sábado. 06.06.2020

LOS AUTÓNOMOS CREEN QUE LO PEOR ESTÁ AÚN POR LLEGAR

La EPA cierra con 121.000 parados más, sin contar ERTES y ceses de actividad

La EPA cierra con 121.000 parados más, sin contar ERTES y ceses de actividad

La Encuesta de Población Activa (EPA) del primer trimestre cerró con 121.000 parados más y 285.600 empleos destruidos, los peores datos desde 2013. Sin embargo, algunas organizaciones apuntan a que las cifras podrían ser todavía más negativas, porque no se han contabilizado ni los ERTE, ni ceses de actividad.

 

La EPA cierra con 121.000 parados más, sin contar ERTES y ceses de actividad

Los datos de empleo publicados hoy por la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondientes al primer trimestre de 2020 dejan cifras de paro y destrucción de empleo escalofriantes y eso, sin incluir a los -al menos- cuatro millones de trabajadores que están en ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo) que no han sido contabilizados como desempleados y los alrededor de un millón de autónomos en Cese de Actividad extraordinario, cuya pérdida tampoco se ha tenido en cuenta. 

A pesar de todo esto, las cifras de la encuesta dan una imagen preliminar del que ya es el peor recuento de desempleo desde el año 2013. Según la EPA, el primer trimestre de 2020 ha cerrado con 121.000 parados más y 285.000 empleos destruidos. Las cifras de desempleo han aumentado un 3,8% en un trimestre ( y teniendo en cuenta que este periodo de tiempo solamente incluye dos semanas de Estado de Alarma), dejando en un 14,4% la tasa de desempleo,  y se han destruido un 1,4% de puestos de trabajo. 

Si bien son los peores registros de paro y empleo desde el año 2013, desde varios organismos han insistido en que estas cifras siguen alejadas de la realidad, que sería incluso más dramática. Según la empresa de trabajo temporal ADECCO, el efecto de los ERTEs ha creado una distorsión "en la tasa de paro del 14,4%, que queda muy lejos de la realidad. Si se incluyeran los afectados por ERTEs y los autónomos -acogidos a la prestación por cese extraordinario-, la tasa oscilaría entre el 35% y el 40%".

Tras conocer los datos de la EPA, los autónomos creen que lo peor todavía está por llegar. “Es una EPA terrible, y más si tenemos en cuenta que sólo incluye los datos de dos semanas que abarcan el Estado de Alarma, las dos últimas del trimestre. Y nos anuncia que la encuesta del segundo trimestre va a ser escalofriante”, aseguró Lorenzo Amor, presidente de Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA). “Vamos a ver una importantísima caída del empleo, volverán unas cifras de paro que ya creíamos olvidadas y, desgraciadamente, la tasa de desempleo se acercará al 20%”.

Además, “serán muchos puestos de trabajo los que se destruirán, muchas personas las que se irán al paro y muchas empresas las que tendrán que cerrar”, comentó Lorenzo Amor. El presidente de ATA advirtió que,“o el Gobierno se toma en serio la opción de apoyar a las empresas, a los autónomos, al tejido productivo y a todos aquellos que creamos empleo, o nos quedarán todavía muchos años de sufrimiento. Si no se apoya a los autónomos, el crecimiento económico va a tardar mucho en llegar y deben comprender que es muy importante retomar con seguridad la actividad para evitar este drama”.

Los peores datos desde 2013 sin reflejar todavía las consecuencias reales

La pandemia provocada por el COVID-19 y la declaración del Estado de Alarma también han tenido importantes efectos sobre la EPA, tanto en lo que respecta a la realización de las entrevistas, como en la repercusión de la crisis en las variables medidas por la encuesta. 

Por eso, los datos correspondientes a la EPA del primer trimestre todavía no reflejan las consecuencias reales del coronavirus en el mercado de trabajo en España, fundamentalmente porque se refiere a un período en el que mayoritariamente no se había paralizado la actividad, teniendo en cuenta que el inicio oficial del Estado de Alarma fue el 14 de marzo. Hasta ese momento, no se habían aplicado las medidas laborales actuales, especialmente los ERTEs, según señalaron desde la empresa de consultoría KPMG.

En este sentido, el Instituto Nacional de Estadística (INE) advierte también de que la caída de la ocupación no incluye a los afectados por un ERTE y añade que 562.900 personas se han visto afectadas por paros parciales de empleo. “En concreto, los afectados con suspensión de empleo se clasifican como ocupados cuando dicha suspensión sea inferior a tres meses. Si es superior o igual a ese periodo y el trabajador continúa percibiendo, al menos, el 50% del salario, también sigue considerándose ocupado en la encuesta”, explicaron desde el INE.

Los datos empiezan a reflejar los efectos de la crisis sanitaria en la economía. Las organizaciones de autónomos recuerdan que la prioridad sigue estando en respetar los criterios sanitarios, pero creen que también habrá que agilizar las pruebas para determinar el alcance real de los afectados por el Covid-19 y acordar, en el marco del diálogo social, las medidas que pudieran habilitar la apertura gradual de la actividad.

Además, desde ATA informaron de que, hoy mismo, han podido saber que la moratoria que había anunciado el Gobierno en las cotizaciones sociales, queda limitada a muy pocas actividades y "deja fuera a sectores tan importantes y que tanto están sufriendo las consecuencias de las medidas económicas de la pandemia como son la construcción, el transporte o las actividades profesionales. Así no es como se apoya al tejido empresarial”, advirtió el presidente de la federación, Lorenzo Amor.

Desgraciadamente estamos viendo que se anuncian medidas a bombo y platillo, pero son medidas que no están llegando ni a las empresas ni a las pymes ni a los autónomos. Las líneas de liquidez llegan a cuenta gotas. Más de 800.000 pymes y autónomos han solicitado créditos y, en estos momentos, no son ni 200.000 a los que les ha llegado esta línea de liquidez" concluyeron desde ATA.

La EPA cierra con 121.000 parados más, sin contar ERTES y ceses de actividad