lunes. 23.09.2019

“Los autónomos son decisivos para España”

El presidente de la Cámara de Comercio de España no tiene miedo ni a populismos ni al cierre de fronteras porque “el empresariado está por encima de las circunstancias”.
“Los autónomos son decisivos para España”

Optimista. Es así como a José Luis Bonet le gusta definirse. No le faltan motivos. Desde que en 2014 asumiera la Presidencia de la Cámara de Comercio de España ha dado un vuelco a la entidad de la que afirma que “necesitaba organizarse, no desaparecer”. Bonet ha puesto a las Cámaras “al servicio” de la economía real. Firme convencido de que por muchos Trumps o Marines Le Pen que vengan nadie puede frenar la globalización, su obsesión es que cada día haya más autónomos y pymes que se conviertan en “embajadores de España” en el exterior.

El comercio internacional se enfrenta a una nueva etapa, ¿cómo se conjuga globalización y proteccionismo?

La globalización es un hecho que no va a parar nadie. Es una realidad que depende de la innovación, de las nuevas tecnologías.

¿Está España preparada para hacer frente a las incertidumbres políticas y económicas?

Hay que ser optimistas. Tener estabilidad es tener un preciado tesoro y, después de diez meses de interinidad, España la tiene. Hay que añadir los vientos de cola del turismo, exportaciones, tipos de interés bajos… Algo muy importante en un momento de incertidumbres que coinciden con el auge de los populismos. En materia económica, quiero destacar que pese a la falta de Gobierno, la economía sigue funcionando en la línea de recuperación que teníamos en 2014, lo cual tiene que ver con la actitud y determinación del tejido empresarial. En este sentido y de cara a los próximos meses tenemos que aprovechar y potenciar las oportunidades de sectores punteros como el turismo, que está en cifras récord por su competitividad frente a otros destinos.

¿Qué consecuencias pueden derivarse especialmente para la internacionalización de las pymes y autónomos españoles?

El empresariado ha puesto la directa por encima de las circunstancias. Están determinados a salir al exterior independientemente de populismos y proteccionismos. Si no lo hacemos es porque los límites nos los pondremos nosotros mismos.

"La globalización es una realidad; no la va a parar nadie"

¿Y el fenómeno Trump?; ¿verán los emprendedores, autónomos y pymes españolas restringido su campo de acción?

Es muy difícil predecirlo. Es cierto que hay un interrogante, pero en mi opinión considero que no va a afectar ni a las exportaciones ni a las inversiones españolas. Como he dicho antes se podrán poner algunos límites pero la globalización es un fenómeno universal.

¿Qué ha supuesto la internacionalización para las pymes y autónomos españoles?

En el caso de España el fenómeno de la internacionalización es estructural. La crisis ha sido una lección impagable para el empresariado español, especialmente para las pymes, que han comprobado que quienes exportábamos hemos tenido menos dificultades para superar la crisis. Además hay que destacar que hay una gran masa de pequeñas y medianas empresas con una mentalidad y actitud distinta a la de hace años. Se han dado cuenta de la necesidad de adaptarse a la globalización.

¿Es por tanto la internacionalización la gran oportunidad de la economía española?

Sin duda y hay que ir a por todas. España tiene una gran oportunidad por delante. Si conseguimos consolidar esta corriente de fondo cambiaremos el modelo de crecimiento, lo cual además supondrá un salto en beneficio de la ciudadanía y del estado de bienestar.

Entre los retos a afrontar está el conseguir que aumente el número de empresas exportadoras, en general, y de forma más concreta el de exportadoras regulares, aquellas que lo hacen durante cuatro años seguidos o más, ¿cómo se afronta desde Cámara de España?

Salir al exterior no es nada fácil. El sistema cameral es uno de los pilares para la internacionalización de pymes y autónomos. Es un momento clave para ayudarlas en lo que necesiten. Es importante que se sepa que somos un organismo intermedio de la Unión Europea y contamos con 400 millones de euros para el periodo 2014 – 2020 cuyo destino es respaldar a los emprendedores y pequeños empresarios a salir al exterior y que lo hagan con las mayores garantías y seguridad posible. Contamos con 85 cámaras territoriales y 35 en el exterior vinculadas a Cámara de España a los que las pymes pueden agarrarse en todo momento.

Hábleme del ‘efecto arrastre’ en la internacionalización de las pequeñas y medianas empresas…

Una de las mayores satisfacciones que he tenido es ver la actitud de las grandes empresas. No sólo apoyan, sino que tienen sentido de liderazgo y apuestan por arrastrar al conjunto de empresas del país en el proceso de internacionalización. Muchas pymes han salido gracias a ellas. A este respecto la sociedad debe conocer la labor de responsabilidad social de las empresas y dejar atrás el mito de que las grandes empresas son explotadores. Todo lo contrario. Son piezas clave del bienestar de un país. Si las empresas van bien el país crece, va hacia arriba.

“No entiendo a quienes quieren poner freno al fenómeno turístico”

¿Es el comercio electrónico la vía más eficaz o la asistencia a ferias y el cara a cara sigue determinando la internacionalización de las pymes y autónomos?

Las ferias son clave. Recuerdo que hace años se pensaba “con internet esto se acaba”. Hoy por hoy yo respondo que esa idea es una patraña. La gente quiere ver la cara de la gente; la química no falla. Hay que tocar la realidad porque por internet te la pueden colar muy fácilmente. La relación personal forma parte del ADN del empresario.

Actualmente se está tramitando la Ley de Medidas Urgentes para el Trabajo Autónomo, ¿es usted partidario de la eliminación de trabas e incentivar fiscalmente a las empresas más pequeñas?

Sin lugar a dudas. Tenemos una corriente de fondo hay que aprovecharla. Si tenemos una oportunidad de cambiar de una manera rotunda el modelo de crecimiento hay que ayudar a quienes lo están haciendo posible. Para eso están los incentivos. Entiendo que todavía no se hayan recuperado los niveles de recaudación pero el Gobierno tiene que pensar en incentivar a los que están en la línea de salida.

Hablando de incentivos ¿qué opinión le merece la política europea durante la crisis?

La política de Alemania ha sido excesivamente rigurosa, deberían haber sido un poco más keynesianas. Mientras Europa estuvo años vacilando e intentando imponer una política contra natura, Estados Unidos lo entendió mejor. Esto empezó a cambiar con la política monetaria de Draghi que entendió que cuando el animal está enfermo hay que darle medicinas.

Desde Europa se han puesto en marcha distintas iniciativas para acabar con el paro juvenil, ¿echa de menos políticas que faciliten la vuelta al mercado laboral de los mayores de 45 años?

Europa ha lanzado políticas en este sentido, pero hay que saber aprovecharlas. Es muy importante que las administraciones no pierdan ni un euro. Si hay que cofinanciar han de hacerlo. Dicho esto, creo que tanto Europa como España están a favor de la ola.

“El fenómeno Trump no va a afectar ni a las exportaciones ni a las inversiones españolas”

El problema de los populismos, ¿necesita una revisión de salarios?

Evidentemente se necesita una mejora de los salarios. Pero hay que resituarse. La reforma laboral ha tenido virtudes, entre ellas que los empresarios y los trabajadores han vuelto a hablar. Se han acordado rebajas salariales, sí -le pongo como ejemplo mi caso un 3% a la plantilla y un 10% en los directivos-. Cierto es que esto ha hecho que quienes se incorporan hoy a las empresas lo hagan con salarios más bajos. Ahora bien, creo que los jóvenes tienen que superarse a si mismos, que es lo que derivará en sueldos cada vez más altos. Eso nos lleva a otro problema de base, la distorsión de las nuevas generaciones. A diferencia de las etapas anteriores la juventud opta por protestar antes que por superarse, por prepararse para afrontar los retos y la competitividad cada vez mayor de un mundo globalizado.

En su respuesta anterior habla a vincular los salarios a la productividad, tal y como defiende la patronal, pero ¿cómo se conjuga ésta y otras medidas esto con el tejido empresarial español en el que el 98% son pymes?

A este respecto me refiero más concretamente a lo que llamamos MAPIS (Marcas de Alto Potencial de Internacionalización), es decir empresas con 30 o 40 empleados, que son en las que están las oportunidades auténticas. La conclusión es que necesitamos más empresas grandes, y esto pasa por el trípode: marca – innovación – internacionalización. Especialmente esto último. Eso sin desmerecer el tejido de las micropymes y los autónomos, que también son muy importantes.

¿Qué papel juega el consumo interno, es coyuntural?

El consumo interno está creciendo por la recuperación pero no es determinante. Lo que en definitiva interesa es el cambio del modelo productivo. Hay que tomar como referencia el modelo Alemán y aprovechar las ventajas extraordinarias que tenemos, como por ejemplo el turismo.

El plan de hoteles en Barcelona, el cierre de la Gran Vía en Madrid, ¿qué opinión le merecen este tipo de decisiones que afectan de pleno al pequeño comercio?

No entiendo a quienes quieren poner frenos al fenómeno turístico. El turismo es determinante para el bienestar de barceloneses, catalanes y españoles. No es acertado en absoluto.

“Cataluña va por delante en el cambio de modelo productivo”

¿Qué impacto está teniendo la situación política en Cataluña en las pymes?

En el cambio de modelo productivo Cataluña va por delante de España. En la región hay una urdimbre empresarial muy avanzada y con mucho potencial, lo que hace que deba ser Cataluña quien lidere este proceso, sin desviarse a otras cuestiones que a mi juicio son imposibles. Lo que está ocurriendo no es bueno, porque divide a la sociedad y quita energías a lo verdaderamente importante el liderazgo de la economía productiva.

¿Hacia dónde debe mirar el mercado laboral en España?; ¿es el autoempleo el futuro?

El mundo de los autónomos es decisivo para España. Dentro de la economía real hay un embrión de empresas que van a salir al mundo y cada una es un trocito de España. Son los auténticos embajadores del país.

Sin embrago, el colectivo de autónomos parece haberse mantenido lejos de las Cámaras…

Aquí debemos hacer un ejercicio de autocrítica y reforzar el mensaje que hacemos llegar desde las Cámaras. Tenemos que conseguir que se supere el paradigma de que somos una entidad sólo para las grandes empresas. Nuestra puerta está abierta para todos. Tanto a través de la comunicación como de las actuaciones y programas que tenemos en marcha estamos trabajando para acercarnos cada vez más al colectivo y para que, a su vez, los autónomos se acerquen más a nosotros. Somos una entidad al servicio de las empresas, especialmente de las más pequeñas, y del autoempleo. Las Cámaras sin el “al servicio de…” no somos nada.

Otro de los pilares sobre los que se asienta la estrategia de Cámara de España es la apuesta por el I+D y la digitalización…

Efectivamente estamos ahí. Y el ministro Álvaro Nadal lo dijo “cuento con las Cámaras para ello”. La capilaridad de las Cámaras nos permite llegar a empresas que de otra manera no tendrían acceso a determinadas actuaciones.

Continuando con las cifras, la pasada semana se reunió con el presidente del Gobierno Mariano Rajoy, además está ahora mismo en plena ronda de encuentros con los ministerios económicos, ¿qué espera Cámara de España de los presupuestos de 2017?; ¿cree que el Gobierno premiará la labor de la entidad cameral?

Necesitamos todo el apoyo posible. No me refiero a recuperar el recurso cameral, del que no soy partidario porque nos alejaba de la economía real, sino a la cofinanciación, a las encomiendas para el desarrollo de las políticas específicas de cada uno de los departamentos… Esto no sólo debe de depender del Gobierno central, sino también de las Comunidades Autónomas y los gobiernos locales, que son esenciales en temas como por ejemplo el comercio minorista.

¿Qué balance hace de su mandato al frente de la Cámara de España?

Estamos en el camino. Partimos de una situación que no era buena. Frente a la eliminación del recurso cameral y las políticas de Zapatero que nos pusieron al borde de la desaparición, el gobierno de Mariano Rajoy ha apostado por la organización. Estamos por tanto en un periodo de refundación, que no resulta sencillo por los problemas financieros importantes que arrastran algunas de ellas. Por ello desde dentro se ha modificado la estructura interna con el objetivo de ser coherente con las necesidades del sistema y del país. Y siempre al servicio de las empresas. A este respecto hemos contado con el respaldo de las grandes empresas, de la Administración y del resto del plenario, entre los que, además de CEOE y los representantes de las Cámaras en el exterior, también están los autónomos a través de ATA.

Para termina, ¿cuáles son los objetivos prioritarios en la hoja de ruta de la entidad cameral?

La defensa institucional, es decir, la defensa del sistema de Cámaras. La internacionalización y competitividad. En última instancia hacer llegar a la administración la reflexión estratégica de los distintos sectores empresariales.

“Los autónomos son decisivos para España”