Domingo. 16.06.2019

SON NEGOCIOS DE AUTÓNOMOS Y MUCHOS APENAS SON RENTABLES

España, con 22.071 oficinas, tiene la red de farmacias más grande de Europa

España, con 22.071 oficinas, tiene la red de farmacias más grande de Europa

A cierre del año pasado había 22.071 farmacias, según el Informe Estadístico del Consejo General de Farmacéuticos. Una cifra que hace que España sea el país con la red de oficinas de farmacias más grande de Europa, por encima de Francia o Alemania. El 64% están en municipios medianos o pequeños y muchas a penas son rentables.

España, con 22.071 oficinas, tiene la red de farmacias más grande de Europa

Las oficinas de farmacia en España se caracterizan por ser pequeños negocios (la mayoría de ellos regentados por un autónomo o con un máximo de tres empleados) que ofrecen un servicio cercano y que están situadas normalmente fuera de las capitales de provincia. Algo que ha contribuido a que España sea el país con la red de farmacias comunitarias (las que, en terminología internacional, están situadas a pie de calle) más grande de Europa, según el Informe Estadístico del Consejo General de Farmacéuticos 2019.  

En total, el país contaba con 22.071 farmacias a cierre de 2018, lo que ha permitido a nuestro país situarse por encima de países como Alemania y Francia que hasta ahora lideraban la clasificación, explicó el Consejo en una nota de prensa. Ello hace, además, la media de habitantes por farmacia sea en España de de 2.117 (de los cuáles el 19,1% son mayores de 65 años). Un número muy inferior al de países como Dinamarca, con 12.000 de media, u Holanda con cerca de 6.000, “lo que nos permite ser la farmacia más cercana y accesible del continente” explican.

Así y mientras que el modelo europeo se caracteriza por pocas farmacias y céntricas, de gran tamaño y mucha clientela, en España ha triunfado un modelo más repartido, con pequeñas oficinas y un trato, según el informe, “social, cercano y accesible”. En este sentido Raquel Martínez, secretaria general del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, explicó que “la farmacia está viviendo una evolución hacia una farmacia más asistencial, que presta servicios farmacéuticos que están demostrando que mejoran la salud de los ciudadanos y contribuyen a la sostenibilidad del sistema sanitario”.

Para que este servicio asistencial sea posible, el farmacéutico y emprendedor tiene que conseguir una licencia de apertura, pues son las administraciones autonómicas, quien decide dónde y cuándo se abre una, para ello aplica un ratio que normalmente es de una farmacia por cada 1.500 o 2000 habitantes, y establece una distancia obligatoria de 250 metros entre ellas. Estos parámetros “garantizan que el 99% de los ciudadanos dispone de una farmacia donde vive” dijo Martínez.

No obstante, la secretaria general del Consejo afirmó que es recomendable tener en cuenta “todos los cambios sociodemográficos que se están produciendo. A la hora de convocar aperturas de nuevas farmacias”. Y es que según contó “la despoblación o las sucesivas medidas de recorte sobre el medicamento están repercutiendo sobre la viabilidad de muchas de ellas, como demuestra el hecho de todavía existen 880 farmacias consideradas de viabilidad económica comprometida”.

El negocio de la farmacia comunitaria

El modelo de farmacia comunitaria en España es posible gracias a los farmacéuticos autónomos que se animan a abrir una farmacia. Según el informe que recoge los datos del Colegio a cierre de 2018, el 48% (24.939) de los 51.959 profesionales que ejercían su actividad en una farmacia comunitaria son propietarios de la misma, ya sea como titulares del establecimiento (19.109) o como copropietario (5.830). Con ello “el promedio en España es de 2,4 farmacéuticos por farmacia”, apunta el documento.

Desde el Colegio explicaron que para abrir una farmacia en España es necesario ser farmacéutico y que un mismo profesional no puede tener dos establecimientos “para que permanezca siempre el interés sanitario sobre el comercial. Por eso hay muchísimas farmacias en las que solo trabaja una persona o como mucho tienen entre dos o tres empleados”. Pero lo que sí se pueden hacer, y explicaría la diferencia entre el número de farmacias a pie de calle (22.071) y el número de profesionales que se dedican a ellas (24.939), es que varios farmacéuticos pongan en marcha una oficina de farmacias; es lo que se denomina copropietario”.

Asimismo, hay que señalar la presencia femenina que existe dentro del colectivo. “El 71,8% de los colegiados que ejercen en farmacia comunitaria son mujeres frente al 28,2% que son hombres”. Sin embargo, este porcentaje baja hasta el 63,9% cuando se habla de titularidad o copropietarios. Estos datos no extrañan ya de los 74.043 colegiados, 53.026 –el 71,6% del total– son mujeres. “Después de Enfermería y Psicología, Farmacia es la profesión sanitaria con mayor presencia de mujeres colegiadas”, revela el documento.   

Otro de los datos que se destacan en el informe es que 60 farmacéuticos ejercieron como regentes o como regentes copropietarios en una farmacia. Esto se produce porque las farmacias están obligadas a tener siempre un propietario en el caso de este fallezcan, “la ley da un plazo de un año para que la familia encuentre un nuevo titular o cierre el negocio, mientras un farmacéutico tiene que ocupar su puesto”.

En pequeñas poblaciones

Otras de las conclusiones importantes del informe que anualmente realiza el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos es que gran parte de las oficinas de farmacia están en poblaciones pequeñas. De hecho, según el documento, el 35,7% (7.878) de estos establecimientos están en capital de provincia, mientras que el 64,3% (14.193 farmacias) están en otros municipios.

Según apuntan desde el Consejos, esto hace que haya actualmente “unas 2.000 farmacias en pueblos con menos de 1.000 habitantes y unas 1.000 en poblaciones con menos de 500 habitantes”. Y aclaran que “son negocios pequeños y cercanos, dónde conocen a la gente que entra”.

Precisamente son principalmente a estos, a los más pequeños, a los que se les ha aplicado el Índice Corrector de Márgenes. Según explican desde el Colegio esto consiste en que “las farmacias ganan un porcentaje por cada medicamento que venden, y en función de lo que vendan tienen que pagar un importe a la Administración. Es como el IRPF cuanto más tengas, más tienes que abonar. Lo que consigue el Índice Corrector de Márgenes es que aquellas que han ganado muy poco tengan que abonar menos”. Este índice se aplicó en 2018 a 880 farmacias, de las cuáles 815 estaban fuera de las capitales de provincia.

Otras actividades a parte de la farmacia comunitaria

Por su parte, la secretaria general del Consejo, Raquel Martínez, hizo hincapié en el resto de salidas con las que contaban los profesionales farmacéuticos (74.043 colegiados, 1.543 más que en 2017) que eran independientes y/o complementarias a la farmacias comunitaria: “la mayoría de los colegiados, 59.659 farmacéuticos trabajan en farmacias comunitarias. Pero éstos además, y gracias a su formación el titulado universitario en farmacia, disponen de un gran número de salidas profesionales, así hay colegiados en ámbitos como los análisis clínicos, con 1.923 colegiados; la Farmacia Hospitalaria, 1.925; la Industria y Distribución farmacéutica, 1.254 y 819; Óptica y Acústica, 1.744; Salud Pública, 921 y Docencia e Investigación, 354”.

Según el informe, las actividades por las que se más se suelen decantar los profesionales son Alimentación (16,8%), Dermofarmacia (15,9%) y Ortopedia (13,3%). Todo ello hace que “los titulados universitarios en farmacia tengan uno de los porcentajes más elevados de alta laboral en la Seguridad Social al terminar sus estudios”, aseguró Martínez.

 

España, con 22.071 oficinas, tiene la red de farmacias más grande de Europa