martes. 20.08.2019

YA HAY 47.700 PROFESIONALES AUTÓNOMOS

Las buenas perspectivas del sector disparan el número de agentes inmobiliarios

Las buenas perspectivas del sector disparan el número de agentes inmobiliarios

Seis de cada diez agentes inmobiliarios creen que su volumen de negocio aumentará hasta un 20% más en 2019. Además, la afiliación de autónomos al sector inmobiliario (sin contar la construcción) aumentó casi un 7% en el último año, y suponen más de un tercio del total de trabajadores del sector. 

Las buenas perspectivas del sector disparan el número de agentes inmobiliarios

La sensación de que se está recuperando el sector inmobiliario tras la caída experimentada en la pasada crisis está alentando a muchos profesionales a iniciarse en esta actividad o a volver a ella. Prueba de ello son los datos de afiliación a la Seguridad Social del mes de mayo que revelan un incremento del número de autónomos que han elegido como actividad la intermediación inmobiliaria. Este crecimiento fue del 6,86% el último año. O lo que es lo mismo, entre mayo de 2018 y el mismo mes de este año 3.063 profesionales optaron por el negocio de la intermediación en la compra-venta y alquiler de todo tipo de inmuebles.

Con ello, el número de afiliados al RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos) en este sector se situó en los 47.698, representando más de un tercio (32,6%) del total de trabajadores del sector (146.534).

El empuje viene motivado por las buenas perspectivas de los profesionales de esta actividad para 2019. La recuperación de la economía y ciertos atisbos de que el sector está en alza ha llevado a seis de cada diez agentes inmobiliarios a prever que, este ejercicio, aumentará su volumen de negocio. Al menos así lo recoge el estudio Perspectivas y retos sobre el sector de las agencias inmobiliarias 2019, elaborado por la Federación de Asociaciones Inmobiliarias (FAI) a partir de la consulta a 420 profesionales de 15 comunidades autónomas entre los meses de marzo y mayo.

Del porcentaje citado casi la mitad (48,8%) creen que sus cifras de negocio crecerán hasta un 20% por encima de las del anterior ejercicio. Llama también la atención el optimismo de otro 11% que considera que el incremento será superior al citado 20%. Frente a ello todavía un 17% considera que la tendencia será justo la contraria y el restante 22% que considera que no habrá variaciones con respecto al año pasado.

Más allá de lo anterior, lo cierto es que los informes no dejan de dar muestras de la recuperación del sector. Durante los tres primeros meses del año se han vendido casi 152.000 viviendas, según se extrae de los datos del Centro de Información Estadística del Notariado (CEIN) replicados por el departamento de Estudios de BBVA en su Observatorio Inmobiliario del mes de mayo. Pese a que la cifra es sensiblemente inferior a la registrada el año pasado, el documento destaca que, entre enero y marzo de 2019, el precio medio del metro cuadrado se elevó por decimosexto trimestre consecutivo hasta los 1.636 euros, lo que significa un 4,4% más que en 2018, cuando el repunte fue del 3,9%.  

A pie de agencia, Iñaky Montoro, Jefe de Ventas de la inmobiliaria Casa10 -que cuenta con un equipo de 12 comerciales entre autónomos y asalariados- comenta que si bien durante los cuatro primeros meses “se ha vendido bastante menos que el año pasado, a partir de las elecciones generales se ha animado, ¡y mucho!. Si seguimos así estamos casi seguros de que cerraremos el año en positivo”. Asimismo, y haciendo referencia al incremento de precios corrobora que aunque “no estamos a niveles pre-crisis los precios se han casi duplicado en los últimos cuatro años. La misma vivienda que en 2015 costaba 85.000 euros a día de hoy la estamos vendiendo a 150.000”. Escalada que no tiene visos de parar si atendemos a los datos publicados ayer por la sociedad de tasación Tinsa que destacó que en el mes de mayo el precio de la vivienda terminada ha subido un 3,6% interanual.

Retos e incertidumbre

Aunque todo lo anterior dibuja un marco alentador, aún existen incertidumbres en cuanto a la capacidad de compra de los clientes, a lo que sucederá con la regulación de los pisos de alquiler, si se endurecerá el acceso a las hipotecas o por la aparición de los nuevos agentes digitales (proptech). Y todo ello genera dudas entre los agentes inmobiliarios. El informe de la Federación de Asociaciones Inmobiliarias destaca que más de la mitad de los profesionales (56,67%) considera que el futuro del sector será muy ambiguo. A ellos se suma un 16,4% que ve la botella medio vacía. En palabras de la presidenta de la Federación de Asociaciones Inmobiliarias, existe "preocupación” por la “inestabilidad asociada a la deficiente regulación del mercado”. Y explica que tanto el citado decreto del alquiler como la nueva Ley Hipotecaria pueden suponer “un frenazo” y “poner en peligro” al sector.

Circunstancia esta última que ya se estaría notando entre los agentes inmobiliarios, “está paralizando operaciones. Las entidades están a la espera de ver qué ocurre con la entrada en vigor de la Ley el próximo 16 de junio”, constata Montoro, y alerta de que, “si esto implica un endurecimiento de las condiciones de acceso a las hipotecas, lo pagarán los clientes y podría repercutir en nuestro trabajo”. Todo ello en un entorno en el que el crédito para la compra de vivienda continua en tendencia ascendente y creció a un ritmo del 5,1% en el mes de marzo, según los datos de Banco de España recogidos en el informe de BBVA.

Además de lo anterior los profesionales insisten en la atomización y falta de unidad y la mala imagen del sector que se generó especialmente durante los años de la crisis como los principales retos a afrontar en el próximo periodo. También existe una elevada preocupación por la falta de cualificación del personal que desarrolla este tipo de actividad, algo que se debe a la liberalización del sector y que ya apuntó en su día a este medio Diego Galiano, presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria, “desde hace 18 años, esta profesión está liberalizada, lo que significa que para ser agente de la propiedad inmobiliaria no se necesita cumplir ningún requisito, ni tener ningún título, ni disponer de licencia administrativa, ni estar colegiado”. Para afrontar estos vacíos desde la Federación piden a las administraciones públicas el desarrollo de una “regulación técnica y eficaz” así como la “promoción de la certificación profesional del sector y de los registros de agentes inmobiliarios en las distintas comunidades autónomas”.  

Las franquicias inmobiliarias despegan

La evolución de las agencias inmobiliarias franquiciadas es otro de los termómetros que reflejan el cómo se encuentra el sector. Los datos sorprenden. Según el informe la Franquicia en España 2019, elaborado por la Asociación de Española de Franquiciadores (AEF), entre 2017 y 2018 se abrieron cinco enseñas más, pasando de 35 a 40. Además el número de establecimientos creció un 32,2%, hasta los 2.195.

Y no sólo eso. Tanto el empleo como la facturación de las franquicias que tienen como negocio intermediar en la compra-venta y alquiler de pisos, locales, oficinas, solares… se incrementaron un 44,09% y un 37,72% respectivamente. Así, en el bienio se pasó de 4.112 a 5.925 empleos y de una facturación de 331,29 millones de euros a 452,26 millones de euros.

Las buenas perspectivas del sector disparan el número de agentes inmobiliarios