Los portavehículos irán al paro indefinido el día 26

Los autónomos del transporte no descartan convocar de nuevo movilizaciones si el Gobierno sigue sin cumplir sus promesas

Los transportistas autónomos siguen esperando que el Gobierno cumpla con el acuerdo que evitó una huelga general el pasado mes de diciembre. Dos meses después, siguen sin respuesta y no descartan retomar el paro nacional como ya ha anunciado el subsector de los portavehículos.

Paro indefinido del subsector de los portavehículos.
Paro indefinido del subsector de los portavehículos.
Los autónomos del transporte no descartan convocar de nuevo movilizaciones si el Gobierno sigue sin cumplir sus promesas

“Si el Gobierno sigue postergando los compromisos que adquirió con nuestro sector tendremos que tomar medidas”, explicaron desde la Federación Nacional de Transportistas Autónomos (Fetransa). Han pasado dos meses desde que el Ejecutivo llegara a un acuerdo para satisfacer las demandas de los transportistas y así evitar una huelga nacional. El aumentó del precio del combustible, la falta de un sistema sancionador por la carga y descarga de mercancías, la subida de las cotizaciones a la Seguridad Social y el incremento del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) siguen asfixiando a estos emprendedores y en este escenario ven inviable la continuidad de su actividad. Particularmente, el subsector de los portavehículos ya ha anunciado que irá al paro indefinido el próximo 26 de febrero por el “caso omiso del Gobierno”.

“Estamos a finales de febrero y aún no tenemos el Real Decreto Ley que prometió el Gobierno para evitar las huelga a finales de diciembre. Un asunto que en 15 días podría haberse resuelto”, afirmó José Carlos López Jato, vicepresidente de Fetransa. “Más de dos meses de retraso en medidas de extremada urgencia para la supervivencia del sector, totalmente lícitas y necesarias. No se ha cumplido porque el Ejecutivo ha tenido que ponerse de acuerdo con otros ministerios y tampoco estábamos de acuerdo con el texto que nos presentaron. En él, no existía un sistema sancionador para evitar que sea el transportista el que haga la carga y descarga de vehículos, algo que no le compete. Tampoco se establecía la cláusula para regular el precio de combustible, que actualmente se come entre el 40% y el 60% de los ingresos de cualquier transportista. Es una animalada”, añadió López Jato. “Si se postergan las promesas del Gobierno no nos quedará otra que tomar medidas e incluso plantear de nuevo una huelga ante la situación insostenible que asola al sector”, concluyó el vicepresidente.

Los portavehículos irán al paro indefinido ante el inmovilismo del Gobierno

El subsector de los portavehículos celebrará el próximo sábado 26 una asamblea extraordinaria en Madrid en la que decidirán sobre una posible convocatoria de paro indefinido a nivel nacional. Especialmente porque sus clientes no han respondido a las medidas de mejora económicas y de trabajo para aliviar la crítica situación que atraviesan.

“Se envió a todas las empresas cargadoras, con las que trabajamos directamente, una equiparación de costes ante el incremento de la gasoil. En 2020, con la bajada del precio del combustible, dichas empresas bajaron las tarifas de los portavehículos y ahora, con la incipiente subida, no son capaces de equiparar los costes del servicio”, valoró Manuel Ángel Sánchez, portavoz de los portavehículos en Fetransa. “El día 26 tenemos la reunión, pero estoy convencido de que iremos al paro indefinido. El ambiente es muy negativo, muchos negocios han cerrado, yo he tenido que cerrar el mío propio. Los números no salen”, sopesó Sánchez.

“El gran problema es que el Gobierno atendió a nuestras demandas pero las dejo de lado. Cumplió de cara a la galería para evitar el paro nacional del transporte. Pero no están respetando el acuerdo”, aseveró Sánchez. “Nos ha dejado de lado ¿Cómo va a pagar una empresa la carga y descarga que hace un transportista si no hay un régimen sancionador? Si no pagan los portes no pasada nada, lo mismo ocurre con la gasoil. Por ello, el próximo día 26 los autónomos y pequeños negocios dedicados al porte de vehículos iremos al paro indefinido. Nos han engañado”, concluyó el portavoz .

El Gobierno sigue sin cumplir las medidas exigidas por los transportistas

A finales de diciembre del año pasado, el Ejecutivo llegó a un acuerdo in extremis con el Cómite Nacional de Transporte por Carretera (CNTC) para desconvocar la huelga del sector prevista para los dias 20, 21 y 22. Trato que dejó bastante satisfecho a los autónomos del transporte pero que, dos meses después, sigue sin salir a la luz. Entre las medidas principales alcanzadas con el Gobierno, los transportistas exigían como medida principal la prohibición de la participación del conductor en las operaciones de carga y descarga. En la misma línea, también se consiguió acordar reducir a la mitad los tiempos de espera, a partir de los cuales el transportista tendrá derecho a una indemnización, así como el trato a dispensar a los conductores en los centros de carga y descarga. El acuerdo recogía además el compromiso de incorporar de forma imperativa en la Ley la cláusula de estabilización del precio del gasóleo en los contratos de transporte, sin posibilidad de pacto en contrario. Otra de las luchas que el sector lleva años persiguiendo para equilibrar sus costes y las relaciones de los transportistas con los clientes

Puntos claves del acuerdo que el Gobierno aún no ha cumplido

  • Prohibición de la participación del conductor en las operaciones de carga y descarga.
  • Reducción a la mitad de los tiempos de espera, a partir de los cuales el transportista tendrá derecho a una indemnización.
  • Estabilización del precio del gasóleo en los contratos de transporte, sin posibilidad de pacto en contrario.
  • No implantar peajes al transporte pesado sin el consenso del CNTC.

Todas las propuestas que pedían los transportistas

  1. Oposición a la tarificación de infraestructuras: presencia del Comité Nacional en cuantas mesas de debate de la cuestión se abran, y oposición al desvío obligatorio de vehículos pesados hacia vías de peaje.
  2. Modificación de la ley de contrato de transporte, derogar la posibilidad del pacto en contrario en los contratos del transporte (cambios en las condiciones del documento) que afectaría a las siguientes materias: plazos de pago, aplicación de la cláusula de revisión del precio del combustible y operaciones de carga y descarga. Incluyendo la prohibición de que, en el transporte de carga completa, la carga y la descarga la realice el conductor del vehículo. Coordinación de las actividades de transporte y, por último, reducción del tiempo previsto para la paralización, y su pago efectivo por parte de los cargadores
  3. Oposición a la modificación de la normativa de pesos y dimensiones de los vehículos de transporte de mercancías en tanto que no se alcancen condiciones de equilibrio, contractual y económico, en las relaciones mercantiles entre transportistas y sus clientes.
  4. Desarrollo de medidas eficaces en la lucha contra las empresas buzón, fraudes cometidos por medio de cooperativas de trabajo asociado y otros supuestos de competencia desleal.
  5. Coordinación de planes de movilidad, negociación y racionalización en la política de transición ecológica.
  6. Armonización fiscal en el sector del transporte: entrada en vigor de lo previsto en la Ley del IRPF a partir del 1 de enero de 2022
  7. Elaboración y desarrollo de planes de áreas de descanso en toda la red viaria, con certificación de área segura.
  8. Mantenimiento del régimen de gasóleo profesional: creación de un régimen alternativo para los vehículos dotados de autorización de transporte de menos de 3,5 toneladas de Masa Máxima Autorizada (MMA).
  9. Mantenimiento de las ayudas al abandono de actividad y a la formación.
  10. Requerimiento al Gobierno para que inste las medidas legislativas precisas para conseguir la viabilidad del sector, incorporando a nuestro ordenamiento normas ya existentes en derecho comparado.

El incremento del precio de la gasoil se come los rendimientos de los autónomos del transporte

En el último año, el precio del combustible ha experimentado un notable incremento. Según la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos (AOP), a finales de 2021, llenar un deposito de carburante en España se encareció un 25% con respecto al anterior ejercicio. Situación particularmente complicada para los autónomos que necesitan utilizar un vehículo para su actividad – camioneros, agentes comerciales, furgoneteros, taxistas, ambulancias, agricultores...- . Algunos prevén elevar sus tarifas para paliar esta subida de costes, que representa en muchos casos un tercio de sus gastos.

Actualmente, el precio de la gasolina Sin Plomo 95 ha alcanzado máximos históricos. Hay que pagar 1,57 euros por litro, diez céntimos más que el diésel que también se encuentra en su registro más alto. “La subida de la gasolina ha sido brutal. Hemos visto cómo una de las bases sobre las que se sustenta nuestra actividad se ha encarecido en un 30%", explicó Antonio Villaverde, presidente de la Asociación de Transportistas Autónomos (ATA). “Esto se traduce en perdidas del 10% en el último año. No nos queda más remedio que elevar el precio de nuestros servicios, aunque es una tarea complicada debido a la situación económica actual. Esto dependerá del poder de negociación del autónomo con sus clientes. En mi caso, no podría sobrevivir como emprendedor sin subir mis tarifas. Y ya he avisado a mis clientes”, añadió el portavoz de los transportistas.

“Los transportistas tenemos tres bloques de gastos: el combustible, el conductor (salarios y cotizaciones) y la amortización del vehículo. Sin embargo donde nos hemos visto más asfixiados es en nuestros costes del gasoil. Para compensar esas perdidas, hubiéramos tenido que reducir salarios pero no es el momento. Por tanto, tendremos que subir, como mínimo, un 10% el precio de nuestros servicios para compensar esas perdidas. No lo hacemos por enriquecernos, sino para sobrevivir”, afirmó Villaverde. “Los camiones en España tienen un antigüedad media de 14,7 años, no puedes amortizarlos por menos tiempo. Soy emprendedor y tengo cinco camiones. Ni mis trabajadores ni yo estamos remunerados como deberíamos. La inflación ha subido el precio de los talleres, de los repuestos, de los neumáticos, del mantenimiento, de los seguros. Creo que incrementar un 10% los precios es ir acorde con el mercado y la competencia. Espero que nadie entienda que lo hacemos por capricho”, expresó el presidente de ATA.

Los autónomos del transporte no descartan convocar de nuevo movilizaciones si el Gobierno sigue sin cumplir sus promesas
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad