jueves. 18.07.2019

Economía se prepara para eliminar trabas y hacer crecer a las pymes

Economía se prepara para eliminar trabas y hacer crecer a las pymes
Luis De Guindos adelanta que España crecerá entre el 3,5% y 4% en el segundo trimestre del año. El objetivo para los próximos cinco años es consolidar una tasa de crecimiento medio del 2,5% y la creación de 500.000 empleos.
Economía se prepara para eliminar trabas y hacer crecer a las pymes

Los vientos de cola se transforman en tendencia. El Gobierno revisará el cuadro macro al alza en las próximas semanas. La razón, la economía española ha experimentado una aceleración adicional y el segundo trimestre del año cerrará con un crecimiento interanual de entre el 3,5% y 4%. El objetivo de cara al próximo lustro es consolidar dicha tasa en una media del 2,5% y generar 500.000 de empleos anuales.

Así lo ha explicado el ministro de Economía y Competitividad, Luis De Guindos, en la segunda jornada de los cursos de verano organizados por la UIMP (Universdad Internacional Menéndez Pelayo), BBVA y APIE (Asociación de Periodistas de Información Económica), quien hecho hincapié en la necesidad de conseguir que el tejido empresarial de España -compuesto en su 98% por pymes- adquiera el tamaño del de países como Francia, Alemania o Reino Unido. Para conseguirlo desde su departamento se va a poner en marcha un órgano consultivo cuyo objeto es el “análisis del tamaño empresarial” y diseñar un plan que elimine las trabas que impiden a las empresas internacionalizarse, innovar y, por tanto, crecer.

En resupuesta a una pregunta formulada por AyE, De Guindos, ha detallado que el objetivo es “identificar todas aquellas medidas regulatorias que limitan el crecimiento de las empresas como la falta de desarrollo de la Ley de Unidad de Mercado, o la fiscalidad”. A este respecto el titular de Economía ha querido enviar un mensaje a su homólogo de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, al afirmar que “hay que superar los saltos de tramos”.

Lo cierto es que muchas empresas optan por estancarse en el rango de las pymes debido a la carga fiscal que supone pasar a ser una gran empresa. Rebasar los seis millones de euros de facturación y los 50 empleados supone, entre otros obstáculos, tener que presentar la liquidación del IVA mensualmente, con la consecuente pérdida de liquidez que conlleva. Tampoco han faltado referencias al Impuesto de Sociedades, “es donde está el principal agujero. Es necesario modificar las bases y que los beneficios del año se reflejen integramente en la cuota”, ha dicho.

Relajar exigencias como facturar más de 5,7 millones de euros, contar con activos por valor de 2,85 millones de euros o tener más de 50 trabajadores en plantilla, que obligan a las pymes a someterse a una auditoría anual de cuentas, será otra de las cuestiones que se pondrán encima de la mesa de expertos.

Internacionalización

Además del repunte de la construcción y del incremento de la adquisición de de bienes de equipo, la buena marcha del PIB nacional viene motivada por la consolidación de las exportaciones. De hecho, este mismo martes por la mañana se ha conocido que las ventas a los mercados exteriores han crecido un 9,8% hasta el mes de abril, hasta alcanzar los 91.537 millones de euros.

De Guindos ha hecho especial hincapié en impulsar la presencia de las pymes en los mercados exteriores, que en el caso de las exportadoras suman ya 148.794, de las cuales 44.440 llevan haciéndolo cuatro años consecutivos o más. Algo que contrasta con el recorte que se recoge en los Presupuestos Generales de 2017 a la dotación de instrumentos como el Fonpyme (Fondo para la Internacionalización de la Pequeña y Mediana Empresa) que, en palabras del ministro, se debe a que “está ligado a la restricción del crédito en España. Con la recuperación del crédito ya no existe la ventaja comparativa y las entidades están otorgando crédito para la internacionalización en los mismos niveles”.

A nivel macroeconómico, De Guindos se ha mostrado seguro de que la ganancia de competitividad es algo estructural y ha adelantado que 2017 será el quinto año consecutivo con superávit en la balanza de pagos. “La economía española se ha modificado sustancialmente. Ya no dependemos de la construción ni del endeudamiento con capitales de mercados extranjeros. Además, se ha producido un desapalancamiento del sector privado”, ha constatado.

A modo de conclusión, ha afirmado que “no nos podemos consolar con volver a niveles previos a la crisis sino que debemos recuperar todo lo que se ha dejado de hacer durante esos años. Es importante mantener un modelo de financiación adecuado y continuar en la senda de la consolidadción fiscal, para que se siga confiando en el economía española”.

Economía se prepara para eliminar trabas y hacer crecer a las pymes