lunes. 26.08.2019

SUBE LA OCUPACIÓN EN EL PRIMERO Y BAJAN LAS VENTAS EN EL SEGUNDO

Los efectos de un largo verano: mejora el turismo rural y cae el comercio textil

Los efectos de un largo verano: mejora el turismo rural y cae el comercio textil

El tiempo veraniego que hemos disfrutado en toda España hasta prácticamente ahora mismo ha tenido distintas consecuencias, según los sectores. Así, el reciente Puente del Pilar ha resultado todo un éxito para el turismo rural. Sin embargo, las altas temperaturas están desesperando a los comerciantes de ropa.

Los efectos de un largo verano: mejora el turismo rural y cae el comercio textil

Las perspectivas del sector de casas rurales eran muy positivas de cara al pasado puente de cuatro días, pero la realidad las ha superado. En todo el país se ha llegado al 60% de ocupación de media. Sin embargo, en algunas comunidades autónomas se ha superado el 80%, según datos de la web Top Rural. El buen tiempo ha ayudado mucho a alcanzar estos niveles “porque, si bien el más beneficiado por las temperaturas veraniegas es el turismo de sol y playa, en el rural también influye”, afirman fuentes de Top Rural a AyE. La falta de lluvias es un factor determinante de cara a las reservas, añaden.

La climatología ha sido una aliada, pero los buenos resultados en este sector son ya una tendencia en los últimos cuatro ejercicios. El balance del verano es muy positivo. Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), las pernoctaciones se incrementaron en julio un 7,8% respecto al mismo mes de 2016 y en agosto, un 6,5%, con un total de 3.800.000 acumuladas en los dos meses. Los viajeros subieron un 7,5% en julio y un 5% en agosto. 

Para los meses que quedan del ejercicio 2017, en Top Rural muestran también optimismo. A los resultados positivos ya mencionados del Puente del Pilar, se añaden las previsiones para el próximo puente de la Constitución en diciembre o el fin de semana de Nochevieja, considerados periodos de temporada alta en el turismo rural. Éste espera incrementos de ocupación de doble dígito con respecto a los mismos días vacacionales de 2016.

La recuperación de este sector es un hecho desde 2014. No obstante, las secuelas de la crisis económica, que le afectó muy duramente entre 2010 y 2013, le han llevado a la prudencia. En Top Rural confirman que la apertura de nuevos establecimientos “es muy tímida” a pesar de los balances positivos. “Lo que sí estamos observando es que se están reabriendo muchas de las casas rurales que cerraron durante los años de crisis”, aclaran. Entonces, llegaron a desaparecer unos 2.000 establecimientos de este tipo.

Menos venta de otoño-invierno

La cruz del verano largo corresponde al sector del comercio textil. El presidente de la Asociación de Comercio Textil (Acotex), Eduardo Zamácola, achaca al calor la caída de las ventas de productos de la temporada otoño-invierno, aunque añade que también contribuye la falta de promociones.

tienda jerseys

En unas recientes declaraciones a Servimedia, Zamácola explica que la caída de ventas en estos inicios de temporada “no es algo nuevo”, pues el año pasado igualmente hizo buen tiempo hasta prácticamente el mes de diciembre. En septiembre pasado las ventas de ropa crecieron un 1% con respecto al mismo mes de 2016 pero como entonces las ventas bajaron un 7,5%, “no es un dato positivo” por insuficiente. Además, “parece que si no haces una promoción no vas a poder vender”. Respecto a octubre, dice que “también lo estamos perdiendo”.

El presidente de la patronal insta a las marcas a adaptarse a las necesidades de los clientes. “No tiene mucho sentido que en el mes de agosto o en el de septiembre estemos vendiendo abrigos, por lo que tendremos que hacer colecciones que tengan un ciclo de vida más corto y que ese ciclo de vida se adecúe a las necesidades del cliente que estén relacionadas con la climatología”, afirma. 

En relación con las promociones, Eduardo Zamácola declara que puede haber alguna recuperación de ingresos en el sector con las continuas, como el Black Friday, que habrá en noviembre pero aclara “que los márgenes son insostenibles”.

Los efectos de un largo verano: mejora el turismo rural y cae el comercio textil