miércoles. 18.09.2019

A TRAVÉS DE LA BOLSA DE NAVARRA

Dos ejemplos que evitaron el cierre de negocios gracias al relevo generacional

Dos ejemplos que evitaron el cierre de negocios gracias al relevo generacional

Trasformar la amenaza de cierre de un negocio en una oportunidad de emprendimiento. En esto consiste el relevo generacional. Podría ser la solución a la España vaciada pero ¿De verdad funciona? ¿Hay casos de éxito? Esta es la historia de dos negocios navarros que lograron sobrevivir a la jubilación de sus dueños. 

Dos ejemplos que evitaron el cierre de negocios gracias al relevo generacional

Seis negocios de toda la vida de Navarra siguen hoy abiertos a pesar de que sus dueños están jubilados o trabajan en otros proyectos. En todos ellos se ha producido un relevo generacional, es decir, el titular de la actividad le ha pasado el testigo a otra persona permitiendo, por un lado, que un negocio no muera y, por otro, que persista en el tiempo.

El revelo generacional se ha convertido en la fórmula perfecta para evitar el cierre de muchos negocios sobre todo en el entorno rural, y, con ello, la desertización de los pueblos. De paso, puede suponer una buena oportunidad para nuevos emprendedores. 

Algunos de estos casos en pequeños negocios se produjeron en Navarra a través de la bolsa de relevo generacional de la Comunidad (un espacio dónde se anuncian tanto negocios que buscan un nuevo dueño, como personas interesadas en emprender). Los negocios que han podido sobrevivir gracias a éste programa son una tienda de mobiliario de cocinas con 35 años de antigüedad, una mercería con 17 años en el mercado y una asesoría inmobiliaria. Hemos podido hablar con algunas de las partes implicadas en este proceso de relevo generacional y nos han contado su experiencia.

  • Relevo en una tienda de mobiliario de cocina

El marido de Aurora Martínez se iba a jubilar. Había llegado el momento de cerrar el negocio que ambos habían llevado juntos durante más de 35 años. En el relevo generacional encontraron la forma de descansar mientras su negocio seguía en marcha. “Nos pusieron en contacto con Carlos Oliveriro,un emprendedor interesado. Nos conocimos, vino a ver el negocio y nos entendimos bien ” explicó Martínez  

Esta autónoma está contenta porque este sistema le ha permitido seguir trabajando en la tienda: “Estoy a media jornada. Era mi marido quien se jubilaba. Yo tengo 60 años y me propusieron continuar, seguir aportando mi experiencia en esta nueva etapa del negocio". “Les voy enseñando gestión, contabilidad, presupuestos y, sobre todo, trato con el cliente. Esto es lo más importante, una relación cercana, que la gente te conozca cuando entre a la tienda. No es nada parecido a la relación impersonal y fría de algunas grandes superficies o comercios en Internet”.

Al otro lado del relevo está Carlos Oliveiro. “Soy del gremio (carpintero) y buscaba un negocio relacionado con mi actividad en el que no tuviera que arriesgar mucho” comentó. Buscó por Internet y dio con el anuncio de un negocio, que hoy dirige. De momento el negocio va bien. "Puedo asegurar de primera mano que este tipo de iniciativas funcionan. A mí, me han ayudado a encontrar el negocio que necesitaba. A ellos -la otra parte-, les ha facilitado la jubilación" Concluyó.

  • Relevo en una mercería de Pamplona

Carolina Seriola, junto a su socia, regentó una pequeña mercería de un barrio de Pamplona durante 17 años. Su socia quería solicitar la jubilación anticipada y decidieron anunciar su negocio en la bolsa. “Lo hicimos para ver si alguien podía continuar, pero tampoco pensamos que iba a ir tan rápido” dijo Seriola.

A finales de enero publicaron el anuncio, y a principios de mayo la mercería volvió a abrir como cualquier otro día, pero las llaves las sujetaban dos socias distintas. Esta vez hermanas.

Itsaso Aznarez, y su hermana, son las dos nuevas dueñas de la mercería. Encontraron en este pequeño negocio una forma de reincorporarse al mercado laboral. “Además, era una tienda que conocíamos, porque nosotras vivimos en este barrio” dijo Aznarez.

La tienda, según explicaron ambas partes, sigue teniendo su clientela de barrio habitual y Aznarez espera que en septiembre, con la vuelta al cole, la afluencia aumente. Y es que, según Seriola, este tipo de negocios están en plena recuperación: “Se cree que las mercerías están en peligro de extinción, cuando ahora se hacen muchas más manualidades y trabajos de costura que antes” explicó la emprendedora.

La bolsa de relevo generacional del Navarra 

El ejecutivo navarro puso en marcha el 15 de noviembre de 2017 el Plan de Desarrollo del Trabajo Autónomo en Navarra. “En él se incluye un ambicioso repertorio de medidas que ayudan a la consolidación del trabajo autónomo” explicó Susana Matehache, técnico de servicio de trabajo del Gobierno de Navarra. Entre ellas, se encuentra una bolsa de relevo generacional.

Matehache afirmó que ésta comenzó, finalmente, a funcionar el pasado 1 de marzo de 2018. Tiene el objetivo de ayudar a paliar la pérdida de negocios, que se ha convertido en un problema sobre todo en las zonas rurales. En este año y medio que lleva la iniciativa funcionando, “la bolsa ha estado viva. Ha tenido un flujo constante de interesados”. Ésta técnico, contó que tanto a ella como a sus compañeros, les llegan alertas cuando una persona se interesa en un anuncio: “Recibimos  todos los días entre tres y cuatro correos” aseguró.

Éste 26 de agosto, por ejemplo, la bolsa tenía 105 autónomos que querían traspasar su negocio, 13 personas que se anunciaban para adquirir un negocio y 214 interesados (según datos internos de la administración autonómica). Sin embargo la iniciativa va despacio y sólo ha dado como resultado seis negocios en los que se ha podido establecer el relevo..

Parecen pocos, pero no lo son. Porque desde el momento en el que entran en la bolsa, pasamos el contacto a la otra parte y ambas comienzan a reunirse, pueden pasar muchos meses. Además, el proceso de traspaso es largo, pues en muchas ocasiones se produce un periodo de acompañamiento por parte de las partes implicadas” aseguró Matehache. Estos es, que el emprendedor trabaje durante un tiempo con el antiguo dueño para ver y conocer cómo funciona el negocio.

Sin embargo, el presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos de Navarra (ATA-Navarra), Juan Carlos Equiza, apunta más alto sus “expectativas con la medida. Hace falta más relevo, porque veo cómo se están desertizando los pueblos de Navarra, e incluso los barrios de Pamplona”.

De hecho, la apuesta y fomento por el relevo generacional es “uno de los pilares de nuestra propuesta -para el trabajo autónomo-  y que ya hemos llevado a una reunión con el nuevo Gobierno de Navarra, que ya he solicitado”. Equiza incidió en que “hay que fomentar el relevo generacional antes de que sea demasiado tarde. Es una medida que hay que llevar a cabo de forma suave y tranquila, formando y acompañando tanto a quien deja al negocio como a quien lo revela”. Además -apunto el presidente de la asociación- es muy importante que el relevo “vaya acompañado de una dotación presupuestaria”.

¿Cómo funciona la bolsa de relevo generacional de Navarra?

El funcionamiento de la bolsa de relevo generacional es sencillo, todo se realiza a través de la página web www.navarraemprende.es (e incluso la gente que no tuviese acceso a Internet, podría realizar el mismo procedimiento de forma presencial distintos puntos de la Comunidad).

A ella acuden, por un lado, los autónomos interesados en cerrar su negocio. Éstos deben completar un formulario con una serie de datos (nombre del titular, del negocio, tipo de actividad y local, número de trabajadore y una descripción de la actividad. Todo ello en un máximo de 20 palabras que será el anuncio).

Desde la Administración autonómica confirmarán la información y publicarán el anuncio. No sólo es para los negocios, también pueden publicitarse los emprendedores que quieren poner en marcha un proyecto -siguiendo un mecanismo similar - Para acceder a los anuncios, sólo hay que pinchar sobre el que más interese y completar el formulario.  La información no les llega a los ‘anunciantes’, si no a los técnicos del Gobierno de Navarra, que se encargarán de poner en contacto a ambas partes.

“Por ejemplo, si eres una persona interesada en adquirir un negocio, vas a la web, lees y pinchas sobre el anuncio. Rellenas los datos y a nosotros nos llega un correo con esa información. La comprobamos, y  llamamos para poner en contacto al interesado con el titular del negocio” explicó Susana Matehache. También funcionaría, por ejemplo, con un autónomo que entra y ve que alguien se ha anunciado, porque le interesa un negocio.

Asimismo, cuando se ponen en contacto desde el Gobierno de Navarra con los interesados, les informan ayudas específicas que tienen a su disposición.

  1. Subvención para la mejora de la competitividad de las empresas comerciales minorista y para el fomento del empleo en el comercio. Se recoge en un punto específico los traspasos de relevo generacional.
  2. Subvención del servicio navarro de empleo para la promoción del empleo autónomo. Para personas desempleadas que se establezcan como trabajadores por cuenta propia.
  3. Servicio de política económica para gastos iniciales de empresas de nueva creación. En estas ayudas, están incluídas las actividades de la bolsa de relevo de Navarra y cubren el 10% del traspaso hasta un límite de 2000 euros.

Dos ejemplos que evitaron el cierre de negocios gracias al relevo generacional