Sábado. 22.09.2018

QUIEREN QUE SE USE PARA MEJORAR LOS BARRIOS

Carmena se reunirá con hosteleros y comerciantes para negociar la tasa turística

La alcaldesa de Madrid en la celebración del 75 aniversario del mercado de Chamberí
La alcaldesa de Madrid en la celebración del 75 aniversario del mercado de Chamberí

Los comerciantes de la zona centro de Madrid consideran que la medida puede perjudicar a sus negocios por un posible frenazo en la llegada de turistas a la capital. En la parte contraria, algunos empresarios defienden que la tasa “enriquece a los destinos” y supone un acicate para el turismo de calidad. Fuentes de la Consejería de Economía y Hacienda del Consistorio han afirmado que consultarán con las asociaciones y representantes de los sectores afectados.

Carmena se reunirá con hosteleros y comerciantes para negociar la tasa turística

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha vuelto a abrir el melón de la tasa turística. El pasado miércoles, durante el Pleno en el que se debatían los Presupuestos de 2018, el concejal de Economía y Hacienda del consistorio, Jorge García Castaño, anunciaba que el Ayuntamiento tiene intención de implantar en Madrid un canon por pernoctación en la línea de los existentes en otras grandes capitales europeas como Paris, Berlín, Lisboa, Roma. Y que en España está vigente en Cataluña y Baleares.

Desde la consejería de Economía y Hacienda de la corporación han confirmado a Autónomos y Emprendedor que antes de tomar una decisión definitiva la corporación consultará con los representantes de los principales sectores afectados. “Vamos a hablar con hosteleros y comerciantes y vamos a tener en cuenta su opinión”, han insistido.

Esta es precisamente una de las demandas que se realiza desde el colectivo de autónomos. “Estamos a favor de la medida siempre y cuando se haga en coordinación y con el consentimiento del sector. Valorando los pros y los contras”, ha afirmado Celia Ferrero, vicepresidenta de ATA (Federación Nacional de Asociaciones de Autónomos). Más allá del impacto de la tasa en sí “que ya existe en la mayoría de países europeos”, Ferrero ha apuntado a los riesgos que conlleva la lluvia de impuestos que se avecina desde que Pedro Sánchez llegó al Ejecutivo, “parece que hay una carrera para fijar nuevos impuestos que lo único que consiguen es generar incertidumbre entre los autónomos y lastrar su competitividad. No es el momento de crear un impuesto para todo ni se pueden imponer todos de golpe. Tanto la administración central como la autonómica y la municipal deberían valorar que todo gravamen supone un coste estructural y puede poner a los autónomos en una situación difícil”. Y ha añadido, “no podemos permitirnos fijar la política en función del incremento de ingresos vía impuestos, también hay que reducir el gasto”.

Diversidad de opiniones

El si se debe o no cobrar una tasa a los turistas que visiten Madrid no es un debate novedoso. Hace tres años Carmena ya puso encima de la mesa la propuesta que, por otra parte, requiere del consentimiento y aprobación de la Comunidad de Madrid (las competencias en materia de turismo están en manos de las comunidades autónomas), presidida entonces por Cristina Cifuentes. No se llevó adelante pero sí generó controversia.

También a día de hoy y a pie de calle, las asociaciones de comerciantes se muestran recelosas. “No creemos que imponer una tasa turística sea la solución. Consideramos que es un castigo para un sector que genera trabajo y dinero. El turismo dinamiza el barrio y pagar un canon podría frenar la llegada de visitantes a Madrid”, ha afirmado Arancha Barreiro, gerente de la Asociación de Comerciantes del Barrio de las Letras. “Consideramos que hay otro tipo de actuaciones que son prioritarias, como regular los apartamentos turísticos”, ha apuntado.

Su homóloga de Apreca (Asociación de Comerciantes de las calles Preciados, Sol, Carmen, Arenal y adyacentes), Verónica Bartual, ha explicado que “no es una medida positiva en absoluto. La tasa transmite a los turistas que no queremos que vengan y la realidad es justo la contraria, hay que recibirles con los brazos abiertos”. Misma expresión que empleó Juan Pablo Lázaro, presidente de la patronal de los empresarios madrileños CEIM en declaraciones a los medios de comunicación el pasado miércoles.

Sin embargo, no todos los empresarios comparten de la misma opinión. En declaraciones a Autónomos y Emprendedor, Hilario Alfaro, presidente de Madrid Foro Empresarial, asociación de empresarios cuyo objetivo es revitalizar la economía de Madrid creando espacios favorables para el desarrollo de la actividad empresarial, ha realizado una férrea defensa de la medida cuyo origen está en la necesidad de “atraer un turismo de calidad y no de cantidad”. Para Alfaro, “si queremos que Madrid juegue en primera división del turismo es imprescindible implantar la tasa. Los grandes destinos turísticos europeos la tienen y nadie ha dejado de viajar a ellos. Fijémonos en el caso de Lisboa, que cada vez atrae más visitantes”.  Y continúa “hay que hacer una política con sentido común y la Comunidad de Madrid lo pone muy difícil. Es un terrible error que tengan ellos las competencias en materia de turismo”. Precisamente esta última sería la idea del Ayuntamiento de Madrid. Desde Economía y Hacienda la propuesta “se ha pensado dentro del marco general de recuperar algunas competencias”. De hecho, para llevarla adelante se deberá negociar con el Gobierno central la modificación de la Ley de Haciendas Locales.

Alfaro ha querido responder además a CEIM y a quienes rechazan la propuesta. “También decían que no cuando propusimos la tarifa única del taxi desde el aeropuerto. Ahora la aplauden”.

Tasa finalista

En 2017 llegaron a la Comunidad de Madrid cerca de 6,7 millones de turistas internacionales, cifra un 15,8% superior a la del año precedente según Frontur (Movimientos Turísticos en Fronteras). La Encuesta de Ocupación Hotelera del INE (Instituto Nacional de Estadística) en la que también se recogen los datos de visitantes nacionales fijó el dato en algo más de 9,3 millones (+2,7%).

Este crecimiento contrasta con el escaso presupuesto que se destina al turismo. En el caso del Ayuntamiento de Madrid apenas asciende a 11 millones de euros. De implantarse, la recaudación de la tasa se destinaría tanto a la mejora de los servicios turísticos como a servicios sociales, según explicó Rita Maestre, portavoz del Ejecutivo madrileño, el pasado jueves.

Algo con lo que no están de acuerdo desde Madrid Foro Empresarial. La Asociación exige que la tasa “sea finalista” y se destine, en su mayor parte, a actuaciones de promoción turística en destinos de largo recorrido como China, Rusia o Estados Unidos “que son quienes de verdad se dejan el dinero”, ha aclarado Alfaro. Otro porcentaje de los ingresos obtenidos se destinarían a la rehabilitación de monumentos. Asimismo, proponen que la gestión de quede en manos de la Asociación de Turismo de Madrid (ATM), entidad privada con participación pública creada en 2008 para promover y fomentar el turismo en la región.

De 0,20 céntimos a cinco euros por noche

Ciudades como Amsterdam, Berlín o Munich han optado por aplicar una tasa  porcentual del 5% por noche. En otras los importes oscilan entre 0,20 céntimos de euros y los cinco euros por noche según la categoría del hotel y el número de pernoctaciones. En Barcelona se pagan 2,5 euros por noche en hoteles de cinco estrellas, 1,10 euros en los de cuatro y 0,65 céntimos en el resto.

Una de las opciones que se consultará con los comerciantes es que parte de los ingresos obtenidos por la tasa se destinen a modernizar y mejorar el comercio de las zonas de mayor impacto turístico, tal y como ocurre en la Ciudad Condal. La tasa supuso unos ingresos adicionales para el turismo barcelonés de unos 10 millones de euros, de los que el 50% fueron gestionados por el Ayuntamiento, que destinó 2,52 millones a proyectos de mejora en los barrios y otros 641.914 euros, a iniciativas relacionadas con el patrimonio y la cultura. 

A este respecto, Eloi Morte, director de la Asociación de Comerciantes de Gran Eixample, ha explicado que “no hemos percibido que el impacto sea negativo, pero tampoco positivo. Al menos en nuestro caso. Ahora bien, es cierto que en otras zonas de Barcelona se están haciendo campañas proactivas y específicas que están dando buenos resultados. Además, con lo recaudado por esta tasa el Ayuntamiento está revitalizando los barrios”. El último caso el de Sant Andreu, en el que esta misma semana se ha implantado un sistemas tecnológico de información para dar a conocer los lugares emblemáticos del distrito.

Por otra parte, cabe destacar que plataformas como Airbnb también recaudan la citada tasa. De hecho desde el día uno de julio la plataforma amplió la recaudación de la misma en 23.000 localidades francesas. El año pasado ingresaron por esta vía 13,5 millones de euros de los que se benefiaciaron las propias ciudades.

Carmena se reunirá con hosteleros y comerciantes para negociar la tasa turística