miércoles. 11.12.2019

Las deducciones por gastos de suministros de los autónomos serán del 30%

Las deducciones por gastos de suministros de los autónomos serán del 30%
El Congreso da un “sí” unánime a la Ley de Medidas Urgentes del Trabajo Autónomo, que incorpora, entre otras, la reducción a la mitad de los recargos en los pagos a Seguridad Social, la jubilación activa y el cambio de base de cotización hasta cuatro veces al año.
Las deducciones por gastos de suministros de los autónomos serán del 30%

Sí unánime de los partidos políticos a la mejora del día a día de los autónomos. Tras un periodo de intensas negociaciones, la Ley de Medidas Urgentes para el Trabajo Autónomo, impulsada por Ciudadanos, saldrá mejorada.

De las 156 enmiendas al articulado, serán 26 las que se incorporen. Entre ellas que los autónomos que trabajen desde casa podrán deducirse el 30% de los gastos de agua, luz, gas, telefonía e internet. Esto supone un 10% más de lo que se recogía en la redacción original de la medida.

Cabe destacar, a este respecto, que la nueva norma desarrolla con rango de ley lo que se determinó en una sentencia del TSJ (Tribunal Superior de Justicia) de marzo de 2015: “La deducción de los gastos de suministro de la vivienda en que la actora desarrolla su actividad económica en proporción al porcentaje de afectación de dicho inmueble a tal actividad, sin perjuicio de que la Administración tributaria pueda practicar nueva liquidación que admita la citada deducción”.

 

En la propuesta inicial el porcentaje de desgravación era del 20%

 

Esta mejora en la fiscalidad de los autónomos se añade a la deducción de 26,66 euros diarios (domingos incluídos) por gastos de manutención o la compatibilización del 100% del cobro de la pensión con el desarrollo de la actividad, acordada entre Gobierno y grupos políticos a última hora de la noche de ayer.

Medidas, ambas, que junto con el resto “aumentan la Seguridad Jurífica frente a Hacienda”, ha afirmado Sergio del Campo, diputado de la formación naranja en el Congreso, en su turno de exposición.

Por su parte y no en vano, horas antes de que la Comisión de Empleo, pronunciase el “sí, quiero”, el ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, afirmaba en los pasillos del Congreso que “la Ley de Autónomos ya es en sí una rebaja fiscal”.

El escollo que finalmente no se ha podido salvar es la dedución del 50% de los gastos de gasolina por las “dificultades para el control”, afirman fuentes próximas a la negociación.

En materia de recargos, éstos se reducen a la mitad (del 20% al 10%) si se abonan dentro del mes siguiente al vencimiento.

Por otra parte, otra de las novedades que se ha incorporado a última hora es la ampliación de determinadas bonificaciones a las parejas de hecho de los autónomos, como por ejemplo en el caso de contratación de familiares colaboradores.

Tarifa plana y más de veinte medidas

El colectivo de autónomos está formado por cerca de 3,27 millones de tabajadores, de los cuales, según datos proporcionador por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social en un informe presentado esta mañana en Consejo de Ministros, más de 1.040.0000 cuentan con empleados a su cargo. Además, la contratación crece a un ritmo del 5%.

En palabras de la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, la ley supone “más derechos, más protección social y menos cargas para el empleo”. De hecho, sólo con las deducciones por gastos de comida se generarían más de 13.000 empleos que aportarían unos ingresos de 88 millones de euros a la Seguridad Social y supondrían un ahorro del gasto en prestaciones por desempleo de 76 millones de euros.

A ello hay que añadir el impacto de la ampliación de la Tarifa Plana de 50 euros de seis a doce meses. Según los cálculos de empleo la medida beneficiará a más de 350.000 autónomos “ya existentes”, o lo que es lo mismo, los aflorará de la economía sumergida. A este respecto, Carles Campuzano, diputado del PDeCat, durante su comparecencia en la Comisión afirmaba que “la tarifa plana no es cuestión baladí como tampoco la separación de fuentes de financiación”. Cuestión esta última que también se recoge en la ley y que se desarrollará de forma progresiva en un periodo de cuatro años.

 

La Ley incorpora más de 20 medidas que mejoran la fiscalidad y la protección social de los autónomos

 

Favorecer la conciliación y la maternidad en el colectivo son otras de las cuestiones que tocan de pleno en la equiparación de los derechos de los trabajadores del RETA con los del Régimen General. Durante la baja por maternidad, paternidad, adopción u acogimiento se bonificará el 100% de la cuota de cotización.

Asimismo, se bonificará el 100% de la misma durante doce meses a las madres que se reincorporen a la actividad una vez pasado el periodo de baja y durante los dos años siguientes, así como a los autónomos con menores dependientes a cargo. Se amplía hasta los 12 años la edad de menores a cargo que da derecho a la bonificación.

Por otra parte, y pese a que, según la opinión del portavoz del PSOE, Rafael Simancas, “no hay respuestas para temas como la cotización a tiempo parcial”, el articulado se aproxima a ella al dar cabida a la posibilidad de cambiar hasta cuatro veces al año de base de cotización para adecuarlo a los ingresos.

En materia de altas y bajas, estas serán efectivas el día en el que se produzcan, es decir, si un autónomo se da de alta o de baja en el RETA el día 20 del mes sólo tendrá que pagar la parte proporcional de la cuota por los días que resten hasta fin de mes.

La ley recoge otra de las demandas del colectivo, favorecer el relevo generacional. Para ello se permitirá compatibilizar el 100% del cobro de la pensión con el desarrollo de una actividad por cuenta propia siempre y cuando cuenten con un empleado en plantilla. Serán en torno a 30.000 autónomos quienes se beneficien de la medida.

El accidente ‘in itinere’, es decir, el que se produce durante el desplazamiento al lugar de trabajo también quedará cubierto desde el momento de la puesta en marcha de la Ley.

En materia de formación y riesgos laborales el colectivo participará en el diseño de un modelo ad hoc.

También se avanza en la representatividad del colectivo en órganos como el CES (Consejo Económico y Social) y el Consejo para el Trabajo Autónomo.

Entrada en vigor

Pese a que las primeras informaciones apuntaban a que julio sería el mes en el que entrase en vigor la que será la primera Ley que se aprobará en esta legislatura, no será hasta el mes de septiembre u octubre cuando se pulse la definitiva luz verde. El texto tiene que superar el trámite del Senado cuyo calendario permanece vacío de actividad parlamentaria los meses de julio y agosto.

Por otra parte, no serán todas las medidas las que sean efectivas una vez se publique la norma en el Boletín Oficial del Estado. Según reza una modificación a la disposición final segunda, “los artículos 1, 3 y 4 y las disposiciones finales primera, segunda, tercera y la disposición final relativa a la modificación del la Ley de Infracciones y Sanciones de Orden Social, entrarán en vigor el 1 de enero de 2018”.

 

Será después de verano cuando se apruebe definitivamente

 

Dichos artículos se refieren precisamente a las medidas con alcance presupuestario y fiscal. En concreto, esto es, la tarifa plana de 50 euros, las bonificaciones por maternidad, paternidad, etc…, y la reducción de los recargos por pagar la cuota de la Seguridad Social fuera de plazo.

Amén de lo anterior, otras medidas como la compatibilización del 100% del cobro de la pensión con el desarrollo de una actividad, la cotización a tiempo parcial o la conversión de reducciones en bonificaciones, que también se recogen en la Ley, quedarán en manos del debate de la Subcomisión para la Reforma del RETA. A este respecto, Campuzano lo definía como “el gran reto” y apostillaba “lo de hoy ayuda pero no garantiza la suficiente protección social”.

Aplaudida por todos

Tanto el colectivo de autónomos como los partidos han aplaudido la aprobación unánime de “una gran ley que facilita la vida a los autónomos”, afirmaba Lorenzo Amor, presidente de ATA (Federación Nacional de Asociaciones de Autónomos).

Desde UPTA (Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos), su vicesecretario general César García Arnal, destacaba la “sensación satisfacción por contar, por fin, con una Ley que puede mejorar la actividad de bastantes trabajadores autónomos”. No obstante, “hay cuesiones que no hubiera gustado que se incorporasen, como por ejemplo el tiempo parcial, que se nos ha prometido que se van a tratar en la Subcomisión y el Pacto de Toledo”.

Las deducciones por gastos de suministros de los autónomos serán del 30%