viernes. 19.07.2019

REFORMA DEL RETA

La cuota reducida para autónomos que no llegan al SMI, más cerca

La cuota reducida para autónomos que no llegan al salario mínimo, cada vez más cerca

La Subcomisión para la Reforma del RETA estudiará el diseño de una medida que beneficiará, al menos, a 600.000 autónomos.

La cuota reducida para autónomos que no llegan al SMI, más cerca

En apenas unos días la Ley de Reformas Urgentes para el Trabajo Autónomo saldrá publicada en el BOE. Fuentes ministeriales han afirmado a AyE que “no se va a tocar nada” del texto que se remitió el pasado 17 de julio al Senado, lo que implica que el debate sobre la rebaja de la cotización de los autónomos que no llegan al SMI (Salario Mínimo Interprofesional) quedará sobre la mesa de la Subcomisión para la reforma del RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos). Algo en lo que, según ha podido saber AyE por fuentes parlamentarias, "el Gobierno está dispuesto a avanzar".

Con la subida del 3%, que entró en vigor también en julio tras la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, la base mínima de cotización del Régimen de Autónomos quedó fijada en 893,10 euros mensuales. En términos de cuota esto supone un desembolso de 274,10 euros cada principio de mes. Cantidad inasumible por los cientos de miles de trabajadores por cuenta propia cuyos ingresos anuales no llegan a los 9.907,80 euros del SMI.

“Me parte por la mitad. Hay meses que o comes o pagas”, ha lamentado Guillermo Fernández, un fotógrafo madrileño que cada agosto se da de baja del sistema para ahorrarse un dinero que ha de repartir entre los 11 meses siguientes.

Guillermo está en el grupo de quienes, a trancas y barrancas, cotizan cada mes al sistema, pero lo cierto es que la barrera de la cuota de cotización obliga a muchos otros a desarrollar su actividad en la sombra.

“No es que no quiera, es que no puedo. Si tengo que pagar autónomos, no tengo para vivir”, ha relatado Natalia Fernández. Licenciada en ciencias empresariales, hace tres años empezó a dar clases particulares a alumnos desde primaria hasta la universidad. “La empresa aplicó un ERE y tuve que buscarme la vida”. Actualmente tiene 12 alumnos y sus ingresos apenas llegan a 500 euros mensuales, menos del doble de la cuota de autónomos.

Una vez vea la luz el dictamen de la Subcomisión para la Reforma del RETA -cuyos trabajos está previsto se inicien en las próximas semanas y se alargarán durante seis meses- tanto la situación de Guillermo y Natalia como la del resto de autónomos con bajos ingresos podría dar un giro radical.

Lorenzo Amor, presidente de ATA, ha insistido en que “hay que rebajar la cuota de los autónomos que no llegan al SMI”. Desde su asociación, estiman que el 20% del colectivo (unos 600.000) no llegan al mínimo de 900 euros al mes. A este respecto, proponen una "tarifa hiperreducida durante un máximo de dos años” para aquellos trabajadores por cuenta propia que, teniendo vocación de habitualidad y estando dados de alta en el Régimen de Autónomos, no superen en cómputo anual dicho salario mínimo. Algo que deberá pasar, además, los filtros de la Agencia Tributaria y la Seguridad Social.

Asimismo, esta tarifa también sería de aplicación para jóvenes que compatibilizan estudios universitarios con el desarrollo de una actividad por cuenta propia.

UPTA, por su parte, plantea por su parte que si bien se reconozca que los autónomos que están en esta situación “no tengan la obligatoriedad de cotizar por la cuota ordinaria y se les aplique una por cuantía similar a los 50 euros de la tarifa”, este beneficio se limite a un periodo máximo de tres años.

Sobre el terreno de juego, una rebaja de la cuota estaría más que bien vista. Tanto Guillermo como Natalia han coincidido (casi con las mismas palabras) en que “les parece bien, pero hay que conocer el detalle”. Aún así ambos han defendido que “habría que pagar en función de lo que ganas”. Demanda ésta de cotizar por los ingresos reales sobre la que también se tendrá que poner negro sobre blanco en la Subcomisión.

Habitualidad

Una vez más el dictamen que salga del Congreso de los Diputados pondrá negro sobre blanco acerca de la jurisprudencia existente. Ya el 29 de octubre de 1997 una sentencia de la sala de lo social del Tribunal Supremo vinculaba el pago de la cuota a la habitualidad en el desarrollo de la actividad, la cual queda determinada a si los ingresos superaban o no la barrera del SMI. Posteriormente, en marzo de 2007 otra sentencia, también del Supremo, venía a ratificar lo dicho diez años antes. Y así en sucesivas ocasiones.

Tal y como se extrae de la disposición adicional cuarta de la Ley de Reformas Urgentes, estudiar y definir el concepto de habitualidad será una de las tareas a cumplir por los diputados. El objetivo, otorgar seguridad jurídica sobre quienes deben incorporarse en las filas del RETA y quienes, por el contrario, deben formar parte del Régimen General. Con ello la medida supondrá un elemento más de lucha tanto contra la economía sumergida como contra el fraude de los falsos autónomos.

La cuota reducida para autónomos que no llegan al SMI, más cerca