martes. 17.09.2019

DEL 2,7% HASTA EL 5%

La economía española crecería más de un 2% si los negocios se digitalizasen

La economía española crecería más de un 2% si los negocios se digitalizasen

La tasa de crecimiento económico podría aumentar del 2,7% al 5% si las grandes empresas, pymes, microempresas y autónomos se adaptasen a la transformación digital. Además, la creación de empleo también pasaría de los 500.000 nuevos empleos al año actuales al millón de empleos anuales, según el último estudio de la consultora Advice Strategic Consultants

La economía española crecería más de un 2% si los negocios se digitalizasen

La tasa de crecimiento de la economía española podría aumentar más de dos puntos porcentuales, del 2,7% hasta el 5%, si las empresas consiguiesen adaptarse a la transformación digital. Además, la creación de empleo también pasaría de los 500.000 nuevos empleos al año actuales al millón de empleos anuales. Estos datos aparecen en el último estudio de la consultora Advice Strategic Consultants, en el que encuesto a 2.400 pymes y autónomos, 400 grandes empresas y 400 organismos públicos.

El problema radica en que la mayor parte del peso de esta transformación digital recae sobre las grandes empresas españolas, ya que el 48% de ellas ya está adaptada a la digitalización, cuando solo suponen el 0,12% del tejido empresarial nacional. Mientras que tan solo un 14% de las pymes, microempresas y autónomos afirma tener la intención de digitalizarse, cuando estas suponen el 99,88% del total de empresas.

Otro factor clave es el dinero invertido en esta adaptación. Mientras que las grandes empresas asignan un presupuesto anual medio de entre 200.000 euros y 2 millones de euros, tan solo la mitad de las pymes y los autónomos afirma haber asignado un presupuesto, y este no supera los 3.000 euros de media anuales.

Los autónomos sostienen el empleo

El problema se agrava cuando se atiende a que las pequeñas empresas sostienen alrededor de dos tercios del empleo nacional, por lo que su falta de digitalización provoca un impacto directo en el crecimiento potencial de la economía, del empleo y de la productividad española.

Según este estudio, la productividad de la economía podría, durante los próximos 5 años, oscilar entre el 4% y el 4,5%; debido a una mejora de los procesos gracias a las TIC-Digitales, sin tener que recurrir a recortes de costes laborales. Todos estos parámetros ya fueron experimentados, entre otros países, por Estados Unidos y Alemania, entre otras economías desarrolladas.

Salvador Molina, Coordinador del área de profesionales de la Comunicación de la Federación Nacional de Asociaciones de Autónomos(ATA) y autor de dos libros sobre la transformación digital, señala que "la época de la transformación digital de los negocios ha pasado y responde a una realidad de hace unos años. Hoy en día no existe ningún negocio analógico o tecnológico, solo existe una economía en la que todas las estrategias tienen una parte sustancialmente relacionada con el mundo digital, por lo que no se trata de crear un e-commerce, sino de pensar como vendo mi producto: a través de una estrategia digital, analógica o híbrida".

Molina añade que "el no estar en el mundo digital significa tener una pérdida de competitividad que antes o después te llevará al cierre de negocio. El que no esté trabajando como un solo mercado y como un solo punto de relación con sus clientes en una estrategia híbrida esta fuera del mercado".

El comercio es uno de los grandes afectados

El sector del comercio ejemplifica la necesidad de acometer una transformación digital. Sólo el 4,95% de las microempresas del comercio venden a través de internet, según se detalla en los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Un dato más que relevante, ya que el comercio minorista sufrió en septiembre los peores resultados de ventas de los últimos 19 meses. Desde febrero de 2017 no se había producido una caída similar (-3,1%), tal y como revela el último informe elaborado por la Confederación Española de Comercio (CEC).

Es el propio secretario general de la CEC, José Guerrero, el que ha indicado que esta falta de adaptación a la era digital de los pequeños comercios minoristas es uno de los factores que más ha influido en esta caída. “Queramos o no queramos, el mundo digital ha avanzado mucho en estos años. Tenemos evidencias constatables de que se ha producido una brecha y un atraso en la transformación digital de los pequeños comerciantes del sector con respecto a las grandes empresas competidoras”, señala Guerrero.

Tanto la falta de digitalización del sector, como la crisis estructural que está sufriendo y la escasa formación de sus profesionales, han llevado a la Confederación Española de Comercio a tomar cartas en el asunto: “O hacemos una apuesta clara por la transformación digital o este problema puede arrasar a todo el sector. El que no se adapte va a sufrir graves consecuencias”, advierte el secretario general.

La economía española crecería más de un 2% si los negocios se digitalizasen