miércoles. 20.11.2019

DESDE EL SECTOR PIDEN LA APROBACIÓN DEL ‘SANDBOX’

La banca ‘se pelea’ por impulsar los proyectos fintech

La banca ‘se pelea’ por impulsar los proyectos fintech

El sector Fintech sigue creciendo en España a pesar de la falta de regulación. Desde la Asociación Española de Fintech e Insurtech piden la aprobación del SandBox o banco de pruebas. Mientras tanto, la banca ‘se pelea’ por apoyar el talento de los emprendedores del sector financiero. España es uno de los países con mayor número de startups por número de habitantes.

La banca ‘se pelea’ por impulsar los proyectos fintech

Las entidades financieras están cada vez más volcadas en los proyectos de emprendedores del sector financiero, también llamados, fintechs. Inmersos en su revolución tecnológica saben que el futuro va, en gran parte, ligado a las innovaciones que estos pequeños proyectos pueden ofrecer. Máxime cuando casi todas las operaciones bancarias se pueden realizar a través de un móvil y han sido capaces de aliarse 27 entidades diferentes en el proyecto Bizum que permite, entre otras cosas, el traspaso de dinero entre cuentas a través del número de teléfono. Un proyecto fintech ya 'viejo' -si se tiene en cuenta lo rápido que van los avances en este terreno- que nació en el 2016.

Por ello, cada día, son más las iniciativas que surgen desde el sector bancario para apostar y pelear por captar nuevos proyectos. Sin ir más lejos, la semana pasada, Bankia inauguró en Madrid su segunda sede de Fintech Venture en Madrid -tiene otra en Valencia-, un espacio dedicado al emprendimiento financiero y en el cual la entidad invertirá 20 millones de euros a lo largo de cuatro años. Esta inauguración, se hizo el mismo día en el que el Banco Santander anunciaba que había liderado con 35 millones de euros la financiación de un proyecto fintech con sede en Berlín.

En concreto, y según informaban desde EFE Emprende, la operación se habría realizado a través de InnoVentures del Banco Santander -el fondo de capital emprendedor fintech de la entidad- y habría ido financiar CrossLend, “una plataforma de deuda digital para crédito de particulares, peymes, facturas, hipotecas y otros formatos de crédito creados por bancos u otras entidades".

Éstas son sólo un ejemplo de algunas de las últimas iniciativas que se han hecho desde la banca para apoyar y pelear por el sector Fintech. Desde la Asociación Española de Fintech e Insurtecth, creen que “este tipo de iniciativas suponen una magnífica noticia para el ecosistema”. Sin embargo, aseguran que actualmente no está equiparada la financiación y la inversión disponible con el talento emprendedor que existe: “ España es uno de los países del mundo con mayor número de startps, en relación a su número de habitantes, y existe un espíritu emprendedor en el ámbito financiero, muy potente. Sin embargo, todavía la inversión es muy baja comparada a la de otros países”.

Según datos de la AEFI, a lo largo de este año, el 50% de la financiación para el emprendimiento la ha acaparado Reino Unido, “pese al proceso del Brexit. El 35% ha ido destinada a Alemania, aunque no sea un país excesivamente potente en el sector financiero… Mientras que España sólo concentra el 2% de la inversión, lo que pone de manifiesto la necesidad de incrementar el capital para que el ecosistema de la innovación financiera siga creciendo en España, sin duda el sector bancario tiene que ser un puntal”

Necesaria colaboración y regulación

Para que el sector Fintech siga creciendo e innovando en España, desde la AEFI ven necesario dos aspectos fundamentales: la colaboración con las entidades bancarias y la regulación mediante la creación de un banco de pruebas.

Para ellos, la no colaboración entre banco y Fintech no tiene cabida y exponen de ejemplo el caso de Reino Unido, “donde la seguridad regulatoria, gracias a la puesta en marcha del sandbox, ha permitido rondas de financiación más grandes, ha reducido las incertidumbres sobre los modelos de negocios de algunos proyectos e incluso ha logrado la participación de grandes entidades como Barclays o HSBC, que han lanzado proyectos con otras pequeñas startups”.

Por lo tanto, ven “fundamental” la puesta en marcha de un SandBox español. Ésto no es otra cosa que un banco de pruebas, con el que los emprendedores del sector financiero puedan innovar en un entorno completamente seguro, tanto para las entidades, como para los supervisores y los consumidores, en un marco jurídico que combine solidez y seguridad. Su utilización permitiría que la puesta en marcha de esta innovación en el mercado tenga un impacto positivo para el consumidor, sin generar riesgos para la sociedad o la estabilidad financiera.

El Gobierno aprobó el pasado mes de febrero el anteproyecto de ley que establecía la creación de un ‘Sandbox’ en España, sin embargo, a día de hoy, debido a la inestabilidad política y la falta de Gobierno, no se ha llevado a cabo. “Es necesaria una inmediata aplicación del sandbox, que supondrá un banco de pruebas para que las fintechs puedan trabajar en un marco supervisado y regulado que les permita innovar sin trabas” afirman desde la Asociación.

Su puesta en marcha traería, supuestamente, grandes beneficios no sólo para el sector, sino que “propiciaría un entorno atractivo para que entren nuevas empresas en el sector. De acuerdo con nuestros cálculos, en apenas dos años de funcionamiento, el sandbox podría generar 5.000 puestos de trabajo e inyectaría 1.000 millones de euros de inversión en el mercado español. Pero no podemos perder más tiempo, porque cada minuto que pasa tenemos el riesgo de perder talento nacional e internacional”, explican desde AEFI.

La banca ‘se pelea’ por impulsar los proyectos fintech