lunes. 10.08.2020

MÁS DE 40.000 AUTÓNOMOS COMPATIBILIZAN NEGOCIO Y PENSIÓN

Los expertos apuestan por la jubilación activa para mantener las pensiones

Los expertos apuestan por la jubilación activa para mantener las pensiones

Cobrar la pensión y seguir activo en un trabajo es una fórmula cada vez más habitual, especialmente entre los autónomos. Según los expertos de PricewaterhouseCoopers (PWC), esta fórmula es clave para el sostenimiento futuro de todo el sistema de pensiones.

Los expertos apuestan por la jubilación activa para mantener las pensiones

Jubilarse y seguir trabajando es posible en España desde hace siete años. Se llama jubilación activa y es una fórmula cada vez más habitual, especialmente entre los autónomos.

Según el capítulo IV del último Informe Económico Financiero elaborado por el Ministerio de Trabajo, hasta septiembre de 2018 (último dato recogido), 40.794 autónomos continuaban trabajando y percibían a la vez una pensión de jubilación. Este número supone el 84,5% del total de personas acogidas a este modelo (autónomos y asalariados), que en dicha fecha era de 48.264 pensionistas. 

Y parece que la jubilación activa no sólo beneficia a los autónomos sino al conjunto de españoles y es una pieza clave para el sostenimiento de todo el sistema de pensiones. Al menos, eso es lo que opinan el 79% de los expertos, directivos y empresarios españoles que participaron en el Consenso Económico, correspondiente al primer trimestre de 2020, elaborado por PricewaterhouseCoppers (PWC). 

En esta edición, en la que se encuestó a un panel de más de 400 expertos, la empresa incluye un monográfico dedicado al Envejecimiento en España, estructurado en torno a siete grandes cuestiones: el talento senior, la esperanza de vida, la soledad, los 65 años como barrera hacia la vejez, el gasto sanitario, las pensiones y la silver economy, sector que se dedica a la producción de productos y servicios para la tercera edad.

Una de las conclusiones a las que se ha llegado en el informe es que la mayoría de expertos apuestan por la jubilación activa "como figura para prolongar la vida laboral, aprovechar el talento senior y ayudar a la sostenibilidad de las pensiones". Esta fórmula permite a los trabajadores jubilarse y mantener, al mismo tiempo, la actividad laboral y los ingresos, a cambio de recibir parte de la pensión, o la totalidad de ella. El 78% de los encuestados afirmaron que ésta podría ser una de las soluciones a la crisis de sostenibilidad que atraviesa actualmente La Seguridad Social. Sólo un 18% de los expertos se mostraron en desacuerdo con dicha afirmación y un 6% en completo desacuerdo. 

La OCDE y el FMI opinan igual

La postura de los expertos frente a la jubilación activa coincide con la de la propia OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) que, desde hace años, viene alertando de la dificultad de mantener la edad de jubilación en España, dado el ritmo de envejecimiento de la población, e insistió en su último informe en la  necesidad de vincularla a la esperanza de vida para ir retrasando, poco a poco, la edad real de jubilación.

El economista jefe de pensiones de la OCDE, Hervé Boulhol, señaló que los 65 años -edad actual de retiro- es una cifra “algo baja” para un país que envejece rápido. Es más, Boulhol considera que, en unos años,  puede que no sea viable jubilarse a esa edad con la pensión completa.

De hecho, la entidad recordó que, si bien la edad de jubilación va ir aumentando en España en los próximos años, así como el periodo de cotización necesario para retirarse, seguirá siendo “sustancialmente más baja” que la de países como Dinamarca, Estonia, Italia u Holanda.

Postura a la que se sumó el Fondo Monetario Internacional (FMI). Según resaltó el organismo a través de su informe 'El futuro del ahorro: El papel del diseño de los sistemas de pensiones en un mundo envejecido', publicado en enero,  para que el sistema de pensiones español sea viable hacen falta alternativas que palíen los desequilibrios financieros.

Entre ellas estaría que  los autónomos, empresarios y trabajadores  apuesten cada vez más por ampliar su vida laboral entorno a cinco años. Medidas como la jubilación activa o la parcial permitirían mantener el número de cotizantes, sin que ello afecte al derecho de trabajadores por cuenta propia y asalariados a acceder a la pensión que les corresponde. 

Hacen falta más incentivos para aprovechar el talento senior

Además, el informe de PWC trata otros aspectos y soluciones relacionadas con el envejecimiento activo. Los expertos se mostraron mayoritariamente de acuerdo en soluciones como la puesta en marcha de acuerdos directos entre empresas y jubilados, como contratos de compatibilidad para trabajadores ya retirados -que no generen ni antigüedad ni indemnización-, ahora sólo vigentes para los autónomos con asalariados a su cargo. 

Además, el 79% de ellos opina que la diversidad generacional en las plantillas es un activo fundamental para los negocios. Sin embargo, el 73% también admitió que las empresas españolas no están suficientemente preparadas para aprovechar ese talento senior en su actividad. Según el 64% esto se debe, entre otras cosas, a una ausencia de marco de incentivos adecuados (tanto normativos como económicos) para que las empresas puedan retener y potenciar el talento de los más mayores en las mejores condiciones posibles. 

Además, los panelistas que integran el Consenso Económico creen que la esperanza de vida en nuestro país y en los países más avanzados seguirá creciendo, aunque existe división de opiniones sobre si lo hará al mismo ritmo que en las últimas tres décadas: el 38% piensa que sí, el 17% que no y un 45% prefiere no pronunciarse.

Precisamente, "el aumento de la esperanza de vida choca con el mantenimiento de los 65 años como una barrera generalmente adoptada para separar a la población entre adulta y mayor" apuntaron en el informe. Una amplia mayoría de los expertos -el 78%-  cree que la expresión tercera edad, aplicada a los 65 años para reflejar el paso a la vejez, es cada vez menos representativa. Y un 54% estima que esta edad se ha convertido en una barrera social que obliga a muchas personas a adoptar comportamientos o decisiones que no desea como, por ejemplo, jubilarse. 

Sin embargo, lo cierto es que la ley ha avanzado a pasos agigantados en los últimos años para favorecer que el que quiera continuar trabajando, lo haga, sin tener por ello que renunciar a su pensión. Especialmente en el caso de los autónomos.

Desde 2013, momento en el que se incorpora el concepto de jubilación activa a la Ley General de Seguridad Social, el número de autónomos que se acogieron a este modelo no ha dejado de crecer. Hace siete años, el total de autónomos beneficiarios de esta modalidad era de apenas 7.517 personas, incrementándose un 85,6% -hasta los citados 40.794 pensionistas activos- en septiembre de 2018.

Este último incremento se debe, entre otras cosas, a la reforma del trabajo autónomo que, por vez primera, aventajó al autónomo frente al asalariado en una de sus prestaciones. Los trabajadores por cuenta propia son los únicos que pueden acceder al 100% de su pensión mientras siguen al frente de su negocio. 

¿Cómo acceder a la jubilación activa?

Como se ha dicho, la edad ya no es una traba para poner en marcha un negocio. La realidad es que algunos pensionistas ven la jubilación como un parón innecesario de su actividad. Tienen tiempo para poner en marcha el negocio que siempre quisieron emprender o, simplemente, quieren continuar con la actividad que han desarrollado desde hace años. Para todos ellos existen una serie de requisitos. De cumplirlos, el solicitante podría disfrutar del 100% de su prestación y complementarla con los ingresos de su negocio. 

  • Cumplir con la edad y años de cotización establecidos.

Para cobrar la pensión y tener un negocio es necesario cumplir con la edad establecida para la jubilación. Esto significa que el emprendedor que quiera disfrutar de su pensión mientras está a cargo de un negocio debe tener, al menos, 65 años. No sólo eso, también debe contar con el 100% de los años de cotización exigibles para cobrar una pensión de jubilación.

  •  Contratar a un trabajador si se quiere optar al 100% de la pensión de jubilación.

Para disfrutar de la jubilación activa no es necesario tener contratado a un trabajador. Sin embargo, si el emprendedor jubilado pretende cobrar su pensión al completo, es necesario que tenga, al menos, a un empleado a su cargo. En el caso de que decida ser autónomo y jubilado sin contratar a un trabajador, tan sólo podrá optar al 50% de su pensión por jubilación.

Además de esto, hay que tener en cuenta que el beneficiario de la jubilación activa perderá el derecho a complementos y bonificaciones sobre su pensión, como sería el caso de los complementos por mínimos que se aplican en las pensiones que no alcanzan la cantidad mínima establecida. También hay que tener en cuenta que  los autónomos que cobran su pensión además de desarrollar su actividad estarán sujetos a una cotización mínima por solidaridad con el Sistema del 8%

Los expertos apuestan por la jubilación activa para mantener las pensiones