miércoles. 20.11.2019

INCERTIDUMBRE INTERNACIONAL

El Brexit o la guerra comercial afectarán a cuatro de cada diez negocios españoles

El Brexit o la guerra comercial afectarán a cuatro de cada diez negocios españoles

La reciente entrada de los aranceles impuestos por EEUU a más de 1.500 productos agroalimentarios europeos y las tensiones por el Brexit afectarán a miles de negocios españoles de cualquier tamaño. Y no sólo exportadores.

El Brexit o la guerra comercial afectarán a cuatro de cada diez negocios españoles

A las puertas de unas nuevas elecciones generales -las cuartas en cuatro años-, pareciera que lo último de lo que deberían preocuparse los negocios españoles es de lo que ocurre fuera de sus fronteras. Sin embargo, los problemas del resto de países también son nuestros. El último estudio de la empresa de información financiera Crédito y Caución desveló que cuatro de cada diez negocios españoles sufren o sufrirán directamente el impacto de la incertidumbre internacional. 

Y es que, la falta de estabilidad internacional no es sólo un problema para las grandes corporaciones, afecta también a pequeños ganaderos y agricultores incapaces de calcular el alcance que tendrán los efectos de los aranceles entrados en vigor el pasado 18 de octubre o a hosteleros, comerciantes, hoteleros y exportadores de cualquier sector, incapaces de prever cuánto afectará a su negocio el desarrollo de eventos como el Brexit.

La incertidumbre es "una de las señas diferenciales de 2019. Entre sus consecuencias más directas está el impacto de los cambios sobre las estrategias de internacionalización de cada empresa o el retraso en la toma de nuevas decisiones por parte de todo tipo de negocios en España" apuntaron desde Crédito y Caución.

Según la empresa de créditos, el 40% de las negocios españoles se mostraron afectados de "forma significativa" por la incertidumbre internacional. Para el 7%, el riesgo es máximo. Y no es de extrañar. La incertidumbre política es un problema para cualquier empresa, independientemente de su tamaño. Cuando el presidente de los Estados Unidos anunció la primera semana de este mes la imposición de aranceles del 25% a más de 1.500 productos europeos -entre los que se encuentran el aceite de oliva, el vino, los quesos y lácteos o los derivados del cerdo, como el jamón serrano-, desde el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ya advirtieron que España podría perder más de 1.000 millones de euros sólo en exportaciones. 

Y si  en algún producto va a verse afectado España especialmente, ese es el aceite del oliva. El oro liquido es sustento de miles de autónomos, pymes y micropymes españolas. Según publicó Agroinformación, "España es el país del que procede más de la mitad del aceite que importa EEUU (160.000 toneladas). Por lo tanto, éstas serían las exportaciones a las que les influiría, en mayor medida, la tasa arancelaria de Trump".

Y si los efectos de los aranceles impuestos por EEUU afectan de lleno a los negocios españoles, las consecuencias del Brexit pueden ser devastadoras. El valor de las inversiones españolas en suelo británico alcanza los 77.000 millones de euros, el 16,8% del negocio de nuestro país en el extranjero. De todo este volumen, las previsiones del Banco de España cifran unas pérdidas de hasta 9.000 millones de euros, que podrían aumentar en el hipotético caso de que el Brexit terminara siendo duro. Y es que, la incertidumbre no afecta sólo a exportadores e importadores.

Afectará también a la hostelería, comercio y al sector inmobiliario

Tras la fijación del nuevo calendario del Brexit, que aplaza la ruptura con la UE otros tres meses, hasta el 31 de enero de 2020, las dudas siguen reinando entre autónomos y empresas españolas. Y es que, aunque desde la empresa de información financiera Crédito y Caución apuntaron que "serán los exportadores los que, en mayor medida, sufrirán los efectos del Brexit en sus estrategias de internacionalización y toma de decisiones", la el problema también está muy presente en otros sectores vitales para nuestra economía, donde la mayoría son autónomos y pymes.

Estos sectores serían hostelería, comercio, sector inmobiliario y  alojamientos turísticos. Y es que, España recibió en 2018 la cifra récord de 82,6 millones de turistas internacionales que, con sus visitas, se dejaron nada menos que 90.000 millones de euros según los datos ofrecidos a principios de año por la ministra de Industria, Comercio y Turismo en funciones, Reyes Maroto.

Depender hasta tal punto de la llegada de turistas extranjeros hace a España un país a merced de las circunstancias internacionales. Por esta razón, desde algunos sectores clave como la hostelería, que viven en gran medida del turismo, se muestran preocupados por la previsible salida del Reino Unido de la Unión Europea. 

Desde diferentes asociaciones y organizaciones del sector turístico ya estimaron a principios de año que el divorcio entre el Reino Unido y la Unión Europea se traduciría en una caída del número de turistas que recibe nuestro país y, por tanto, en las cifras de facturación de actividades como la hotelería y la hostelería.

Desde la Confederación Empresarial de Hostelería de España (CEHA), lo tienen claro: el Brexit no es una buena noticia para los hosteleros. “Puede ser problemático, por ejemplo, que los tránsitos de turistas en frontera sufran complicaciones. Toda complejidad añadida a la entrada y salida de ciudadanos siempre es un inconveniente para nuestro sector” explicó Emilio Gallego, Secretario General de la CEHA en declaraciones a este periódico. 

Las complicaciones en la entrada de turistas a España son también complicaciones para los hosteleros, hoteleros y comerciantes españoles, entre otros. El descenso de las visitas de británicos se traduciría en una bajada de las ventas -especialmente en verano - y una caída sustancial de la facturación

Las tensiones por el Brexit ya han tenido consecuencias

La incertidumbre y la economía son malas compañeras. A expensas de lo que pueda suceder, de que Reino Unido vaya a ser próximamente, casi con total seguridad, un país tercero a todos los efectos, las consecuencias para exportación e importación son incalculables. Cuatro de cada diez negocios españoles reconocen que su desempeño diario se ha visto afectado por las tensiones internacionales. Y no es para menos. Pequeño artesanos, agricultores o ganaderos ya han podido ver reducida de la noche a la mañana sus operaciones con Estados Unidos por la imposición de aranceles del 25% a sus productos.

En algunos casos, la incertidumbre ya es cuantificable. Las tensiones del Brexit ya han hecho que la llegada de turistas británicos en el primer semestre de este año cayera en un 1,3%, según los últimos datos del INE. Desde la CEHA, explicaron que los efectos de la salida del Reino Unido de la Unión Europea se medirán no sólo en función de las facilidades de entrada de los turistas británicos a España, también en “la manera en que acabe fluctuando la libra frente al euro, porque si se produce una depreciación muy fuerte y sostenida de la moneda británica, todos los destinos que pertenecemos al euro perderemos competitividad.

El Brexit o la guerra comercial afectarán a cuatro de cada diez negocios españoles