martes. 21.01.2020

Conciliar, un reto que aumenta la productividad un 19%

El Plan de choque para la calidad en el empleo incentivará que la jornada laboral termine a las 18:00. Eso sí, no será por imperativo legal, la decisión quedará “a criterio de la empresa”.

Conciliar, un reto que aumenta la productividad un 19%

Aurora apaga el ordenador a las 19:00. Abrigo en mano, sale de su despacho, coge el coche y vuela hasta el polideportivo en el que entrena Aitor, su hijo de apenas seis años al que la abuela le recoge del cole. A partir de ahí la rutina de duchas, cenas, cuentos y beso de buenas noches. Carlota y Juan, su marido, lo tienen algo peor. Son autónomos. Mientras ella atiende a un cliente en su agencia de viajes de aventura, él se las ingenia para no llegar tarde a recoger a Martina. De ahí, vuelta a la mesa de trabajo hasta las 20:00. El cierre no significa que su jornada laboral acabe ahí. En casa, Carlota -con la un ojo puesto en la pantalla del portatil y otro en la vitrocerámica- juega con su pequeña. Juan, escucha de lejos, y revisa las cuentas.

Ambos casos resumen el día a día de una gran mayoría de trabajadores en España para los que la conciliación, hoy por hoy, es algo casi utópico. Desde que arrancase la legislatura una de las obsesiones de la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez y su equipo, es diseñar medidas que permitan que vida profesional y familiar sean compatibles. Entre las razones que subyacen la mejora de la productividad es quizá la que cobra más peso por sus implicaciones sobre el crecimiento económico en general.

Según un estudio del IESE Business Schooll los empleados de siete de cada diez empresas que concilian son un 19% de medida más productivos, más aún en el caso de las mujeres. Circunstancia que, no es exclusiva de las grandes sino que, aunque con mayores dificultades, también se da en el ámbito de las pymes y los autónomos. A ello se ha referido el secretario de Estado de Empleo, Juan Pablo Riesgo, durante su intervención en la Tribuna Sociedad y Empresa organizada por Europa Press. Riesgo ha avanzado que bajo el marco del debate sobre ‘Plan de choque para la calidad en el empleo’ -en cuya mesa se sientan desde el pasado lunes, patronal y sindicatos-, se estudiarán “incentivos” que permitan, entre otras medidas fijar las 18:00 como hora tope de salida para los trabajadores, crear una bolsa de horas que se destinen a asuntos propios, adelantar el huso horario e incluso regular el derecho a la desconexión tal y como se ha hecho recientemente en Francia.

Sin embargo, el Pacto nacional por la conciliación y racionalización de horarios, que resulte de la mesa, dejará la pelota en el tejado de las compañías. Así los incentivos y principios generales serán “voluntarios, razonados y siempre bajo el criterio de las empresas”, afirmaba Riesgo.

Afirmación que era respaldada de forma unánime por los directivos de Mapfre, Repsol, Vodafone y Cuatrecasas, que participaban en el coloquio. Elena Sanz, directora general de Recursos Humanos de Mapfre, sentenciaba que “la negociación de los horarios deberá quedar en el ámbito empresarial”.

Anacronismo y economía real

“Hablar de salir a una hora concreta puede resultar anacrónico”, afirmaba contundente Riesgo. Más aún si se trata del 98% del tejido empresarial en España, o lo que es lo mismo, de los autónomos y las pymes. Así, y pese a que en la mesa de debate los trabajadores por cuenta propia siguen sin tener presencia, el secretario de Estado de Empleo ha insistido en que desarrollar políticas de conciliación para el colectivo “es muy pertienente por su creciente participación en el mercado de trabajo”.

Aunque el Gobierno ya ha puesto en marcha actuaciones que favorecen la conciliación entre los autónomos (baja por paternidad, las bonificaciones a la contratación para quienes tengan hijos menores de siete años o familiares dependientes o las aplicables a los contratos por interinidad en el caso de ser madre) los más de 3,2 millones de activos continuan a la espera de la aprobación la Ley de medidas urgentes para el trabajo autónomo. Texto en el que se mejoran las bonificaciones a madres y padres en situación de baja por maternidad así como las de las madres que se reincorporan a su actividad.

A este respecto y según ha podido saber AyE el periodo de enmiendas a la Ley que finaliza ayer a las 20:00, se amplía hasta el 28 de febrero, por lo que no será, como poco, hasta las primeras semanas del mes de marzo cuando el pleno del Congreso de los Diputados pulse la luz verde. Riesgo no ha querido manifestar la posición del Gobierno ante el que es el segundo aplazamiento y ha respondido a la francesa a una pregunta formulada por este medio, “a su pregunta, Montesquieu. El Parlamento de manera soberana ha decidido hacer las cosas bien a hacerlas rápido”.

El fin del presencialismo

Mejorar la conciliación en las empresas pasa por acabar con la cultura del presencialismo. “Hay que cambiar la tendencia y medir a los empleado por objetivos y no por las horas que pasan en su puesto de trabajo”, ha destacado Arturo Gonzalo, director corporativo de Personas y Organización de Repsol. En este sentido “flexibilidad y diversidad son invitados especiales que deben pasar a formar parte de las estrategias ganadoras de las empresas”.

Es en este punto en el que las propuestas se centran en mejorar la regulación para evitar abusos y hacerla sostenible en el tiempo se hace imprescindible. Otro de los retos es establecer criterios legislativos que no se contradigan con las intenciones del Gobierno. “Hay sentencias de los juzgados de los social que encorsetan las actuaciones en pro de la conciliación”, se lamentaba la directiva de Vodafone.

Asimismo, todos los intervinientes han apostado por el desarrollo de nuevas fórmulas que tengan en cuenta la diversidad generacional y pongan en valor el talento de los mayores de 50 años. El objetivo común es ir hacia un sistema que aumente la compatibilidad entre trabajo y pensión, tal y como ya anunció Báñez hace un par de meses, en el que prime la decisión del empleado acerca del momento en el que poner fin a su etapa laboral.

Digitalización, talento y modelo productivo

Remedios Orrantia, directora general de Recursos Humanos e Inmuebles de Vodafone España, aludía a los resultados del informe Digitalización en pymes y autónomos de su compañía y destacaba que la penetración de smartphones, tablets y pc’s, ha hecho posible que uno de cada cuatro autónomos y pymes utilicen su domicilio como centro de trabajo, con el impacto positivo que ésto conlleva a nivel de conciliación e incremento de la productividad.

Ahora bien, en el caso de España se ha de tener en cuenta que gran parte de nuestro modelo productivo depende del turismo y la hostelería. Sectores ambos con horarios extendidos. “Hay que analizar bien los impactos”, puntualizaba Orrantia. Algo que se debe completar con un cambio progresivo en dicho modelo, orientandolo cada vez más a las profesiones tecnológicas. Éstas según los datos del departamento de Báñez crecen al doble de ritmo que el resto y supondrán 16 millones de empleos en 2020. A este respecto el compromiso del Gobierno pasa por “adecuar el conocimiento y las habilidades que ahora no se están abordando” afirmaba Riesgo. Todo lo anterior en la búsqueda del efecto deseado de una mejor gestión, retención y atracción del talento, que premita que suplir el déficit de tres millones menos de personas en edad de trabajar que padecerá España en 2060.

Conciliar, un reto que aumenta la productividad un 19%