Jueves. 21.03.2019

EL ÉXITO DE SU NEGOCIO VIENE EN PARTE GRACIAS A INSTAGRAM

La ex Miss España, Carla Barber, triunfa con su propia clínica estética

Imagen de la Doctora Carla Barber en su clínica.
Imagen de la Doctora Carla Barber en su clínica.

La doctora Carla Barber ya es más conocida por su trabajo como médico estético, que por ser Miss España 2015 o por el concurso Supervivientes. En ningún momento dejó su profesión y hoy tiene su propia clínica que va viento en popa gracias al compartir su trabajo por Instagram. Un éxito que le lleva a plantearse abrir dos nuevos negocios y una escuela de formación.

La ex Miss España, Carla Barber, triunfa con su propia clínica estética

La Doctora Carla Barber ha tenido siempre una cosa clara y es que no le gusta ir por el camino marcado. Así, y rompiendo el rol establecido de que belleza e inteligencia no pueden ir juntas, ha sido Miss España 2015, se ha licenciado en Medicina y ha puesto en marcha su propia clínica estética. Una trayectoria que ha estado marcada siempre por “no hacer lo que te dicen que tienes que hacer”, explica.

Uno de esos momentos llegó cuando terminó la Licenciatura de Medicina: “Terminé la carrera en cinco años, en vez de en seis, y todo el mundo me decía que tenía que hacer el MIR -oposición obligatoria para ejercer la medicina en España- como hacen todos los estudiantes, pero yo no quise y decidí irme fuera” apunta Barber. Se fue a Alemania, un país que le proporcionaba un mejor salario, un mejor reconocimiento y una buena preparación. En seis meses, y tras aprender alemán, comenzó a trabajar como residente de cirugía plástica. Llevaba dos años allí cuando se puso en contacto con un Hospital de Madrid para hacer un rotatorio, que le obligó a vivir entre los dos países, yendo y viniendo del uno al otro durante un año. Fue justo en esa época cuando dos de sus mejores amigos, que estuvieron a su lado cuando se presentó a Miss Las Palmas en su segundo año de medicina, le convencieron para presentarse de nuevo al certamen de Mis España 2015 “y esta vez sí que gané”.

A lo largo de todo el certamen, nunca abandonó su profesión y comenzó un máster de medicina estética, para ampliar sus conocimientos en ese campo. Mientras trabajaba en una clínica estética con gran éxito de pacientes, le ofrecieron la posibilidad de ir a Supervivientes. Barber se quedó a cinco días de la final.

“Fue una experiencia increíble que te permite conocerte a ti mismo y batir tus propios límites, pero la televisión no me gusta y mi familia lo pasó muy mal porque la gente se metía mucho conmigo. En este país siempre se ha criticado a la mujer fuerte y con carrera” explica Barber. Pero la fama también puede ser útil en los negocios. Utilizó el reconocimiento obtenido para que la gente viera su trabajo como doctora en Instagram, Esta red le permitió crecer en número de pacientes. “Empezó a llegar gente y gente. Tuve que irme de la clínica estética en la que estaba para crear una por mi propia cuenta”.

Los primeros paso como emprendedora

La clínica de la Doctora Carla Barber comenzó en el despacho de un cirujano plástico. “Alquilé un despacho dentro de la consulta del cirujano plástico con el que yo empecé a hacer prácticas” detalla la doctora. Pero en tan sólo cinco meses el despacho se le quedó pequeño debido a la afluencia de gente y tuvo que buscarse un nuevo sitio.

Abrió una nueva consulta en la primera planta de un piso de Alonso Martínez en Madrid, pero pronto también se le empezó a quedar pequeño para ella, sus 17 empleados y sus numerosos clientes. “Siempre he sido muy independiente y tenía claro que quería trabajar por cuenta propia, explica Barber.

clínica-negocio-carla-barber

A pesar del éxito que ha tenido desde sus primeros pasos como autónoma, Carla Barber también ha tenido que superar el miedo a emprender: “Arriesgarme fue el paso que más me costó dar, porque yo estaba trabajando en una clínica en el que el sueldo era muy bueno y era algo asegurado. Y lo iba a poner todo en riesgo por algo que no sabía cómo iba a funcionar”. También le costó que la gente le reconociese por su trabajo, debido a su juventud y a su pasado como el certamen de belleza.

¿Cómo es abrir una clínica estética en España?

Licencia de apertura, de actividad, seguros, etc Son algunos de los documentos que una clínica estética debe de tener para operar en España. Según a punta Barber “tienes que tener todos los papeles en regla. Hay que pedir permisos al Ayuntamiento, a Sanidad, tienes que tener un depósito de medicamentos porque utilizamos toxina butolínica... Además de un registro de pacientes que se realiza un tratamiento médico, por lo que tienes que cumplir con la Ley de Protección de Datos. He tenido inspecciones de Trabajo y de Sanidad”.

En cuanto al presupuesto, Barber explica que “mi negocio ha sido un sueño, porque he ido montando la clínica poco a poco y lo que he ido necesitando lo pagaba con el dinero que tenía ahorrado. Es decir, no he tenido que hacer una inversión gigante y esperar a que la gente viniese. Cuando he dado un paso más hacia delante ha sido porque no daba a basto de trabajo”. En cuanto a la maquinaria que necesitaba, las adquirió a través de leasing, sin tener que hacer un desembolso muy grande.

Médico e influencers

Instagram ha sido la herramienta que ha hecho destacar a Carla Barber y le ha ayudado a convertir su clínica en el referente que es ahora. Esta red social ha permitido que se “conozca mi trabajo y que la gente vea que es bueno”. Además la doctora no sólo sube fotos, sino que contesta las dudas de sus seguidores a través de los mensajes, realiza vídeos y stories explicativos, compara y enseña los productos que utiliza... “Ha habido días en los que he dormido muy pocas horas. Afortunadamente ahora tengo gente que me ayuda con las preguntas porque es imposible que pueda llevarlo yo sola”. Barber recibe una media de 300 mensajes al día por Instagram y una media de 200 llamadas a la clínica.

Actualmente su cuenta personal en la red social cuenta con 168.000 seguidores y la de su clínica con casi 60.000 seguidores. Cifras por las cuáles las marcas están empezando a apostar por ella: “Ven en mi un potencial como médico y no sólo como influencer”. Pero también la gente empieza a reconocerle por la por la calle y no por su pasado en la televisión o en los certámenes de belleza. “Saben quien soy por mi trabajo, y no por haber sido Miss, ni como superviviente”.

El ser conocida en redes sociales tiene también una cara B y son las críticas y los comentarios de odio. Ésta doctora afirma, “aunque suene mal”, que está acostumbrada a recibir críticas desde siempre, ya sea en su faceta como Miss, como concursante de Supervivientes e incluso en la universidad: “El hecho de ser una chica mona y que se te den las cosas bien genera envidia. La gente no se alegra por el éxito ajeno y pone en duda tu capacidad. Pero yo conozco cómo soy, hago las cosas siempre pensando en cómo me gustaría que me las hiciesen a mí, a mis pacientes le pongo los productos que yo misma me pongo y a los trabajadores les trato como me gustaría que me tratasen a mi”.

En cuanto a los comentarios negativos hacia la medicina estética, Barber reconoce que hay “miedo a las críticas. Yo, por ejemplo, digo todo lo que me hago y la gente no me critica, porque de esa forma le quito importancia. La crítica hace daño cuando la gente sabe que va a molestar, pero si tu ya lo has dicho... De hecho, el éxito que estamos teniendo se debe a que lo estamos enseñando”.

Un éxito que se traduce en una media de 60 personas atendidas por la doctora en un día. Un tratamiento de labios cuesta entre 375 euros y 450 euros, y uno de ojeras tiene un precio medio de 475 euros. Barber se plantea a corto plazo la apertura de dos nuevas clínicas, una en Barcelona y otra en Marbella. También la creación de su propia escuela de formación, para que, por un lado, los profesionales puedan aprender sobre la medicina estética; y por otro, para que ella pueda formar su propio equipo, pues “mi idea es que el mejor alumno de cada año, se quede en la empresa trabajando conmigo”.

La ex Miss España, Carla Barber, triunfa con su propia clínica estética