tan solo un 45,8% de las microempresas dispone de sitio web. Todavía más bajo es el porcentaje de negocios que usan herramientas digitales de gestión como un CRM, donde las cifras no superan el 45%. El uso de aplicaciones móviles de negocio apenas sobrepasa el 20,6%.

A pesar de esto, el informe demuestra que los autónomos que sí utilizan estas vías de promoción y comunicación con el cliente entienden los motivos por los que hay que adaptarse a los nuevos canales de promoción, ya que el factor principal por el que las microempresas se unen a las redes sociales es darse a conocer (86,6%). La promoción de sus productos o la notoriedad son los otros dos motivos más populares

“No se puede saber a ciencia cierta el número exacto de clientes que se obtienen al hacer uso de las redes sociales, todo dependerá del grado de conexión que llegues a obtener con tu público; pero hay que tener cuidado, ya que es un arma de doble filo, y al igual que se consiguen clientes se pueden llegar a perder con una mala gestión; o por las malas experiencias de los consumidores. Por esta razón, si un comprador se queja en tu perfil de Facebook o Instagram, habrá que preguntarle por el motivo de su disgusto y solucionarlo con alguna acción; como un incentivo”, explicó Suárez.

¿Se pueden programar las publicaciones en Redes Sociales?

Uno de los mayores problemas de las redes sociales para un negocio es la gran cantidad de tiempo que requieren, que en la gran mayoría de los casos recae sobre el propio autónomo, tratándose de una microempresa. Por este motivo, Facebook creó una herramienta para programar todas las publicaciones. “Esto supone un ahorro de tiempo significativo. El autónomo sólo tendrá que dedicar un día a la semana a dejar programado todo el contenido de la semana para que se vaya publicando sólo, por lo que será mucho más sencillo tener todos los perfiles actualizados”, señaló el experto en marketing digital. De todas formas, esto lleva existiendo mucho tiempo con herramientas como Hootsuite.

La gran noticia es que Facebook ha extendido esta herramienta a Instagram, la red social idónea para un negocio, según los expertos. Por lo que ahora es posible programar tanto las publicaciones tradicionales como las de IGTV. Todo ello, sin necesidad de una aplicación e, incluso, desde un ordenador (hasta ahora Instagram solo permitía subir contenido desde un smartphone).

El único requisito que se debe cumplir es que la cuenta de Instagram y la asociada a Facebook estén configuradas como cuentas profesionales, ya que es la única manera de poder hacer uso de la nueva herramienta de Instagram Creator Studio. “Es un gran avance. No obstante, esto era posible desde hace mucho tiempo con herramientas como Hootsuite, y creo que Facebook ha tardado en subirse al carro de esta tecnología”, concluyó Sergio Suárez.

Los autónomos se resisten a usar las redes sociales para su negocio