domingo. 26.09.2021

DIFERENCIAS DE HASTA 250 EUROS

Esto es lo que cobran los autónomos por su jubilación en cada CCAA

jubilacion-autonomos-pensiones
Los autónomos no cobran igual en todas las CCAA,, hay diferencias de hasta 250 euros.
Esto es lo que cobran los autónomos por su jubilación en cada CCAA

El pasado mes de noviembre ya había más de 1,3 millones de autónomos españoles cobrando una pensión por jubilación. Aunque el importe de esta prestación aumenta mes a mes por la llegada de nuevos pensionistas con bases de cotización más altas, la media del colectivo sigue estando muy por debajo de la del Régimen General: los trabajadores por cuenta propia cobraron, de media, a penas 780 euros de pensión. 

Son casi tres euros más de lo que percibieron en el pasado mes de junio, cuando la pensión media del colectivo se situó en 777 euros pero, aún con todo, los autónomos siguen cobrando casi 535 euros menos de prestación al retirarse que los jubilados asalariados, que perciben de media 1313 euros.  Esta brecha, según apuntan los expertos, se debe fundamentalmente a que la mayoría de los autónomos continúan cotizando por la base mínima y, además, tienen carreras mucho más cortas e intermitentes, con grandes lagunas que el actual sistema de Seguridad Social no les cubre.

Sin embargo, la brecha de las pensiones no sólo se da entre trabajadores asalariados y autónomos, sino que el colectivo de trabajadores por cuenta propia también presenta grandes diferencias en la cuantía de las prestaciones en función de las comunidades autónomas. Así, según las últimas cifras recabadas por la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos -ATA, en base a los datos publicados por la Seguridad Social a mes de noviembre, hay diferencias de más de 250 euros en la pensión media de los autónomos, según el territorio en el que desarrollen su actividad.

Los autónomos vascos cobran la pensión más alta de España

De hecho, entre País Vasco y Galicia, que presentan, respectivamente, la pensión media más alta del colectivo y la más baja, hay una diferencia de 258,8 euros. Concretamente, los vascos jubilados a través del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) cobraron en noviembre 927,8 euros de pensión, mientras que los gallegos a penas llegaron a los 668,9 euros. 

Según la tabla publicada por ATA, tras los pensionistas vascos, los autónomos jubilados con una prestación más alta serían los navarros, que percibieron 881,5 euros de media. Después, se encuentra Madrid, con 854,9 euros; la ciudad autónoma de Ceuta, con 829,4 euros; Aragón, con 823,5 euros; Cataluña, con 819 euros; La Rioja, con 811,7 euros ; y la Comunidad  de Valencia, con 791,7 euros.

Muy cerca de la media española -de 780 euros- se encuentra Murcia, donde la pensión de los autónomos fue de 781,1 euros; Melilla, con 774 euros; Castilla la Mancha, con 773,8  y Asturias, con una prestación media por jubilación de 761 euros. 

En el extremo opuesto, la comunidad en la que los autónomos cobraron una pensión más baja por su jubilación en noviembre estaría Galicia, con 668,9 euros. A ésta le siguen Canarias, con 718,5 euros; Extremadura, con 728,7 euros; Islas Baleares con 737,5 euros; Castilla y León con 752,4 euros; y Cantabria con 757,8 euros.  

IMG-20201221-WA0000 (1)

Fuente: Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA)

Grandes diferencias de pensión entre algunas CCAA

Mientras que la mayoría de comunidades autónomas presentaron unas pensiones medias de jubilación de los autónomos de entre 760 y 780 euros, algunas regiones como País Vasco, Navarra o Madrid destacan por registrar pensiones 100 euros más altas que la media de España y de hasta 250 euros respecto a algunas comunidades como Galicia, Islas Canarias o Extremadura.

Esta brecha en la pensión de los autónomos entre las diferentes comunidades autónomas "no es de extrañar, teniendo en cuenta que, a la hora de calcular la cuantía media de estas prestaciones se incluye a los autónomos de regímenes especiales, como el agrícola, que tienen bases de cotización tarifadas y por de bajo de la base mínima ordinaria. De este modo, se puede explicar que algunas comunidades como País Vasco o Madrid, en las que el sector agrícola representa una parte pequeña de la actividad de la región tengan pensiones muchos más altas que en otras regiones como Extremadura, donde la agricultura es el medio de vida de buena parte de los autónomos", explicó Juan López Gandía, catedrático de Derecho del Trabajo y Seguridad Social.

A esto, hay que añadir que "no todas las comunidades autónomas tienen el mismo nivel de vida y, por tanto, los trabajadores por cuenta propia de estas regiones se pueden permitir cotizar por una base superior. Es evidente que País Vasco y Madrid tienen un coste vida muy superior al de Extremadura o Galicia. Esto afecta a los precios de los negocios, que son más altos y que permiten al autónomo ingresar más y cotizar por bases más alta. Pero esto no significa que los autónomos vascos vayan a tener más poder adquisitivo cuando se jubilen con esos 250 euros de pensión que los gallegos porque, evidentemente, la vida es mucho más cara en Madrid o Euskadi que en Galicia o Extremadura".   

Diferencias en las demás prestaciones

Esta diferencia entre comunidades autónomas también se da en las demás prestaciones. De hecho, en Incapacidad Permanente, mientras que la pensión media que percibieron los autónomos españoles en noviembre fue de 749,9 euros; en el País Vasco se situó en los 895,4 euros, siendo la región con una pensión media más alta por esta prestación. Y, en este caso, fue Extremadura la comunidad con una pensión  más baja: los autónomos extremeños cobraron, de media, menos de 665 euros por Incapacidad Permanente. 

En el caso de la prestación por viudedad, la pensión media en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) cae hasta los 525 euros. En este caso, son los beneficiarios de Castilla-La Mancha los que más cobraron por viudedad, con una media de 601 euros y, una vez más, la pensión más baja fue en Galicia, con una media de 444 euros.

Todavía más baja es la pensión de orfandad, cuya media en el RETA cayó a los 343 euros en el conjunto de regiones. Por comunidades, en este caso, Galicia registró la media más alta, con 405 euros y, en el lado contrario, se encuentra Melilla con una pensión media por orfandad de 268 euros. 

Por último, la prestación por Favor familiar registró una media de 467 euros. Esta vez es La Rioja, con 496 euros de media, la comunidad con una pensión más alta por esta prestación en el RETA y Ceuta, con 398 euros, la región con una pensión media más baja. 

Tres motivos por los que los autónomos se jubilan con pensiones bajas

Volviendo a la pensión por jubilación, a la hora de retirarse, los autónomos cobrarán en función de lo que hayan aportado durante los últimos 23 años -24 en 2021- y es necesario haber cotizado 35 años para tener derecho al 100% de la pensión. La máxima de "tanto cotizas, tanto cobras" se aplica en todas las prestaciones y en todos los regímenes, también en el de los asalariados.

Sin embargo, según comentó el catedrático de Derecho del Trabajo y Seguridad Social, "muchos autónomos ven su cotización como un impuesto y la intentan bajar al mínimo porque, según entienden, están ahorrando, siendo que en realidad están recortando de pensiones que, más adelante, podrían ser su único sustento. Pero, todavía más preocupante es el caso de aquellos que ni si quiera saben que los autónomos pueden elegir la base que quieran. Sigue habiendo trabajadores por cuenta propia que se piensan que la cuota de autónomos es fija y pagan la mínima por desconocimiento". 

Base de cotización 

En esencia, lo que más influye para el catedrático en las pensiones tan bajas que cobran los autónomos es "la  base de cotización. La jubilación es una prestación contributiva que se calcula en función de lo que hayas aportado durante unos determinados años al sistema. La poca aportación que hace este colectivo a la Seguridad Social y, por tanto, a sus prestaciones es el factor esencial que explica que haya tantos autónomos que lleven toda una vida facturando, en muchos casos, por importes elevados y terminen con pensiones que a penas les dan para vivir", explicó Juan López Gandía. Es por ello que, el mantra de "he cotizado toda mi vida para esta baja pensión" no es exacto, ya que se puede cotizar más de 40 años años y no tener derecho más que a una jubilación exigua o una prestación por incapacidad pequeña si se ha cotizado por la base mínima.

Por ello, para Gandía es también importante que se flexibilice más todavía la posibilidad de cambiar de base para adaptarla a la realidad económica del autónomo. Hasta la fecha, los trabajadores por cuenta propia pueden modificar su base cuatro veces al año, "pero habría que dar incluso más libertad para ello, porque más cambios de base permiten adaptar más la cotización a un posible aumento de ingresos".

Años cotizados

Pero además, también son importantes un mínimo de años cotizados, quince concretamente. Por debajo de esa cantidad no hay derecho a prestación. Y, a partir de quince años cotizados, ese derecho va subiendo porcentualmente desde el 50% hasta el 100%, cuando se alcanzan los 35 años cotizados.

Por ello, para entender las diferencias en la prestación y las pensiones tan bajas de los autónomos, "hay que analizar también las carreras de cotización. A la hora de calcular la pensión no sólo importa la base, sino también el tiempo que se ha cotizado para obtener el 100% de la pensión o menos. En algunos lugares como Extremadura, los autónomos tienden a tener negocios de temporada, en los que se dan de alta unos pocos meses para luego darse de baja y, estos vacíos, penalizan sus futuras prestaciones". 

Para el catedrático, este segundo factor influye mucho porque "la base reguladora se calcula dividiendo lo que aportas cada mes, por un determinado número de meses. Sin embargo, cuando el autónomo, por el motivo que sea, ha cotizado menos años de los que debería, se recortará su pensión en unos determinados porcentajes. A partir de los 15 años cotizados ya puede acceder a la jubilación pero imagina: una persona que haya cotizado por la mínima, que hace años no superaba los 600 euros y, además, tenga sólo 15 años de cotización a las espaldas percibirá la mitad de la pensión. Esto puede dar como resultado pensiones muy bajas. Por más que se añadan los complementos mínimos, el autónomo difícilmente va a cobrar una pensión digna". 

Cambios de régimen

El último de los motivos que explicó Juan López tiene mucho que ver con el primero: "volvemos a las cotizaciones bajas. En las pensiones de los autónomos influye mucho la trayectoria de cotización. Es muy frecuente que los autónomos vengan de cotizar los primeros años en el Régimen General por bases relativamente altas y, luego, en los últimos años, que son los que cuentan para la pensión, empiecen a cotizar como autónomos y lo hagan por bases cercanas a la mínima. Por más que hayan cotizado por bases altas durante los primeros años, lo que cuenta son los últimos y, en base a ese periodo, se calculará su pensión final". 

Las "lagunas de cotización" también bajan la pensión del autónomo

Además de todo lo relativo a los años cotizados y la base por la que se cotiza, hay otro factor que apuntó el catedrático en Derecho del Trabajo y Seguridad Social que también influye en las cotizaciones del autónomo y que, para él, es el único en el que realmente los trabajadores por cuenta propia tienen una desventaja a la hora de calcular su pensión respecto a los asalariados.

Los trabajadores por cuenta propia, al igual que los afiliados al Régimen General, deben tener en cuenta que la cuantía de la pensión que recibirán al jubilarse es el resultado de dos variables: años trabajados y bases por las que se cotiza.

El problema viene cuando en uno de esos años que se utilizan para calcular la base reguladora, el trabajador estuvo sin cotizar. Ante esto, la Seguridad Social puede poner en marcha un mecanismo para integrar los años no cotizados en la base y que afecte lo menos posible a la pensión. Sin embargo, esto no sucede con los autónomos.

En el Régimen General, el de los asalariados, estos periodos sin cotizar se integrarán haciendo que las primeras 48 mensualidades no cotizadas se calculen como si se hubieran cotizado con la base mínima de entre todas las existentes en cada momento, y el resto de mensualidades con el 50% de dicha base mínima.

Sin embargo, este mecanismo es sólo valido para los trabajadores por cuenta ajena. La Seguridad Social no prevé ninguna herramienta para integrar los periodos no cotizados de los autónomos. En el caso de trabajadores que causen jubilación a través del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), no existirá fórmula de integración de lagunas de cotización, computando como cero la base de los meses en los que no se aportó al sistema.

Esta discriminación ha sido denunciada en repetidas ocasiones por ATA  que ha exigido fórmulas para que la Seguridad Social llene esas lagunas de cotización de los autónomos. Estos periodos sin cotizar pueden penalizar el cálculo de la base reguladora y, por tanto, del importe de la pensión que cobrará cualquier trabajador y especialmente los autónomos. En su caso, estos periodos sin cotizar  directamente pasan como 'bases cero' a la fórmula de cálculo de la base reguladora.

Esto es lo que cobran los autónomos por su jubilación en cada CCAA