domingo. 22.09.2019

SEGÚN DATOS DEL BARÓMETRO DE ATA

Siete de cada diez autónomos “acarician” la recuperación

Siete de cada diez autónomos “acarician” la recuperación

Más de un tercio del colectivo espera que su negocio crezca este 2018.

Siete de cada diez autónomos “acarician” la recuperación

Autónomos y pymes notan ya la mejora de la economía española. Dando cumplimiento a los estrictos cánones de la teoría económica han sido los últimos en percibirla pero, “el 68% ha acariciado la recuperación”.

Tan contundente aseveración la realizó este jueves Lorenzo Amor, presidente de ATA (Federación Nacional de Asociaciones de Autónomos), durante la presentación de su Barómetro anual, que confirma el optimismo del colectivo de cara a este 2018. Más de un tercio del colectivo (35,6%) espera cerrar el ejercicio con resultados “mucho más positivos”, mientras que poco más de uno de cada diez (14,1%) cree que irá a peor.

Pese a cerrar con un saldo positivo neto de 9.023 autónomos más, el pasado año ha sido el que menor crecimiento interanual ha registrado desde 2013 (sólo un 0,28%), lo cierto es que a pie de calle se nota que “las cosas van mejor. En los últimos años nuestra facturación se ha incrementado en torno al 30%”, ha asegurado Amaya González, fundadora de By Amaya Trend, un showroom de moda y complementos que recorre cada temporada centros de ocio de toda España.

Con respecto a a este año, insiste en que en el sector de la moda la mejora de la economía se ha notado especialmente durante la campaña de invierno “ha sido muy buena. Mucho mejor que la de otros años anteriores”, ha enfatizado.

Parabienes que, por otro lado, la han obligado a adaptarse a los nuevos hábitos de los consumidores. “Ahora se venden más artículos pero de menos importe. Antes de la crisis los clientes podían comprar una sola prenda de 200 o 300 euros. Hoy ya no es así y adquieren varias cuyo total suma cantidades mayores. Es decir, muchos pocos que al final acaban haciendo un mucho”.

Cambios en el consumidor que se completan con el auge de las ventas por internet “nos ha ayudado mucho. El número de clientes de nuestra tienda virtual es cada vez mayor y nos ha permitido mantener los niveles en temporadas con menor volumen de compras”.

Ladrillo e idiomas

A nivel societario, tal y como se recoge en los datos de Seguridad Social, el número de pequeñas y medianas empresas se incrementó un 1,04%, superando el 1,32 millones. Un tirón que pone de manifiesto además que el tejido empresarial en España gana tamaño. En términos relativos, las medianas empresas (50 a 249 asalariados) fueron las que más sumaron al censo, un 5,03% con un total de 23.357, seguidas de las pequeñas (10 a 49), que crecieron un 4,11%, hasta las 149.850, y las micro (1 a 9)  con un positivo del 0,57% y 1.148.456 compañías.

Suma y sigue en los que hay sectores que respiran mejor que otros. Según los datos de afiliación, el número de autónomos de las actividades inmobiliarias se incrementó un 7,24%  (+2.858) y los de los servicios profesionales, especialmente educación y sanidad, lo hicieron entre el 2,20% (+1.828) y 2,80% (+2.959). "No es lo mismo que hace años, pero sí. Sí se nota que las cosas van mucho mejor”, ha aseverado Ángela García García-Manso.

Ángela es una de las socias de The Rose of England, una academia de inglés con más de 25 años de trayectoria. En su caso el balance de 2017 cerrará con un saldo positivo de entre el 10% y el 15% más. A este respecto, afirma que uno de las actividades en las que más se nota es en los viajes de estudios al extranjero, cuyo coste medio es de 14.000 euros. “Cada vez son más las familias que deciden enviar a sus hijos un curso completo a Irlanda, Canadá o Estados Unidos”. Negocio que además se ha visto favorecido por la apertura del grifo del crédito “desde hace unos meses para acá estamos comprobando que se vuelve a conceder crédito al consumo”.

Similares opiniones son las que se vierten del lado del ladrillo. Antonio Caldas, director comercial de Grupo Trima, una pequeña promotora madrileña, ha explicado que “el crecimiento de ventas ha sido claramente exponencial; pero sobre todo lo que nos ha llamado la atención es la velocidad de venta de nuestros productos. Lo que antes se vendía en casi un año; a día de hoy se puede vender en uno o dos meses”.

Al igual que García García-Manso, Caldas aduce como “clave” la relajación de los bancos a la hora de aportar financiación, “en hipotecas se está ofreciendo una financiación alta y unos tipos de interés muy competitivos”. Y apunta también a un cambio en los patrones de consumo: “Es diferente”, ha determinado. “Nos estamos encontrando con un perfil de clase media, ahorrador, que incluso tiene su vivienda pagada y busca una de reposición. La época de ralentización de la crisis ha provocado ahorro y éste, ahora, se está materializando en inversión. Por ejemplo, en Madrid, hemos detectado que la vivienda que más se demanda es un piso en torno a unos 400.000 euros con tres dormitorios”.

Contención y cautela

Se ve la luz al final del túnel, pero este año con menos intensidad. Si comparamos los barómetros de enero de 2017 con el que se presentó este jueves en la sede de ATA, la conclusión se resume en entusiasmo contenido y con cautela.

El pasado año el número de trabajadores por cuenta propia -societarios incluidos- que afirmaron haber percibido la mejora de la economía fue del 74,8% (casi siete puntos más que este año). También resultó mejor en ocho puntos los que afirmaron que esperaban que su negocio estuviera más boyante, un 43,2% frente al 35,8% de este año. Avance que se compensa con el de quienes opinaron que ni mejorarían ni empeoraría, que en enero de hace doce meses fue del 39,1%, cinco puntos menos que las previsiones para este año.

El apartado de la generación de empleo se mantiene en la línea del anterior barómetro, mientras que lo sí mejora en más de seis puntos es el porcentaje de autónomos que afirma haber obtenido financiación bancaria sin dificultad, que se ha elevado al 56,4%. 

Siete de cada diez autónomos “acarician” la recuperación