Miércoles. 12.12.2018

ACUERDO DEFINITIVO: EL GOBIERNO ACEPTA LA PROPUESTA DE ATA Y UPTA

La cuota mínima de los autónomos sólo subirá 5,3 euros y los societarios podrían elegir régimen

Lorenzo Amor y Eduardo Abad durante la rueda de prensa tras las reunión.
Lorenzo Amor y Eduardo Abad durante la rueda de prensa tras las reunión.

La cuarta reunión entre el Gobierno y las asociaciones representativas de los autónomos terminó el jueves con un acuerdo definitivo. El Gobierno ha aceptado íntegramente las propuesta que ATA y UPTA presentaron hace una semana y que dio lugar a un principio de pacto. La subida de las bases mínimas de cotización en 2019 será de 5,3 euros al mes -283,3 euros mensuales- frente a los 21,6 euros de incremento mensual que quería el Gobierno. Y esta subida dará derecho a más protección incluyendo cinco prestaciones, entre ellas el paro, el accidente laboral y la formación. Una gran novedad es que se abre la puerta a los autónomos societarios para que puedan elegir si quieren seguir en el RETA o cotizar en el Régimen General.

La cuota mínima de los autónomos sólo subirá 5,3 euros y los societarios podrían elegir régimen

Ahora sí. Las organizaciones más representativas de los trabajadores autónomos (ATA, UPTA y CEAT)  han alcanzado un acuerdo este jueves con la Secretaría de Estado de la Seguridad Social por el que la revalorización de las bases mínimas de los trabajadores autónomos para el año 2019 estará en la media pactada en los últimos 15 años y será del 1,25%. Este incremento supone que la base mínima quedará en 944,3 euros y la cuota mínima se fijará en 283,3 euros mensuales. Es decir, 5,3 euros más al mes que la actual y 63 euros más al año. Con esta subida de 5 euros al mes, el autónomo obtendrá mayor protección con cinco prestaciones incluidas: la jubilación, la baja por contingencias comunes, la baja por enfermedad profesional, el cese de actividad (o paro de los autónomos) y la formación.

Por su parte, los autónomos societarios tendrán un incremento de 82 euros anuales, y de 6,89 euros mensuales ya que su base mínima de cotización es mayor.  Precisamente, una de las grandes novedades de este acuerdo se refiere a este colectivo pues se ha convenido "discutir con las organizaciones de autónomos un procedimiento" para permitir voluntariamente la incorporación de aquellos autónomos societarios que lo deseen al Régimen General de la Seguridad Social. Aunque, en este aspecto, queda por acordar la propuesta de ATA y UPTA para que los societarios que permanezcan en el RETA puedan pedir a sus empresas no ser ellos quienes paguen sus cuotas sino la sociedad en función de la remuneración que obtienen por su trabajo. De esta manera la sociedad podría deducirse fiscalmente esas cuotas de los socios satisfechas a la Seguridad Social.

Los presidentes de los dos organizaciones mayoritarias, Lorenzo Amor de ATA y Eduardo Abad de UPTA respectivamente, han calificado el acuerdo alcanzado de "histórico". Se trata de la propuesta que realizaron ambas organizaciones al Gobierno la semana pasada y que suscitó un preacuerdo.

El Gobierno quería llegar a un acuerdo en firme con las principales organizaciones de autónomos antes de realizar ningún tipo de subida. Y pese a que el Ejecutivo quería elevar las bases mínimas 21,6 euros mensuales, finalmente la propuesta de ATA y UPTA ha sido la pactada, con un incremento cuatro veces inferior. Queda aún que el texto sea llevado al diálogo social con patronal y sindicatos y lo apruebe el Parlamento. Pero no se espera ningún cambio. 

Amor ha manifestado que se trata de un acuerdo "importante" por las mejoras que supone para los autónomos y Abad ha afirmado que este jueves es "un día fantástico porque se han conseguido equiparar la protección social de los autónomos con la de los asalariados". Una de las partes fundamentales del acuerdo alcanzado es la generalización de la cotización por contingencias profesionales, cese de actividad y formación a todos los trabajadores autónomos. De esta manera, los porcentajes aplicables a la base de cotización quedan fijados así:

  • En 2019 las contingencias profesionales tendrán un tipo del 0,9% y el cese de actividad del 0,7%. El tipo total será de 30%.
  • En 2020 las contingencias profesionales tendrán un tipo del 1,1% y el cese de actividad del 0,8 (30,3%).
  • En 2021 las contingencias profesionales tendrán un tipo del 1,3% y el cese de actividad del 0,9% (30,6%).
  • En 2022 el tipo será el fijado definitivamente.

Se cierra así una ronda de negociaciones que empezó hace casi un mes y en la que el Gobierno, a través del Secretario de Estado de Seguridad Social Octavio Granado,ha hecho varias propuestas de revalorización a las asociaciones. La primera se basaba en tres escenarios de aumento (1,25%, 6,25% y 12,5%) y la segunda, en una subida de 260 euros al año.

Mejora de las prestaciones

El acuerdo entre las asociaciones y el Gobierno incluye una serie de mejoras en las prestaciones del colectivo de autónomos, muy destacadas tanto para Lorenzo Amor como para Eduardo Abad. Uno de los grandes caballos de batalla, el de la prestación por cese de actividad se ha resuelto con importantes ventajas pues se duplicará el periodo de cobro, de forma que si ahora un trabajador autónomo cobra dos meses tras cotizar 18 meses (y un mínimo de 12 meses para cobrar) pasará a recibir cuatro por el mismo tiempo de cotización y así sucesivamente. Con esta ampliación, se acercará el cese de actividad a la prestación por desempleo que cobran los asalariados. Y además se facilitará el acceso a la prestación, otra de las grandes demandas de las asociaciones mayoritarias, que exigían una reforma de los requisitos de concesión para que no se deniegue a más de la mitad de los solicitantes que han cesado en su actividad.

Otro de los logros que celebran las asociaciones conseguidos en estas negociaciones se refiere a las bajas. Se ha conseguido que los autónomos con bajas prolongadas estén exentos al 100% de pagar la cuota a la Seguridad Social al segundo mes. Asimismo, el trabajador autónomo que sufra una contingencia profesional cobrará la prestación desde el segundo día de baja, mientras que en la actualidad lo hace a partir del cuarto día.

La contingencia profesional se considera, asimismo, un avance importante. La cotización de estas contingencias, que pasa a ser obligatoria, significa que, a cambio, la prestación podrá tener su origen en accidente laboral o enfermedad profesional, lo que supone mayor cuantía. Se cobrará desde el primer de baja y dará derecho también a la prevención de riesgos laborales.

Por su parte, la cotización por formación, que estrenan los autónomos ya que será la primera vez que coticen por este concepto, facilitará el acceso de éstos a formación continua, reciclaje o formación profesional.

Tarifa plana 

Además, como ya ocurrió en la reunión del pasado 14 de noviembre, se ha aceptado la subida de la tarifa plana de 50 a 60 euros mensuales. Esta tarifa cubre tanto las contingencias comunes como las contingencias profesionales. Uno de los cambios en esta bonificación es que se flexibiliza el acceso a la misma a aquellas autónomas que inicien su actividad tras haber cesado en ella por maternidad. 

Igualmente, la Seguridad Social controlará al final del año si el autónomo que se beneficia de la tarifa plana mantiene la actividad, con lo que continuará con las bonificaciones establecidas durante un año más.

También se ha aceptado otra de las propuestas de las organizaciones consistente en que las bonificaciones y reducciones establecidas en el artículo 32 del Estatuto del Trabajo Autónomo para las personas con discapacidad en grado igual o superior al 33 por ciento se apliquen a los autónomos que, estando en alta en el RETA, adquieran la condición de discapacitados.

Registro de los TRADE

El acuerdo contempla, por otra parte, un avance significativo en la situación de los autónomos económicamente dependientes (TRADEs). "En el momento de su afiliación o del cumplimiento de la condición de TRADE será obligatoria la comunicación de la misma a la Tesorería General de la Seguridad Social", una forma con la que se pretende evitar que se utilice esta figura para crear falsos autónomos y así lo han luchado ATA y UPTA, quienes han propuesto lo que hoy se ha acordado. Actualmente, hay que comunicar la condición de TRADE al Servicio de Empleo Público (SEPE) pero no todos lo cumplen.

Ingresos reales y por acuerdo

La importante reforma que defiende el Gobierno sobre el sistema de cotización del RETA, de forma que se cotice por ingresos reales, será uno de los aspectos que reunirán de nuevo a las organizaciones de autónomos y al Gobierno. Octavio Granado ya les ha asegurado que ha empezado el cruce de datos con Hacienda. El pacto que se ha alcanzado en este asunto es de suma importancia para las organizaciones de autónomos: el Gobierno les presentará un documento con datos y diferentes propuestas para establecer el nuevo sistema de cotización por ingresos reales y asume el compromiso de presentar el primero el 31 de enero de 2019 "con el objetivo de culminar un acuerdo" ese año. Es decir, que no se tomará ninguna decisión que no haya sido refrendada por las asociaciones de autónomos. El mismo compromiso adquiere (presentar un documento el 31 de enero próximo) respecto a la propuesta de que los autónomos con ingresos reales por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) tengan una tarifa reducida.

La cuota mínima de los autónomos sólo subirá 5,3 euros y los societarios podrían elegir régimen