Jueves. 16.08.2018

TODOS LOS PAÍSES DEJAN ELEGIR LOS MEJORES AÑOS COTIZADOS

La mayoría de la UE calcula la pensión con toda la vida laboral

La mayoría de la UE calcula la pensión con toda la vida laboral

Cuando a principios de este año, la ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, defendió la posibilidad de que los trabajadores elijan entre toda su vida laboral los mejores años de su cotización para el cálculo de su pensión mostraba una realidad que ya se da en toda la UE. El cálculo sobre toda la vida laboral se realiza en 20 países europeos, según una comparativa realizada por la Comisión Europea a la que ha tenido acceso AyE y donde se pone de manifiesto que España es el único que no utiliza este sistema para fijar la pensión.

La mayoría de la UE calcula la pensión con toda la vida laboral

Estos países donde se calcula la pensión tomando como base toda la vida laboral del trabajador son: Alemania, Austria, Bélgica, Bulgaria, Chipre, Croacia, Eslovaquia, Estonia, Finlandia, Grecia, Hungría, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Polonia, Portugal, República Checa y Rumanía. A estos estados miembros de la Unión Europea hay que añadir Noruega, que no forma parte de los 28 pero que comparte el Espacio Económico Europeo (EEE). En todos ellos se tienen en cuenta todos los años cotizados, si bien en Portugal el límite son 40 años, lo que prácticamente viene a equivaler al mismo concepto.

Los países donde el cálculo no incluye toda la vida laboral son los que se relacionan a continuación: Eslovenia, Francia, Irlanda, Malta, Países Bajos, Reino Unido, Suecia y, por supuesto, España. Sin embargo la situación de España es más grave porque nuestro país es el único de los 29 estados de la lista donde no existe la posibilidad de elegir los mejores años cotizados. En Francia, por ejemplo, se pueden elegir 25 años, pero los mejores, y en Eslovenia los mejores 24 años, eso sí, consecutivos. En Malta, donde sólo se pueden seleccionar 10, de los 41 últimos trabajados, se permite que sean los mejores de toda una vida activa.

España se ha quedado, pues, como el único de los 29 países europeos donde no hay libertad de elección pues en Irlanda, Países Bajos, Reino Unido y Suecia hay otros sistemas de cálculo pero no como el español. 

La última modificación en España en esta materia se produjo en 2013, cuando se amplió el periodo de 15 a 25 años, aunque hasta 2022 no se habrá ajustado la normativa antigua a la nueva, de forma que por cada año natural desde 2013 se está ampliando en un año el número de ejercicios necesarios para calcular la pensión.

La idea inicial que originó el sistema de cálculo actual sobre los últimos años de vida laboral, ahora ya 25, es que antiguamente las últimas décadas de cotización solían ser las de mejores porque se suponía que las carreras laborales de todos los trabajadores eran siempre ascendentes. 

Sin embargo esto ya no es así. Porque muchos trabajadores son expulsados del mercado laboral al final de su vida activa por lo que los años que se cuentan para el cálculo de su pensión suelen ahora ser los peores. 

Propuesta de los autónomos

Si hay un colectivo de trabajadores para el que esta reforma sería esencial es el de los autónomos. La mayoría de los trabajadores por cuenta propia, ya sean físicos o societarios, tienen una vida laboral bastante larga y con periodos puntas y valles, en los que las cotizaciones fluctúan y entre los que es muy difícil encontrar una continuidad o una evolución hacia arriba.

La Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) ha propuesto en varias ocasiones en el seno del Pacto de Toledo, no sólo para los autónomos sino para todos los cotizantes, que se calcule la pensión en base a toda la vida laboral del trabajador, seleccionando entre un 75% y un 80% de la base reguladora de la pensión entre los años mejores en cuanto a cotización y los peores entre un 25% y un 30%. 

La mayoría de la UE calcula la pensión con toda la vida laboral