lunes. 26.07.2021

LOS SECTORES DENUNCIAN QUE LA MAYORÍA QUEDARÁN FUERA

Decepción entre los autónomos por no poder acceder a las ayudas directas

calviño-congreso-diputados-ayudas-directas
El acceso a las ayudas directas está restringido a los autónomos que tengan deudas pendientes. Los hosteleros, taxistas, comerciantes, transportistas o agencias de viaje se quejan de que se están quedando fuera.
Decepción entre los autónomos por no poder acceder a las ayudas directas

Seis de siete. Es el número de Comunidades Autónomas que ya han abierto sus convocatorias y han incluido como condición que las ayudas directas a los negocios afectados por la pandemia vayan dirigidas exclusivamente a pagar deudas pendientes. Dicho de otro modo, los autónomos que estén al corriente de pago con todos sus proveedores no van a poder acceder a las subvenciones que lleva meses prometiendo el Gobierno aunque necesiten ese dinero para sobrevivir.

Esta interpretación que impuso a principios de mayo el Ministerio de Hacienda a las comunidades a través de un instrucción ha sido la gota que ha colmado el vaso para los principales sectores compuestos por autónomos, que ven "indignante" e "inexplicable", que los pequeños empresarios que hayan cumplido con sus proveedores durante quince meses de pandemia vayan a quedar excluidos a pesar de tener grandes caídas de facturación y cumplir con todas las  demás condiciones impuestas para cobrar estas ayudas.

Como ya avanzó este diario, esta condición no aparecía literalmente recogida en el Real Decreto-ley 5/2021, que regula las famosas ayudas directas, sino que fue  la ambigüedad de la 'legislación de urgencia', junto a una instrucción de Hacienda la que ha empujado a las autonomías a optar por la interpretación más restrictiva y dejar fuera de las subvenciones a autónomos, a sabiendas de que necesitan este dinero y llevan un año gastando de los ahorros de toda una vida para no generar deudas con sus proveedores.

El Real Decreto-Ley 5/2021, que regula la distribución de los 7.000 millones de euros en ayudas directas, establece los criterios y líneas generales que deberán seguir las comunidades autónomas, encargadas de distribuir el dinero entre sus negocios, para seleccionar y pagar las subvenciones entre los autónomos y empresarios solicitantes, y además dar cuenta a Hacienda de la distribución de este dinero. El problema es que para hacer todo esto, cientos de funcionarios de las administraciones regionales tienen que interpretar cada apartado de la norma para luego aplicar los criterios de concesión de los fondos. Por ello, "las autonomías que están abriendo convocatorias se están curando en salud y están aplicando las interpretaciones más restrictivas en las condiciones cuya redacción genera confusión", advirtió ya hace un mes José Carlos Piñero, director del Área Jurídica de la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos.  

Efectivamente, varias semanas después, la advertencia se cumplió y ahora ya serían seis comunidades autónomas, como Andalucía, Castilla y León, o Baleares las que se han visto obligadas a trasladar a sus propias convocatorias que el dinero de las subvenciones sólo podrá ser utilizado por los autónomos para pagar las deudas y gastos que tuvieran pendientes y sin satisfacer a 31 de mayo.  

Esto podría provocar que en algunos sectores como el del taxi, más del 90% de los autónomos queden directamente excluidos de las ayudas por haber cumplido con sus proveedores y no haberse saltado la Ley de Morosidad -que obliga a pagar como mucho a 30 días-, siendo que casi todos llevan meses trabajando a la mitad de lo que lo hacían antes de la pandemia.

Muchas agencias de viaje excluidas de las ayudas "por haber cumplido con sus proveedores

El sector, compuesto mayoritariamente por autónomos y pequeños negocios, se puso en contacto hace un mes con el Ministerio de Hacienda para solicitarle que hiciera pública la instrucción que está provocando que los autónomos sin deudas no puedan acceder a las ayudas directas, "para así llevarla a los tribunales. De momento, todavía no hemos recibido respuesta. Pero sí sabemos con seguridad que cientos de autónomos y empresarios al frente de agencias viaje han sido éticos y profesionales y han intentado pagar por todos los medios a sus proveedores. Y, por el momento, ese simple motivo va a hacer que en muchos casos no cobren nada", explicó Cesar Gutiérrez, presidente de la Federación Empresarial de Asociaciones Territoriales de Agencias de Viajes Españolas (FETAVE).

Según explicó Gutiérrez, la gran mayoría de los autónomos y pequeños negocios al frente de agencias de viaje, al igual que los de casi cualquier sector, "creen que lo más importante es pagar a sus proveedores. Todos estos que lo han hecho bien, se quedan sin ayudas por una interpretación a última hora del Ministerio de Hacienda. El problema es que ya son seis comunidades en las que no sólo habrá autónomos que soliciten las ayudas y no tengan facturas pendientes con las que justificar el dinero recibido, sino que además muchos directamente no lo van a solicitar por no tener suficientes deudas sin pagar. Y ese es el verdadero problema, porque si más adelante cambia el criterio, estos negocios que lo hayan solicitado tampoco tendrán la oportunidad de cobrar un dinero que les correspondía". 

Desde el sector, creen que el planteamiento, "además de decepcionante, porque se prometió unas ayudas que están muy alejadas de las que han acabado siendo, es también incoherente. Habrá empresas que hayan pedido un ICO y se hayan ido con el dinero de viaje o se lo hayan gastado en cualquier cosa que no tiene que ver con el negocio y puedan recibir ayudas, porque no se está pidiendo la justificación de los préstamos. Sin embargo, un autónomo que se ha arruinado en estos meses, no va a ver ni un euro si ha pagado lo que debía", añadió Cesar Gutiérrez, presidente de FETAVE.

Por ello, las agencias de viaje piden que se dé liquidez a los autónomos, "porque es lo que necesitamos para salir adelante, no nos soluciona nada que nos quiten un préstamo que se paga a muchos años vista, necesitamos dinero para subsistir. De por si, la concepción de las ayudas es decepcionante, pero todavía peor es que aquel empresario al frente de una agencia de viajes, que lo ha pasado tan mal durante este último año, que además ha hecho los deberes, no vaya a ver ni un euro de los fondos. Siendo que las comunidades ya nos informan de que les va a sobrar la mitad del dinero, porque no tienen a quién pagarlos", explicó Gutiérrez. 

"Más del 90%" de los taxistas no van a poder cobrar por llevar al día sus pagos 

A finales de 2020, los taxistas todavía seguían con caídas de facturación medias del 75%, siendo que venían de un confinamiento que les costó unas pérdidas de ingresos de entorno al 90% respecto a 2019. Desde el sector recuerdan que, a pesar de las restricciones, su actividad no se ha recuperado del todo, y la situación sigue siendo agónica.  

A esto hay que añadir que el ocio nocturno sigue cerrado, y el turno de noche supone, para muchos, la mayor parte de su facturación. Buena parte de los clientes del sector son, a su vez, clientes de otros sectores.  Al haberse restringido la actividad de bares, cafeterías, restaurantes y, sobre todo, discotecas, la situación de muchos taxistas se ha tornado insostenible. 

Y después de todo un año negro para el sector, "ahora nos dicen que no sólo hay que cumplir los requisitos de facturación y viabilidad, sino que también hay que tener deuda pendientes de 2020 para poder cobrar unas ayudas que llevamos desde el año pasado reclamando. Los taxistas están indignados", dijo Miguel Ruano, presidente de la Federación Andaluza de Autónomos del Taxi (FAAT).

El problema, según apuntó Ruano, es que un taxista, por norma general, no deja facturas a deber en su día a día, porque "nuestros gastos mensuales se basan en carburante, seguros y pagos de impuestos y cotizaciones, que no se pueden dejar a deber. Y las mayores deudas de los taxistas son por el vehículo y la compra de la licencia, y esas deudas, en la inmensa mayoría de los casos, no vienen de 2020, sino de antes", explicó el presidente de la FAAT.

Por ello, los taxistas se encuentran "muy decepcionados. Eran las únicas ayudas, sin contar el cese, que nos iba a pagar el Gobierno y, con este nuevo criterio, más del 90% del sector no va a poder cobrar nada", añadió Miguel Ruano.

Los hosteleros ven "incoherente" que se "penalice a los que han vendido su patrimonio" para estar al corriente de pago 

Los hosteleros de casi todas las comunidades españolas llevan quince meses soportando restricciones en la actividad y en sus horarios.  Según los últimos datos de los Indicadores de Actividad del Sector Servicios del INE (Instituto Nacional de Estadística) la cifra de negocios de la hostelería descendió en 2020 un 51,4% respecto al año anterior. Lo que supone una pérdida de aproximadamente 67.000 millones de euros, respecto a la facturación que se alcanzó en 2019.

Por ello, los hosteleros no entienden que ahora, "después de meses pidiendo un plan de rescate al sector, y ayudas directas, el Gobierno penalice con un criterio que no tiene sentido a quienes han vendido su patrimonio para tener sus cuentas en orden. Estos empresarios han hipotecado su vivienda, han perdido parte o la totalidad de sus ahorros durante estos meses para no endeudarse más, y ahora se quedan sin el dinero que se les había prometido por haber cumplido la Ley de morosidad y no haber dejado facturas pendientes a más de un mes. Es tan grave como incoherente", explicó José Luis Yzuel, presidente de la Confederación Empresarial de Hostelería de España. 

Desde Hostelería de España, "hemos reclamado por activa y por pasiva en todos los foros, y al Gobierno,  que se revise este criterio. Dicen que hay que poner límites, pero lo cierto es que los límites deberían estar en la caída de facturación y no en quitar el derecho al hostelero que se ha quedado sin ahorros de acceder a las subvenciones", apuntó Yzuel. 

De hecho, el presidente de la confederación de hosteleros aseguró tener constancia de muchos autónomos al frente de bares y restaurantes que han vendido su segunda vivienda para cumplir con su obligación de pagar el local, la luz, el agua y el género con el que trabajan, "y se van a quedar fuera, sólo por ser decentes. Mientras permanezca este criterio, las ayudas no van a servir para nada. Casi ningún hostelero va a poder cobrarlas".

Los comerciantes piden que se "compensen de una vez las pérdidas del sector"

Prácticamente la mayoría de los sectores han sufrido consecuencias negativas en su economía desde el inicio de la pandemia. No obstante, algunas actividades se han visto más castigadas que otras. Éstas han sido aquellas donde la presencia del cliente es imprescindible para la prestación del servicio, como es el caso del comercio.

El comercio es una actividad compuesta por todo tipo de tiendas, desde electrodomésticos hasta alimentación o textil,  y se ha visto afectado de forma muy diferente a lo largo de esta crisis. Algunos negocios pudieron permanecer abiertos mientras otros tuvieron que bajar la persiana. En todo caso, el COVID-19 fue la puntilla para un sector que ya venía de una situación delicada, con grandes caídas en la facturación.  

Ahora, "que muchos pensaban que iban a recibir una mínima compensación por todo lo que han perdido se suma una condición más a la larga lista de trabas que ya venían imponiéndose desde febrero. Esto, vuelve a mostrar una falta de empatía y un desconocimiento manifiesto del sector por parte de la Administración. Las ayudas se lanzaron hace meses y estamos a mitad de julio y casi ningún comerciante ha cobrado. Los cambios de criterios y la inseguridad jurídica la pagan la están pagando los pequeños comercios que no pueden más y cierran. Que tomen ya las medidas oportunas para rescatar al sector y que las apliquen de una vez", explicó Carlos Moreno, portavoz de la Confederación Española del Comercio (CEC).

Para el portavoz de la CEC, "estas ayudas se han enrevesado sin necesidad. En muchos países se han pagado las compensaciones directamente a los empresarios sobre una parte de su caída de facturación, sin necesidad de justificar facturas ni mucho menos tener pagos pendientes. Aquí, ha pasado un año y medio y no llega nada. La situación es indignante, primero se empezó a filtrar por CNAEs, luego por un porcentaje de caída de facturación y por viabilidad en 2019 y ahora por deudas. Si no se rectifica pronto muchos autónomos no recibirán nada y los pocos que cobren ayudas, percibirán un porcentaje ridículo en comparación a que de verdad han perdido". 

Los transportistas denuncian que no han tenido acceso "ni a las ayudas, ni a prácticamente nada" 

Situación similar a la de los taxistas es la de los transportistas que, a pesar de las grandes caídas de facturación que llevan meses soportando, por la naturaleza de su actividad, no suelen tener deudas pendientes con proveedores. 

A pesar de ello, "no hemos tenido acceso a las ayudas directas. Ni a estas subvenciones, ni a prácticamente nada. Las condiciones que se pusieron sobre la mesa, no las cumplíamos. Quizás algunos negocios pudieron acceder a los ERTE, pero en cualquiera de los casos, ninguna medida económica ha beneficiado especialmente al sector del transporte", dijo José Carlos López, Vicepresidente de la Federación Nacional de Transporte por Carretera (FETRANSA). 

Decepción entre los autónomos por no poder acceder a las ayudas directas