Sábado. 25.05.2019

UN DÍA DE PARTIDO SUPONE 41 MILLONES EN CAÑAS, PINCHOS Y COPAS

Los bares ingresan 1.500 millones de euros al año gracias al fútbol

Imagen bar El Doblete|Foto Facebook El Doblete
Imagen bar El Doblete|Foto Facebook El Doblete

Durante la temporada 2016/2017, los establecimientos de hostelería que emitieron los partidos de LaLiga y bares que rodean los estadios ingresaron más de 1.500 millones de euros, 41 millones por jornada.

Los bares ingresan 1.500 millones de euros al año gracias al fútbol

Que el fútbol mueve millones de euros no es novedad. Que cada jornada, de las 38 en las que se disputa La Liga, los bares españoles ingresen 41,2 millones de euros, sí lo es. Esto equivale casi a lo que anualmente ganan el jugador del Atlético de Madrid, Antoine Griezzman (23 millones de euros), y los del Real Madrid Sergio Ramos (11,7 millones de euros) e Isco (6,7 millones de euros), juntos. Aún así, se quedan cinco millones por debajo del salario de Leo Messi que, con 46 millones de euros al año, es el jugador mejor pagado de la competición española.

Durante la temporada 2016/2017, los aproximadamente 60.000 establecimientos que emitieron los partidos de La Liga ingresaron en sus cajas la friolera de 1.226 millones de euros, a lo que hay que sumar otros 340 millones de euros que se dejaron los aficionados en las barras de los locales situados alrededor de los estadios. Así se desprende del informe sobre el Impacto económico, fiscal y social del fútbol profesional en España elaborado por la consultora PwC para LaLiga, que se presentaba ayer en Madrid. “El efecto tractor del fútbol nos convierte en un sector muy importante (para la economía)”, afirmó Javier Tebas, presidente de LaLiga durante la presentación del informe.

A pie de barra, los 10,5 millones de apasionados espectadores que acudieron a los bares próximos a los coliseos se gastaron 29 euros de media en consumiciones y merchandising (bufandas, gorras o chocolate, entre otros). En el caso de los seguidores que acuden entre dos y tres veces al año al ver un partido de fútbol a un bar el importe medio fue de 9,9 euros.

Más de 35.000 empleos

Los picos de ingresos que aporta el fútbol habrían impulsado la generación de 35.751 empleos en el sector de la hostelería. De ellos, según los datos de la consultora, 16.336 puestos de trabajo sólo en los establecimientos de alrededor de los estadios y 19.415 en los bares que tienen contratado un paquete televisivo.

Este panorama de bonanza podría sin embargo frenarse en el último caso. El pasado mes de octubre las principales operadoras subieron sus tarifas más de un 44% con carácter lineal y sin distinciones por tamaño de establecimiento, lo que representó un sobrecoste de 100 euros más al mes para cada hostelero. Emilio Gallego, secretario general de la Federación Española de Hostelería (FEHR), criticó esta decisión en una mesa de debate en la que también participó el director de contenidos de Movistar, Ignacio Fernández Vega. “Hay que aportar claridad y demostrar el valor añadido de una subida que ha perjudicado a muchos establecimientos”, aseveró Gallego. Y advirtió que donde se ve más fútbol es en los establecimientos pequeños por lo, de seguir en la línea del año pasado, puede que el fútbol deje de verse en ellos. No obtuvo réplica.

El secretario general de la FEHR también aludió a la necesidad de encontrar nuevos formatos que permitan a los aficionados disfrutar del fútbol más allá de los días de partido. “Queda mucho por trabajar en la parte experiencial para conseguir que cada vez más haya más flujo y más tráfico en los locales”. A este respecto, lanzó un guante al trabajo conjunto entre todos los agentes (LaLiga, operadores, asociaciones e instituciones) con el objetivo de impulsar formatos como los Sport Bar, donde se retransmiten todo tipo de torneos y competiciones deportivas o se puede jugar a videojuegos relacionados con el mundo del deporte. “Sería muy positivo conformar un foro de participación y experiencias para cambiar el modelo actual. No olvidemos que el fútbol influye en muchos miles de empresarios del sector”.

185.000 empleos y casi 1.200 millones de IVA

El deporte rey, a nivel profesional, supuso en 2017 el 1,37 del PIB (Producto Interior Bruto) de España, lo que en términos absolutos se traduce en 15.688 millones de euros. Cifra para nada desdeñable que equivale al 24% de la producción de vehículos de motor, remolques y semirremolques del año 2016, y lo que es más importante: estas cifras se trasladan al empleo. La industria futbolística aportó 185.000 puestos de trabajo directos, indirectos e inducidos, un 0,98% del total de ocupados y 1,2 veces más que el total de trabajadores del textil y del calzado.

Todo ello revierte, a su vez, en las arcas del Estado. Hacienda y la Seguridad Social ingresaron 4.089 millones de euros gracias al futbol. LaLiga y las actividades adyacentes (hostelería, jardinería, comercio…) aportaron 1.163 millones de euros en concepto de IVA durante 2017, a lo que hay que sumar los 640 millones de euros de recaudación por Impuesto de Sociedades y los 175 millones de Impuestos Especiales. A su vez, las cotizaciones sociales de los trabajadores vinculados al sector futbolístico sumaron un total de 1.036 millones de euros (el 1% del total de ingresos por este concepto). En IRPF la cantidad ascendió a 1.075 millones de euros.

Responsabilidad y reflexión

Desde hacía cuatro años no se publicaba un informe acerca de lo que el fútbol supone para la economía y el empleo en España. En este periodo la aportación al PIB se ha duplicado, pasando de un 0,75 al 1,37 y el impacto fiscal ha crecido un 41,2%, desde los 2.895 millones hasta los 4.089. Una progresión en la que ha sido crucial el control económico y la mejora de ingresos por la forma de explotar el patrimonio de los clubes a partir de la aprobación del Real Decreto de derechos audiovisuales. “Ha sido esencial”, aseguró el presidente de LaLiga.

No obstante, los últimos cambios que se están produciendo podrían dar al traste con el efecto catalizador del fútbol. “No podemos llevar la toma de decisiones decisiones a las barras de bar. Hay que reflexionar”, insistió Tebas. Así apuntó a los retos como la aparición de nuevas plataformas audiovisuales y la retirada de competencias en la gestión de activos tanto de LaLiga como de los propios clubes que se recoge en el Anteproyecto de Ley del Deporte o la piratería “¿Por qué nos quieren quitar competencias y poner en peligro el crecimiento?”, inquirió.

Los bares ingresan 1.500 millones de euros al año gracias al fútbol