miércoles. 18.09.2019

Bruselas impulsará mejoras para la protección social de los autónomos

La Comisión Europea estudiará nuevas medidas para equiparar las condiciones laborales de los trabajadores por cuenta propia y ajena y se compromete a incluir a los autónomos en el diálogo social.

Bruselas impulsará mejoras para la protección social de los autónomos

“Conseguir una Europa más social”, esa es una de las prioridades del presidente de la Comisión Europea (CE) Jean Claude Junker desde el principio de su mandato. Bajo esta premisa el propio Junker impulsó en septiembre de 2015 la consulta pública del Pilar Europeo de Derechos Sociales, cuyos resultados se sometieron a debate el pasado lunes en una conferencia de alto nivel en Bruselas a la que acudieron más de 600 representantes de los estados miembros, incluídos ministros, interlocutores sociales y miembros tanto del Colegio de Comisarios como de la sociedad civil.

En esta ocasión, la CE ha recogido el guante de las demandas que, desde hace cuatro años, ATA (Federación Nacional de Asociaciones de Autónomos) lleva trasladando a Bruselas. Avanzar hacia la universalidad, la equidad y la justicia social a partir de fórmulas que permitan equiparar los llamados “empleos atípicos” (temporales, parciales y autoempleo) con el trabajo por cuenta ajena será uno de los grandes retos a afrontar por los 27 en los próximos meses. Para ello, el primer paso es homogeneizar la definición del autoempleo según los criterios del régimen de Seguridad Social, tal y como ya se hace en España, Italia y Francia. Es decir, desarrollar un Estatuto Europeo del Trabajo Autónomo que, más allá de la propia legislación de cada uno de los estados miembros, sirva de paraguas y garantice el acceso de los autónomos a pensiones, paro, prestaciones sociales, etc… desvinculando su condición del régimen fiscal.

A este respecto Celia Ferrero, vicepresidenta Ejecutiva de ATA –única con representatividad en la CE- insistió durante su intervención en la conferencia en que “los gobiernos europeos olvidan hablar del trabajo y sólo hablan de empleo”. O lo que es lo mismo, “las nuevas fórmulas de trabajo deben incorporarse al debate del empleo y la protección social, siendo las personas y no la relación laboral el centro de las actuaciones”, aclaró en declaraciones posteriores a AyE.

Se hace, por tanto, “necesaria” la participación de los autónomos en las mesas del diálogo social, tanto a nivel de cada uno de los países miembros como a nivel europeo. Asimismo, la Federación que preside Lorenzo Amor defendió el diseño “riguroso” del mapa de la protección social de los autónomos en Europa. En este sentido “estamos convencidos de que se escuchó nuestra reivindicación” y de que, por fin, esta vez será la definitiva”, apostilló. De hecho, como prueba de este compromiso, el presidente de la Comisión anunció que el próximo 17 de noviembre patrocinará junto a Stefan Lövfen, Primer Ministro sueco, la Cumbre social para empleos justos y crecimiento, que se celebrará en Gotemburgo.

España protagonista

La fractura del modelo tradicional del mercado laboral incoada por la crisis económica así como por la irrupción de la economía digital ha impulsado el crecimiento de nuevas fórmulas de trabajo. A este respecto, la particularidad histórica del tejido empresarial de España, en el que el 98% está compuesto por pymes y autónomos, permitió desarrollar normativas ad hoc que se han convertido en un modelo a seguir para toda Europa.

Es el caso del Estatuto del Trabajo Autónomo que se caracteriza por garantizar al colectivo coberturas como el derecho a una pensión, el cobro del cese de actividad, etc... Tal es su aportación que, durante la conferencia, el portavoz italiano lo puso como ejemplo de hacia dónde tiene que ir encaminada la hoja de ruta de la Comisión Europea de cara a la mejora de la protección social de los trabajadores por cuenta propia.

En lo concreto, dos fueron los temas centrales a debatir. El primero de ellos, la transferibilidad de los derechos independientemente de la trayectoria laboral. Entre las soluciones más aplaudidas, el ‘sistema de cuentas de actividad personal’ francés. Este modelo permite al trabajador -pertenezca a uno u otro régimen- acumular puntos que podrá compensar por formación, complementos de pensión, prestación por desempleo, etc… Si bien la suma es para todos la misma, el canje depende de las circunstancias personales del solicitante, beneficiando a quienes están en situación de desventaja.

La segunda cuestión que se puso sobre la mesa fue el establecimiento de una renta mínima para todos aquellos trabajadores con dificultades así como un complemento mínimo salarial para los jóvenes que accedan a su primer trabajo y no alcancen un salario suficiente. En definitiva, tanto estas como otras de las propuestas que se plantearán en la Cumbre de noviembre buscan “que la inestabilidad del trabajo autónomo no sea un reto”, concluye Ferrero.

Bruselas impulsará mejoras para la protección social de los autónomos