El Ejecutivo extiende tres meses más la bonificación de los carburantes

Los autónomos del transporte instan al Gobierno a que ponga un tope al precio del combustible

El precio del carburante sigue marcando máximos históricos. Los transportistas solicitan al Gobierno que ponga un límite al precio del combustible como quiere hacerlo con el gas.

El Gobierno extiende la bonificación del combustible hasta septiembre.
El Gobierno extiende la bonificación del combustible hasta septiembre.
Los autónomos del transporte instan al Gobierno a que ponga un tope al precio del combustible

La bonificación de 20 céntimos por litro de combustible ha supuesto un ahorro importante tanto para autónomos como particulares. Pero el aumento de precio de los carburantes sigue poniendo en riesgo la continuidad de muchas actividades, especialmente el transporte. Cómo adelantó este medio, finalmente el Gobierno ha extendido tres meses más esta ayuda que ha supuesto un ahorro acumulado de 1.900 euros para los trabajadores por cuenta propia dedicados a la movilidad por carretera. Sin embargo, los autónomos instan al Ejecutivo a que marque un precio límite de los carburantes, como se quiere hacer con la luz o el gas, porque no deja de encarecerse.

El pasado miércoles el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció la prórroga del plan de respuesta extraordinario a la Guerra en Ucrania por el que se redujo algunos impuestos en la factura de la luz y donde se bonifica 20 céntimos el litro de combustible. Esta extensión, explicó Sánchez en el Congreso, continuará tres meses más, hasta el próximo 30 de septiembre. Asimismo, desde La Moncloa esperan que la Comisión Europea apruebe la propuesta de limitar el precio del gas en la generación de electricidad, medida que los transportistas autónomos también exigen para los carburantes.

“La bonificación sobre el combustible ha supuesto un alivio para todo el sector del transporte. En un principio valoramos positivamente la prórroga, algo que ya habíamos acordado en el Ministerio de Transporte cuando nos reunimos con ellos el pasado mes de marzo. No obstante, esta bonificación no termina de solucionar un problema estructural para los autónomos del transporte. Por ello creemos que el Gobierno debería marcar un límite o tope al precio de los carburantes como ha hecho con el gas o la luz”, afirmó José Carlos López Jato, vicepresidente de la Federación Española de Transportistas Autónomos (Fetransa).

“No sabemos hasta que punto seguirá subiendo el gasóleo. La especulación del mercado va a terminar por comerse las ayudas de 20 céntimos por litro, beneficiando a los proveedores y no a los transportistas. Seguramente el precio por litro alcanzará los dos euros en las próximas semanas”, añadió López Jato.

“Esta medida es muy beneficiosa, pero no da seguridad de cara al futuro. Por ahora la bonificación ha supuesto un ahorro acumulado aproximado de entre 600 y 700 euros mensuales, entre 1.900 y 2.100 euros desde que entró en vigor”, concretó el vicepresidente de Fetransa. “De no haberse hecho esta extensión de tres meses, los transportistas tendrían que haber dejado su actividad por no poder siquiera arrancar su camión”.

La subida de los combustibles se come la bonificación de 20 céntimos por litro

El precio medio de la gasolina en España no ha frenado su escalada y ha tocado un nuevo máximo histórico. Los últimos datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea señalan que el precio de litro de combustible alcanzó los 1,96 euros por litro, registrando una subida del 1,44% en la última semana.

Ese importe medio no refleja la bonificación de 20 céntimos por litro, pero evidencia las declaraciones de los transportistas de los problemas estructurales y la necesidad de limitar el precio de los carburantes. Tras encadenar su sexta subida consecutiva desde Semana Santa, el encarecimiento registrado ha absorbido el 75% de la ayuda, dejando apenas cinco céntimos de ahorro para los autónomos dedicados a la movilidad por carretera.

El combustible consumía el 30% de los ingresos del transporte

Esta medida que puso en marcha el Ejecutivo para las actividades “especialmente afectadas por la subida de los precios y los carburantes”, también se ha hecho notar entre los transportistas autónomos. “Sin la bonificación, el combustible estaba consumiendo el 30% de nuestros ingresos. Nosotros no requeríamos una rebaja fiscal dado que podemos desgravarnos los impuestos derivados de nuestros actividad. Por eso era tan importante que se redujera el precio de base y no los tributos”, explicó López Jato.

“El aumento del precio del combustible suponía un sobrecoste de más de 5.000 euros al año, lo que se traduce en unos 600 euros mensuales. Un transportista gasta unos 6.000 euros al mes en carburante. Por lo que, dicho aumento, es un gasto insostenible que les deja con un margen de beneficio más bajo que los que existían en el año de la pandemia. Aunque el precio sea elevado, esta bonificación se ha notado en nuestros bolsillos. Lo único esperamos – y estamos convencidos de que será así – es que el Gobierno prorrogue la bonificación todo el tiempo que sea necesario”, añadió López Jato.

“Además tenemos que poner en valor los acuerdos que las patronales del transporte alcanzaron con el Ejecutivo. A la bonificación de 20 céntimos por litro de carburante, se le añade la devolución mes a mes por el gasóleo profesional, la prórroga de los créditos ICO y el aumento de la cuantía de las ayudas al abandono profesional”, valoró el vicepresidente.

“Los transportistas tenemos tres bloques de gastos: el combustible, el conductor (salarios y cotizaciones) y la amortización del vehículo. Sin embargo donde nos hemos visto más asfixiados es en el gasoil. Para compensar esas pérdidas, hubiéramos tenido que reducir salarios pero no era el momento. Los camiones en España tienen una antigüedad media de 14,7 años, no puedes amortizarlos por menos tiempo. Soy emprendedor y tengo cinco camiones. Ni mis trabajadores ni yo estamos remunerados como deberíamos. La inflación ha subido el precio de los talleres, de los repuestos, de los neumáticos, del mantenimiento, de los seguros, no sólo de la gasolina. Sin la bonificación tendríamos que subir el precio de nuestros servicios”, expresó Antonio Villaverde, presidente de la Asociación de Transportistas Autónomos (ATA).

Los autónomos del transporte instan al Gobierno a que ponga un tope al precio del combustible
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad