domingo. 19.09.2021

POR AHORA SÓLO ANUNCIA INDIRECTAS, SEGÚN LOS ECONOMISTAS

Calviño evita concretar si los 11.000 millones de euros para los autónomos serán o no ayudas directas

Calviño_Economía1
La ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, evitó concretar si los 11.000 millones de euros que anunció el Gobierno la semana pasada serán ayudas directas para los autónomos.
Calviño evita concretar si los 11.000 millones de euros para los autónomos serán o no ayudas directas

Una semana después de que el presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, anunciase el nuevo plan de 11.000 millones de euros para los negocios de los sectores más afectados, aún no se sabe cómo serán esas ayudas para colectivo. Se trata de una iniciativa que está generando muchas expectativas entre los autónomos pero, a medida que van avanzando las semanas, parece que el Ejecutivo se resiste a aclarar la idea de si esos fondos se traducirán en ayudas directas para los negocios que han sido afectados por la pandemia.

Sánchez anunció que este paquete de ayudas irá destinado a "nuevas actuaciones para empresas, pymes y trabajadores autónomos”, pero no especificó que fueran a ser medidas económicas directas como las que han puesto en marcha prácticamente todos países de la Unión Europea. A pesar de ello, el anuncio ha creado muchas expectativas entre el colectivo de autónomos que ya desde hace tiempo reclamaban al Gobierno medidas directas de apoyo, más allá de créditos y deducciones fiscales que sólo aumentan su endeudamiento. Desde algunos foros se daba por sentado que el Ejecutivo las iba a aprobar este mes y que, incluso, se destinarían a negocios "viables", lo que también desató la polémica sobre esta condición. 

Pero la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, lejos de despejar la incógnita añadió nuevas dudas este lunes en una entrevista concedida a RTVE. Aseguró que "para el Gobierno, los ERTE, la prestación por cese de actividad, las moratorias en los pagos y las reducciones de los alquileres, son potentes ayudas directas que llevan casi un año a disposición del tejido productivo de nuestro país". Es decir, que denominó "ayudas directas" a lo que hasta ahora los expertos y las asociaciones de autónomos calificaban de "indirectas" habida cuenta de que los países de la UE también hacen esta distinción y, por un lado, han ofrecido a sus negocios las mismas moratorias y prestaciones, y por otro, han aprobado "ayudas directas" en forma de cheques a fondo perdido para todos sus negocios.

De cualquier manera, Calviño insistió en sembrar aún más la incertidumbre al afirmar que  "los ciudadanos deben entender que hay dos formas de ayudar directamente a un negocio: darle una cantidad dinero o reducir sus gastos", señaló. Es decir, que para la ministra prácticamente todas las ayudas ya en marcha en España son "directas". Y por tanto aumenta la incógnita sobre en que se va a a gastar el Gobierno los 11.000 millones anunciados.

Calviño no logró despejar esta duda al asegurar que "debido a la duración de la pandemia, se adoptarán medidas adicionales", pero que aún falta determinar cuáles son los instrumentos más eficaces "para llegar a aquellas empresas, sectores y territorios más afectados por la crisis. Tenemos que asegurarnos de que el uso del dinero público es eficaz y reduce el sobrendeudamiento de las empresas".

Para los economistas las ayudas del Gobierno español no son directas

El Consejo General de Economistas de España no considera que ese tipo de ayudas a las que se ha referido la ministra sean "técnicamente directas". El presidente de la Comisión Financiera, Antonio Pedraza, aclaró que "aunque la interpretación de las medidas que ha puesto en marcha el Ejecutivo es muy sutil, la  definición más exacta que se le puede aplicar es la de ayuda indirecta"

La razón más sencilla que explicó el economista para determinar estas ayudas como indirectas es que "la ayuda no le llega directamente al beneficiario, sino que la recibe porque otra entidad la ha solicitado, pasando por intermediarios". Es decir, "que no es un tema absolutamente directo, ya que utiliza un canal intermedio". En el caso de los ERTE "el empleado recibe el importe, pero lo recibe porque esta en una empresa y esa empresa la necesita para sobrevivir. Por ello, tanto a la empresa como a sus empleados, esa ayuda le llega de una forma indirecta". 

De igual forma ocurre con la prestación por cese de actividad para los autónomos. La cuantía les llega a los trabajadores por cuenta propia pasa por sus mutuas colaboradoras y, además, los profesionales tendrán que tributar por estas prestaciones en sus declaraciones del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

Por oro lado, tanto las moratorias de impuestos como préstamos ICO realmente lo que generan es una deuda que el autónomo debe devolver más adelante con lo que muchos expertos explican que no se puede calificar de ayudas, ni directas ni indirectas. Lo mismo sucedería con algunas prestaciones que han ido a cargo de las cotizaciones de los trabajadores autónomos.

"Lo ideal es que esos 11.000 millones fueran ayudas directas"

Las organizaciones representativas de los autónomos llevan muchos meses solicitando al Ejecutivo la puesta en marcha de ayudas directas para el colectivo. No obstante, ya no son sólo ellos los que piden esta medida, sino que los gestores administrativos, abogados, e incluso el propio vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, se han unido a este clamor, traslado su opinión de activar estos mecanismo para salvar a los negocios de la crisis.

También desde el Consejo de Economistas se posicionan a favor de esta herramienta, y ponen de ejemplo a nuestros vecinos europeos, quienes además establecer las ayudas que implementó el Gobierno español -moratorias en los pagos, ERTE, cese de actividad-, también han repartido importantes partidas de dinero a sus pequeños negocios. "Lo ideal es que esos 11.000 fueran ayudas directas", señaló Pedraza. "En Alemania, por ejemplo, el Estado le ha dado a cada autónomo el 75% de la facturación que había perdido a causa de la pandemia, esas ayudas son clarísimamente directas y han servido para paliar los daños en el colectivo", añadió el experto.

El Gobierno deja en manos de las CCAA la concesión de ayudas directas

Los gobiernos autonómicos podrían tener  en un futuro la pelota en su tejado. El Gobierno quiere dejar en su mano la solución para los miles de trabajadores por cuenta propia que han sido gravemente afectados por la pandemia del coronavirus. Tal y como apuntó este lunes la ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, "estamos analizando un conjunto de instrumentos para reforzar la acción de las comunidades autónomas que están dando directamente un dinero a los empresarios de los sectores más afectados". Con lo cual, Calviño dejó ver que probablemente sólo las comunidades autónomas concedan a los trabajadores por cuenta propia este tipo de medida.

La ministra aseguró que la actuación de las CCAA debía ser la misma que en 2020, ya que "para ello se les ha hecho transferencias tan importantes: 16.000 millones de euros el año pasado y 8.000 millones este año".

De igual forma que los fondos europeos

El Gobierno también dejó en manos de las comunidades autónomas la concesión de ayudas directas a sus autónomos con el dinero adquirido de los fondos europeos. Así lo anunció hace apenas tres semanas el Ministerio de Hacienda: "existe la opción de que estos fondos se puedan destinar, a través de las CCAA, a ayudas directas para los sectores más afectados por la pandemia del Covid-19".

En especial, aquellas actividades a las que las restricciones para evitar el aumento de contagios han supuesto pérdidas de hasta el 90% y el 100% de su facturación. Se trata, principalmente, del sector turístico, la hostelería y el comercio. Aunque hay otros muchos ligados al turismo, a la cultura o al ocio infantil.

Según los economistas, el hecho de que sean los gobiernos autonómicos los encargadas de gestionar estos fondos es algo "muy positivo. Las administraciones autonómicas y los ayuntamientos son los que más conocen las necesidades de sus autónomos y pequeñas y medianas empresas, están más conectados con ellos y saben mejor que nadie cuáles son sus necesidades y proyecciones de futuro", explicó el presidente de la Comisión Financiera del Consejo de Economistas. 

"Uno de los grandes problemas es saber determinar que empresas son zombies y cuáles tienen proyección de subsistencia, y eso quien mejor puede saberlo son los bancos y los ayuntamientos, porque conocen de primera mano a las empresas. Sin embargo, es algo muy difícil de saber para Hacienda, ya que conocen el pasado de las empresas, pero no su futuro", apuntó Pedraza. Asimismo, el experto señaló la importancia de administrar los recursos "con coherencia, en función del volumen de población con el que cuente cada comunidad, y no por cuestiones políticas".

Calviño reitera su deseo de que los bancos “sean parte de la solución”

Otras de las opciones que el Gobierno baraja para aliviar a los autónomos y pymes es que dejen de pagar una parte de los créditos concedidos por el Instituto de Crédito Oficial (ICO). Para ello, abogan por seguir "el mismo esquema que se sigue para su concesión: el Estado avala el 80%, mientras que la banca se encarga del 20% restante. El reparto del riesgo debe ser el mismo en el caso de que se tengan que soportar pérdidas", explicaron desde el Ministerio de Economía.

La vicepresidenta tercera del Gobierno volvió a insistir en "el papel fundamental que han jugado las entidades financieras desde marzo", y espera que "sigan siendo parte de la solución". El ministerio de Economía señaló que la colaboración público-privada que se llevó a cabo en la gestión de los créditos ICO "ha sido un gran ejemplo de superación ante las negativas consecuencias que la pandemia deja en nuestro país".

"La banca ha supuesto una pieza fundamental para hacer posible el acceso a financiación para el colectivo de autónomos y pymes durante los primeros meses. Gracias a su capilaridad y su red de datos se ha conseguido mantener a una gran parte de nuestro tejido productivo", explicó Calviño. "Por ello ahora confiamos en que sigan estando ahí. Sino trabajamos juntos, no vamos a lograr nuestro objetivo común", añadieron desde el ministerio de Economía.

Calviño evita concretar si los 11.000 millones de euros para los autónomos serán o no ayudas directas